12 lecciones para ser Feliz


¿La experiencia hace al hombre –o mujer- más sabio? ¿Ayuda a ser más feliz? En mi opinión, no necesariamente. Yo pienso, al contrario, que el ser humano tiende a tropezar tres veces con la misma piedra. Sin embargo creo que, si uno es listo y pone empeño, se puede aprender de la experiencia y, a lo largo de la vida, saber cómo y qué cosas nos traen felicidad.

He conocido a un gerontólogo, Karl A. Pillemer, que quedó tan gratamente impresionado por la sabiduría de una ancianita nonagenaria que decidió entrevistar a personas mayores de 65 años para recoger consejos de su larga experiencia para ser felices. Tras cuestionar a más de mil personas, destiló hasta un total de 30 lecciones, de las que les enumero 12…

1. Comparte tu vida con alguien parecido a ti. Compartir los mismos valores es esencial y hace mucho más fácil un matrimonio o unión. Si no se comparten sueños… no se va en la misma dirección.

2. Trata a tu cuerpo como si lo fueras a necesitar 100 años: no te preocupes por la muerte, preocúpate por las enfermedades crónicas. Fumadores, personas con sobrepeso o reticentes al ejercicio diario deben cambiar su forma de vida. Y no para vivir más. Sino para vivir mejor a los setenta, ochenta y noventa.

3. Mantén tus buenas relaciones. Y estate abierto a crear nuevas amistades durante toda la vida. Hacer amigos no es algo exclusivo de la infancia y la adolescencia. Que no se nos endurezca el corazón.

4. Sé capaz de mirar a los ojos a los demás: para evitar remordimientos de por vida, sé honesto con los demás. Honestidad, ser íntegro, ser alguien en quien los demás puedan confiar… o te arrepentirás.

5. Di sí a las oportunidades. Acepta nuevos retos. Los que tomaron riesgos en momentos decisivos de sus vidas, incluida la profesional,  son aquellos que miran hacia atrás con mayor satisfacción. Por lo menos, hay que intentarlo.

6. Viaja. Si dispones de tiempo y salud, ves allí donde quieras. Porque ampliarás tus horizontes, se te plantearán nuevos retos y alimentarás tu alma.

7. “Las flores para los vivos” o, lo que es lo mismo: cuida a las personas en vida porque un día desaparecerán. Y te arrepentirás de no haber hecho más con ellas y por ellas. Incluso en las más estrechas relaciones hay cosas que deben decirse y no se dicen, hacerse y no se hacen,  hasta que es demasiado tarde.

8. Pasa tiempo con tus hijos. Porque tus hijos, lo que más desean y necesitan, es eso: que estés con ellos. Y cuando crezcan serán esos los momentos que recordarán, con nostalgia. Ir juntos al parque, coger las bicis, coger un tren, ir a por flores para la mamá…  encontrar hobbies compartidos.

9. Si una separación ocurre, intentar cuidar las relaciones. Se me ocurre pensar en los distanciamientos que se producen entre abuelos y nietos por culpa de una mala separación… cómo debe doler en estas fechas.

10. No dejes que el tiempo se escurra. Actúa. Con juventud nos quejamos de disponer de poco tiempo. De manera que hay que administrarlo bien. La tercera edad dispone, en principio, de mucho tiempo libre. Y también hay que administrarlo, para no sentarnos a esperar y esperar a que ocurran las cosas, un día y otro día.

11. Siéntete libre, persigue tu autonomía. Y esto vale también para el mundo laboral. Debemos encontrar nuestros espacios de libertad. Si te sientes aprisionado, libérate. Queda muy rock and roll pero  no se me ocurre otra expresión: “rompe tus cadenas”.

12.  No pierdas tu tiempo quejándote por envejecer. Muchos expertos creen que la vejez es más serena, más ligera, más tranquila, más fácil. Envejecer es como adentrarse en un territorio inexplorado… pero no debe asuntar a nadie.

Y ya está. Si quieren más y mejor pueden acudir al libro de Pillemer, que no he leído pero leeré porque me parecen todas unas lecciones de lo más sensatas. ¿Echan de menos alguna? ¿Tienen algún consejo que quieran compartir?

Yo sí: sonrían y disfruten estas Navidades. Y no se olviden de hacer sonreír y disfrutar a los que más quieren. Felicísimo 2013. 

Libro 30 Lessons for Living: Tried and True Advice from the Wisest Americans

Foto: Macdonald Laurier Institute www.macdonaldlaurier.ca

 

Lo más leído