“2012 no será un año tranquilo para los inversores de renta variable”


“El 2012 no será un año tranquilo para los inversores de renta variable, que tendrán que hacer frente a un entorno muy difícil y volátil”. Según Ad van Tiggelen, especialista de inversión de ING Investment Management, es muy previsible que los mercados estén sujetos el próximo año a cambios de humor extremos, que provocarán un fuerte aumento de la volatilidad en el que no existirá ningún refugio donde esconderse en los momentos de mayor tensión. “Por este motivo, es importante no adoptar un riesgo excesivo en las carteras”, señala Tiggelen. 

 

Eso no significa, sin embargo, que las valoraciones no sean atractivas desde el punto de vista histórico. En opinión de este experto, las cotizaciones ya reflejan muchas de las incertidumbres que se ciernen actualmente sobre la economía. Tan es así que, incluso en un escenario de recesión económica leve en Europa, ING IM ve en la renta variable un potencial alcista del 5%, frente al 3% que rentará el mercado de bonos, siendo Estados Unidos su destino favorito. 

 

En cuanto a su apuesta sectorial, Tiggelen sobrepondera las empresas ligadas a sanidad, alimentación, energía y tecnología, al tiempo que mantiene una baja exposición a empresas industriales, cíclicas o de servicios públicos, decantándonos preferentemente por las de mayor capitalización bursátil, sólidos balances y con exposición a mercados emergentes. Y es que, por ahora, la firma holandesa no espera un aumento del apetito por el riesgo. “Sólo si el BCE se convirtiera en un prestamista de última instancia creíble se reducirían los temores de los inversores y podríamos asistir a una mayor exposición a activos de riesgo en las carteras”, señala. 

 

Lea la entrevista completa a Ad van Tiggelen en inglés descargándose el siguiente documento:

Lo más leído