2017 traerá buenas oportunidades en renta variable


TRIBUNA de Raimundo Martín, director general de Mirabaud Asset Management para España, Portugal y Latinoamérica. Comentario patrocinado por Mirabaud Asset Management.

Nada más conocerse el resultado de las elecciones presidenciales en Estados Unidos, con el objetivo de beneficiarnos del rebote del mercado que las sucedió, aumentamos la exposición a las acciones estadounidenses en las carteras. Este refuerzo de la exposición se llevó a cabo inicialmente en el Russell 2000, el índice de los valores de pequeña y mediana capitalización de Estados Unidos más expuestos a la economía interna. Después de tres semanas de alzas continuadas, se corrigió este sesgo y se procedió a un reposicionamiento en el índice de valores de gran capitalización. Pero, de cara a 2017, son esos valores de pequeña y mediana capitalización, especialmente los europeos, los que, en nuestra opinión, constituirán un mejor caldo de cultivo en cuanto a oportunidades para la renta variable durante 2017, con rendimientos más que interesantes en el largo plazo.

Aunque mantenemos una visión positiva sobre la marcha de la economía estadounidense durante el año que estamos a punto de comenzar, seguimos siendo prudentes a la vista de las expectativas demasiado elevadas de los mercados en torno a la aceleración de la actividad durante los dos próximos años. En nuestra opinión, estas expectativas no reflejan completamente los riesgos para el comercio internacional del programa político de Donald Trump y presuponen una ejecución íntegra del programa de estímulos presupuestarios.

En cuanto a la asignación sectorial a escala global, durante las últimas semanas hemos continuado con nuestra rotación hacia sectores cíclicos, sobre todo los bancos y las aseguradoras de Estados Unidos y el sector minero en Europa. Tras los positivos datos de empleo en Estados Unidos, con una tasa de paro que cayó hasta el 4,6%, se reforzó la hipótesis del endurecimiento monetario por parte de la Reserva Federal mediante una subida de los tipos de interés. La elevación de la curva de rendimientos es beneficiosa para los márgenes de intermediación del sector bancario estadounidense.

En Italia, se abrió un nuevo periodo de incertidumbre tras el claro rechazo a la reforma constitucional en el referéndum y la dimisión del primer ministro Matteo Renzi. El día después del escrutinio, los mercados se mantuvieron relativamente en calma y el euro no perforó a la baja la parte inferior del canal en el que se mueve desde comienzos de año. Sin embargo, este resultado deja inmersa a la zona del euro en un nuevo periodo de turbulencias que no se prevé que amainen con los procesos electorales francés y alemán o los cambios de sesgo en las políticas monetarias. La volatilidad seguirá siendo protagonista indiscutible del día a día de los mercados.

Pero eso precisamente hace que aparezcan nuevas oportunidades interesantes. En el mercado español, por ejemplo, vemos más oportunidades que amenazas. De hecho, en Mirabaud seguimos apostando por la renta variable española con contundencia, más aún tras haberle logrado la estabilidad tras la formación del gobierno y con una economía en claras vías de recuperación, lo que también influye en el Ibex que podría tener crecimientos importantes en 2017, en torno al 10% según nuestros analistas.

Nuestra forma de invertir en el mercado español, seleccionando compañías sólidas, con generación de caja, barreras de entrada en su sector y buen equipo directivo hace que veamos estos momentos de volatilidad en el corto plazo como puntos idóneos de compra de estupendas compañías a precios más bajos. Invertimos en compañías, no en sectores ni mercados, la gestión activa y de convicción bien hecha es la clave para salir airosos de un entorno complejo.

Empresas

Lo más leído