2010, un punto de inflexión para el sector


El año 2010 se convirtió en un punto de inflexión para el negocio de la inversión colectiva en España. Tras el desplome de resultados de los dos años anteriores, las cuentas de las gestoras españolas parecen encontrar un suelo y los seis primeros meses del pasado año terminaron con un aumento del 17,32% de los resultados, al pasar de un beneficio neto de 88 millones hasta los 104 millones de euros. ¿Qué ayudó a esta mejora en un momento en que el patrimonio ha seguido cayendo?

Según datos de CNMV, las gestoras de IIC vieron reducido un 5,6% el patrimonio gestionado en el primer semestre de 2010, desde los 199.250 a los 188.068 millones de euros. Esta caída de los activos bajo gestión la han visto compensada con la comercialización de fondos con mayores comisiones, lo que llevó a que los ingresos por comisiones sólo se vieran reducidos en un 1,45%. No hay que olvidar que la mayor parte de la caída patrimonial se ha producido en fondos monetarios y de renta fija a corto plazo, mientras se producían aumentos en fondos mixtos y de renta variable. Además, las gestoras también han visto aumentados sus ingresos por actividades como la gestión discrecional de carteras, segmento en el que los ingresos han aumentado un 28,98%, hasta los 12,6 millones de euros.

Un segundo elemento que ha impulsado las cuentas ha sido el descenso de las retrocesiones pagadas a las redes comerciales. Así, el dinero pagado a los comercializadores en el primer semestre de 2010 fue de 560 millones de euros, un 4,8% menos que los 588 millones del mismo periodo del año anterior. Si en junio de 2010 las redes se llevaban el 67,8% de las comisiones de las gestoras, un año antes esta cifra era del 69,8%. Ya sea por la decisión del grupo de proteger el resultado de sus gestoras o por la capacidad de negociar de las unidades de gestión, en doce meses las gestoras han logrado reducir en dos puntos porcentuales el pago a sus redes de venta.

Esta combinación de productos con mayor margen y menor retribución a las redes se ha completado con un férreo control de los gastos. Así, los gastos generales se han reducido un 4,8%. No ha sido así con los gastos de personal, que han crecido un 3,2%. Desde 2007 las entidades han tenido como una de sus mayores prioridades la reorganización de la gama y el control de costes, lo que se ha traducido en esta reducción de costes. No obstante, este recorte no parece haber afectado por ahora tanto a las plantillas.

En el segundo semestre de 2010 y los dos primeros meses de este año se ha mantenido la caída patrimonial, junto a la huida de los productos con menor margen. El crecimiento en productos de más margen y el control en la retrocesión cedida a las redes continuarán siendo las claves para continuar recuperando el beneficio en un entorno de adelgazamiento del sector.

Lo más leído