Valores cíclicos vs defensivos: ¿en qué momento invertir en ellos?

Valores cíclicos vs defensivos: ¿en qué momento invertir en ellos?

Laura Rey

A la hora de construir una cartera de inversión varias son las derivadas a tener en cuenta. Los expertos aconsejan mantener una cartera equilibrada para no tener sustos, por ello es importante conocer en qué se invierte cuando se hace en valores cíclicos y a qué nos referimos con compañías defensivas. En FundsPeople Learning hoy nos centramos en estos dos conceptos.

En tiempos convulsos como los que vivimos es importante conocer qué valores son la mejor opción para cada perfil de riesgo. La renta variable es concebida como la clase de activo más arriesgada pero, sin embargo, también en esta clase de activo podemos llegar a ser conservadores. Todo depende de qué valores se seleccionen.  Comenzamos por explicar qué son los valores cíclicos. Se denomina cíclicos a los sectores que se mueven en sintonía con la evolución de la economía. Estos valores tienen un comportamiento muy ligado a la actividad económica. Si estamos en una fase expansiva de la economía, tenderán a subir y si, por el contrario, nos encontramos ante una fase en recesión, saldrán más perjudicados en ese periodo.

¿Cuáles son los sectores cíclicos? Nos referimos al sector consumo, financiero, el turismo, el sector inmobiliario y sector manufacturero. En tiempos de crisis como los que estamos viviendo son los que más están sufriendo los vaivenes del mercado ya que son sectores muy sensibles a cambios en la economía.

Para cubrirse en períodos en los que la economía no muestra su mejor perfil están los valores defensivos. Sirven de protección en la cartera ya que no son tan sensibles al ciclo económico. Estas compañías, también llamadas anticíclicas, son las que se mantienen estables sea cual sea el ciclo económico en el que nos encontremos. Nos referimos a sectores que en su mayoría suministran bienes de primera necesidad, como es el caso de las utilities, las farmacéuticas, el sector de la alimentación. Si bien estos valores no suelen ofrecer retornos muy atractivos en épocas de bonanza, sí que proporcionan rentabilidades estables en cualquier periodo. Por el contrario, los cíclicos oscilan mucho más dependiendo del ciclo económico.

Aunque la lectura fácil sería que en estos momentos la apuesta por los defensivos aportaría retornos atractivos a una cartera de inversión, contra todo pronóstico parece que los valores cíclicos pueden salir beneficiados si se cumplen varias condicionantes. Una de ellas, la victoria de Biden en las elecciones del próximo 3 de noviembre. Y esto se debe, sobre todo, a las expectativas de gasto en caso de una victoria demócrata. Lo explica Esty Dwek, responsable de la estrategia de mercado global de Global de Natixis IM Solutions que argumenta que "hay tantas expectativas de gasto con Biden y los Demócratas para el próximo año que eso debería servir como apoyo para la reapertura de las operaciones. Algunos de los sectores más cíclicos deberían beneficiarse si hay un proyecto de ley de infraestructura también".  Como segundo condicionante tendríamos la temporada de resultados en EE.UU. Según el banco Julius Baer “los sectores cíclicos como el financiero, el industrial y el de consumo deberían ser los principales impulsores del ritmo” en los mercados norteamericanos y globales.

¿Lo ideal? En una cartera diversificada que se ajuste al perfil de riesgo del inversor y que cuente con el análisis de un buen asesor que dará con las claves para no perder el potencial que pueden albergar los distintos sectores.