10 argumentos para invertir en deuda emergente denominada en moneda local


La deuda emergente denominada en moneda local es una clase de activo amplia y liquida, que consideramos representa a algunos de los mercados emergentes soberanos más solventes. Ofrece dos fuentes diferenciadas de rendimiento (la divisa y los rendimientos de bonos locales), y el potencial para ofrecer retornos similares a los obtenidos en la renta variable, pero exentos de los riesgos que a esta se asocian. En nuestra opinión, los considerables diferenciales de crecimiento entre países emergentes y el mundo desarrollado continuarán sirviendo como imán para los flujos de capital hacia las economías emergentes. Estas entradas de capital, deberían de aumentar la presión para la apreciación de las divisas de muchos de esos países, especialmente en el contexto de una recuperación económica global.

1. Una clase de activo amplia y líquida que representa algunos de los mercados soberanos con mejor calidad crediticia. El universo de inversión está cercano al billón de dólares, con una calidad media de grado de inversión.

2. La naturaleza distintiva de los riesgos a asociados a esta clase de activo – divisa y tasas locales - hacen de ella una buena adición para una cartera.

3. La mejora en los fundamentales de muchos mercados emergentes.

4. Un rendimiento medio en torno al 7%.

5. Potencial de apreciación de sus divisas.

6. Las diferenciales de crecimiento positivo apoyan a las clases de activos de mercados emergentes.

7. Una puja estructural de los inversores locales, en particular, por los planes de pensiones de mercados emergentes.

8. Se espera que se mantengan los flujos de grandes instituciones hacia la clase de activo.

9. Una volatidad esperada inferior a la de la renta variable de mercados emergentes.

10. Una oportunidad para diversificar la cartera fuera del grupo de países desarrollados.

Lo más leído