2017 traerá dos nuevas subidas de tipos por la Fed


TRIBUNA de Raimundo Martín, director general de Mirabaud Asset Management para España, Portugal y Latinoamérica. Comentario patrocinado por Mirabaud AM.

Tras varios años de descenso continuado de los tipos de interés en el mundo, las curvas de rendimientos tocaron fondo a mediados del ejercicio que acabamos de finalizar. En cuanto a la inflación, el aumento de los índices y las perspectivas a largo plazo han traído consigo una normalización de la curva estadounidense y, por extensión, de la del resto de países desarrollados.

Al igual que ya ocurriera en 2015, la Reserva Federal estadounidense esperó al último mes del año para anunciar la segunda subida de los tipos de interés de referencia desde finales de la crisis financiera. La persistente debilidad de la economía estadounidense en el primer semestre llevó a la autoridad monetaria, una vez más, a actuar con prudencia. De este modo, la cuestión de la divergencia de las políticas monetarias que se planteó el año pasado no se materializó hasta después de las elecciones presidenciales estadounidenses. De cara a 2017 prevemos dos nuevas alzas de los tipos de interés, hasta una horquilla de entre el 1,00% y el 1,25%. La subida de los tipos de la deuda pública a 10 años, hasta situarse en el entorno del 3% de aquí a finales de año, requerirá sobre todo una gestión muy activa del riesgo de tipos de interés en los mercados de renta fija.

A este lado del Atlántico, el Banco Central Europeo, a pesar de la ralentización de sus compras mensuales desde el mes de abril, continuará con su política monetaria expansiva. Las proyecciones de inflación del banco hasta 2019, inferiores al objetivo del 2%, indican claramente que en la actualidad no se contempla ningún endurecimiento de la política monetaria. Los tipos cortos seguirán en niveles bajos, pero el ascenso de los rendimientos a largo plazo debería continuar. En Suiza, el banco central seguirá actuando en los mercados de divisas para impedir una revalorización excesiva del franco suizo. Por su parte, el Banco de Japón continuará con su política de control de la curva de tipos de interés.

En paralelo, hemos de tener en cuenta que, con una revalorización de más del 40% en 2016 y tras dos ejercicios realmente negros, el crudo ha retomado la senda de las alzas. La razón principal es que se ha cerrado el primer acuerdo en ocho años para reducir la producción de los países de la OPEP, algo que ha tenido como resultado el recorte de cerca de 1,8 millones de barriles diarios desde el pasado 1 de enero y con una duración inicial de 6 meses para la medida. No obstante, el objetivo principal de la OPEP, que no es otro que reducir los excedentes de reservas, reactivará la producción en América del Norte lo que, previsiblemente, debería estabilizar el precio del petróleo en 2017.

Con respecto al oro, cuya cotización ha sido volátil en 2016, en Mirabaud arrancamos el año con un posicionamiento neutral. Aunque los precios se dispararon durante el primer semestre al calor de la depreciación del dólar, las incertidumbres políticas durante la segunda mitad del año han estado acompañadas, paradójicamente, de una evolución negativa del metal amarillo. La normalización de los tipos de interés y la fortaleza del dólar no hacen presagiar una subida significativa del precio del oro en 2017. No obstante, dado que este se determina principalmente en función de los tipos de interés reales, el retorno de la inflación debería limitar sus descensos, sin olvidar su importante papel diversificador dentro de las carteras.

En este entorno seguimos creyendo que la gestión activa, tanto en renta variable como en renta fija, es la más adecuada. En lo que concierne a la renta fija una aproximación flexible global, como nuestro Mirabaud Global Strategic Bond puede ser la más adecuada. Y, respecto a la renta variable, seguimos viendo oportunidades interesantes y con valor en la bolsa española y en las pequeñas compañías europeas, siempre con una aproximación de selección de valores y carteras de convicción, como hacen nuestros gestores en los fondos Mirabaud Equities Spain y Mirabaud Pan Europe Small & Mid Caps, donde el gran track record de nuestros equipos demuestran que esa gestión activa funciona.

Empresas

Lo más leído