2012 y la profecía maya


La lectura errónea del calendario maya ha rodeado de un halo misterioso al 2012. Desmentido el fin del mundo, son pocas las certezas respecto al próximo año, una incertidumbre de la que no escapa el mundo financiero. Las previsiones son variadas y dan cabida a todos los gustos, según publica Ahorro Corporación en la última newsletter del año.

 

En este escenario, una de las premisas que mantienen las gestoras de la Central de Compras de AC Gestión para el próximo año es la elección de productos que busquen preservar el capital. En este sentido, Carmignac, Invesco y BNY Mellon recomiendan fondos que hacen suyo este objetivo gracias a una gestión muy activa y conservadora. Dentro de esta estrategia, sin embargo, las gestoras trazan diferentes pinceladas. Mientras Carmignac apuesta por las economías emergentes por su mejor posicionamiento en cuanto a déficit, BNY Mellon e Invesco proponen un enfoque multiactivo y flexible con una volatilidad contenida, que permita al partícipe obtener rentabilidades consistentes en cualquier entorno de mercado.

 

Otro de los aspectos clave para 2012 será la flexibilidad en el universo de inversión, característica que destaca en los productos escogidos por Franklin Templeton, JPMorgan y Schroders. Los fondos seleccionados por ellas, de renta fija global, invierten de forma flexible en los activos de deuda más atractivos en cada momento y pueden adquirir un enfoque tanto agresivo como defensivo. Aunque compartan esta filosofía, los tres productos son muy diferentes. El de Franklin Templeton se caracteriza por invertir únicamente en deuda pública; el de Schroders, por confeccionar sus carteras con deuda privada de alto rendimiento, y el de JPMorgan, por abarcar todo el espectro de renta fija. Pictet, por su parte, prefiere para 2012 el crédito de alta calidad, pero excluyendo el sector financiero, que, considera, podría restar rentabilidad y añadir volatilidad.

 

Incorporando algo más de riesgo, BlackRock y PIMCO recomiendan también productos flexibles que preserven el capital, pero con un enfoque mixto que les permita funcionar como núcleo de cualquier cartera. Allianz apuesta igualmente por fondos mixtos pero, en su caso, prefiere un producto que ofrece al partícipe además de la apreciación del capital, rentas periódicas.

 

Los partícipes más arriesgados tienen tres propuestas muy diferentes, la de DWS, con un fondo global de reparto de dividendo; la de Amundi, que permite al inversor estar en renta variable, pero con vocación de preservación del capital, y las de BNP Paribas y Fidelity, que recomiendan invertir en renta variable europea. Fidelity busca compañías que el mercado subestima, pero con potencial de crecimiento, y BNP, empresas de sectores bien estructurados que se encuentren bien posicionadas para dar beneficios sostenibles y superiores a la media.