2018: un año previsiblemente positivo


TRIBUNA de Jean-Claude Felguera, socio fundador y gestor de Algar Global Fund. Comentario patrocinado por Renta 4.

Después haber tenido un magnifico 2017 (27,14%), el año ha empezado bien, con una revalorización de 4,8% a cierre de enero.

Durante el mes de enero hemos ido reduciendo la exposición a mercado y ahora estamos aprovechando las caídas de estos días para completar la cartera.

Captura_de_pantalla_2018-02-06_a_la_s__15

Pensamos que la coyuntura económica sigue siendo muy positiva. El sincronismo de crecimiento observado este año en todas las áreas geográficas seguirá. Es importante resaltar que en 2017 hubo claramente una fuerte aceleración del crecimiento mundial frente al de 2016. Para el año 2018, esta tendencia se mantiene. Si bien hay algunos temores sobre el consumo, que ha sido el elemento motor del crecimiento de los últimos años (tasas de ahorro volviendo a mínimos), hay un elemento nuevo: las inversiones por parte de estados y sobre todo de compañías. Es un elemento nuevo muy importante, porque indican dos cosas importantes: una, que las compañías ven perspectivas positivas (sino no invertirían) y dos, que el exceso de capacidad que ha sido uno de los elementos claves de la última recesión, ha sido absorbida. Los bancos con balances más sanos y también más confiados en conceder créditos desean volver a prestar.

A nivel geopolítico, hay cuatro elementos importantes, la renovación de parte de las cámaras en los EE.UU., donde es primordial para Trump no perder la mayoría en el Congreso, pero eso es dentro de unos meses, y para Europa la esperada coalición alemana que garantiza la gobernabilidad y sobre todo una renovada gestión europea por parte del eje Paris-Berlín. Italia no debería aportar grandes sustos debido a la nueva ley electoral y a la negativa por parte de los antisistema de formar parte de ningún Gobierno. Por último, se está normalizando la situación en Cataluña.

Las estimaciones de crecimiento de los resultados de las compañías, elemento fundamental de la evolución de los índices, son de doble digito, en casi todas las regiones. Este factor prefigura un buen comportamiento de las bolsas. También es de resaltar que tras un ciclo de reducción del endeudamiento y aprovechando unos niveles de tipos de interés todavía muy bajos, las compañías salgan a comprar a otras empresas. Es una manera rápida de inversión rentable el aprovechar las sinergias de compras/fusiones. Pensamos que asistiremos a recompras de acciones y consolidación, otro elemento favorable a las bolsas.

Esto como carácter general.

Entrando más en materia, los niveles de precios de los valores no son elevados. En los EE.UU., si eliminamos las empresas tecnológicas, los ratios están en torno a la media histórica. En Europa, los ratios son más atractivos y además hay que considerar

que los márgenes empresariales son todavía un 25% inferiores a los niveles pre-crisis. Para España estas valoraciones son todavía más baratas. El Ibex cotiza a un PER año próximo de 13.5x , ratio que resulta atractivo de por sí. Considerando los niveles de precios actuales, inflación estimada y crecimiento esperado, la rentabilidad del 10% es factible, rentabilidad fantástica sobre todo si se considera las remuneraciones de otros activos (deuda).

Los indicios de inflación sobre todo en los EE.UU. son positivos para nosotros y los tipos largos evolucionan en la dirección de una normalización (después de 10 años, no está mal).

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído