Tags: Negocio | ISR |

2019 fue el año de inflexión de los fondos europeos ISR: su crecimiento se dispara un 58%


La inversión socialmente responsable se ha convertido en un auténtico mainstream para las gestoras de fondos. Uno de los últimos ejemplos se ven en la defensa de la ISR que realizó Larry Fink, presidente de BlackRock, en su última carta a inversores e la que informaba del compromiso de la gestora de integrar criterios ESG en la totalidad de sus carteras a finales de este mismo año. Un objetivo que también habían recalcado en el pasado otras grandes gestoras como Amundi, que se marca el mismo objetivo para todas sus carteras en el año 2021, o BNP Paribas AM y Schroders, que contemplan la integración de estos criterios en todos sus procesos de inversión en este año 2020 entre otras muchas.

El hecho de que la ISR se haya convertido ya en uno de los asuntos clave de las agendas de las gestoras de fondos invita a pensar que los activos bajo gestión en fondos socialmente responsables seguirán al alza durante los próximos años. No en vano, además de un incremento de oferta es previsible que se empiece a ver también un aumento de la demanda a media que la Comisión Europea vaya afinando la taxonomía que permita diferenciar entre productos que son realmente sostenibles de otros enmarcados en lo que se ha denominado greenwashing o, en español, ecopostureo.

De momento, a juzgar por los datos que acaba de publicar Morningstar, en el año 2019 ya se vio un punto de inflexión en este sentido en el mercado europeo, que es además el que concentra la mayor parte de la inversión ISR en el mundo (un 50% del total, según los datos de Global Sustainable Alliance).

En concreto, en su informe European Sustainable Fund Flows: A Record-Shattering Year, Morningstar cifra en 668.000 millones de euros los activos gestionados en fondos europeos socialmente responsables, lo que implica un crecimiento del 58% con respecto al año 2018 y supera con crecer el aumento de patrimonio del 18% que experimentaron en el mismo periodo los activos en fondos tradicionales. 

Además, gran parte de ese crecimiento corresponde al impulso que se está dando a esta megatendencia por parte de los fondos pasivos (indexados y ETF) que ya concentran el 21% del universo de fondos sostenibles, frente al 14% que suponían hace cinco años.

Captura_de_pantalla_2020-02-04_a_las_14

En este espectacular año no solo influyó el buen comportamiento del que disfrutaron la gran parte de los activos sino también ,los nuevos flujos que recibieron este tipo de estrategias. “Impulsado por el creciente interés de los inversores en las cuestiones ambientales, sociales y de gobernanza y por un entorno reglamentario favorable, el universo de los fondos sostenibles europeos atrajo unas entradas récord de 120.000 millones de euros en 2019, impulsado por las entradas récord de 47.300 millones de euros en el cuarto trimestre”, afirman desde Morningstar, quedándose el 19% de esas entradas de dinero que se vieron en el último trimestre del año en manos de fondos de gestión pasiva.

El crecimiento de patrimonio y de flujos también encontró su réplica en lo que respecta a la nueva oferta de productos. Solo en 2019 se lanzaron 360 nuevos productos, 21 más que en el año 2018, 105 de ellos solo en el último trimestre del año, con estrategias sobre todo de best in class o criterios de exclusión. Además esa oferta de productos ISR en crescendo no solo corresponde a nuevos productos sino también a  otros antiguos que han optado por redefinir su estrategias incluyendo criterios ESG.

Captura_de_pantalla_2020-02-04_a_las_14

 

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído