¿Señales para el optimismo? Qué nos muestran los últimos datos del PMI

¿Señales para el optimismo? Qué nos muestran los últimos datos del PMI

Laura Rey

Los últimos datos del PMI (Purchasing Manager Index) del mes de junio registraron una mejora notable, registrando su máximo en cuatro meses. Según los datos compartidos por la consultora IHS Market, el índice final compuesto de actividad de la zona euro aumentó hasta el nivel 48,5, lo que supone un alza de casi 17 puntos frente al registrado en mayo (del 31,9) y también se situó por encima de su lectura flash (47,5) que se dio a conocer a finales del mes de junio.

 

PMI_Junio_2020

 

¿Qué conclusiones ofrecen estos datos? En palabras de Chris Williamson, Chief Business Economist de IHS Markit, “el repunte muestra un cambio notablemente rápido en la difícil situación de la economía de la zona euro debido a la pandemia por la COVID-19. Tras haber caído a un mínimo sin precedentes en abril a causa del cierre de negocios generalizado para combatir el brote de virus, el índice PMI ha aumentado a un nivel indicativo de una contracción del PIB a una tasa trimestral de solo un 0.2%, lo que sugiere fuertes incrementos mensuales del PIB tanto en mayo como en junio”. Williamson se muestra confiado y alude a que “una mejora en el sentimiento empresarial aumenta las esperanzas de que el crecimiento del PIB se reanude en el tercer trimestre”.

Sin embargo, el optimismo se ve mermado si se realiza una visión a largo plazo de los datos que se van conociendo. Bruno Cavalier, economista jefe de ODDO BHF, explica que “una rápida recuperación no es garantía de una recuperación duradera”. No obstante, señala que “se puede esperar que los datos macroeconómicos a corto plazo superen los anteriores récords en el lado positivo, después de haberlos superado todos en el lado negativo”. Sin embargo, según Cavalier “el sistema económico no volverá a su posición inicial (efecto de histéresis), ya que el choque tiene efectos retrasados y persistentes”.

Ya hemos explicado en ocasiones anteriores que el PMI es un indicador que nos ayuda a testar la salud de la economía, pero ahora nos detenemos en todo lo que conlleva la elaboración del índice, y las razones por las cuales cobra en la actualidad una mayor importancia.  

El PMI (Purchasing Managers’ Index) -en español índice de gestión de compras- se basa en encuestas mensuales que se
 remiten a un panel de empresas del sector manufacturero y de servicios de las principales economías del mundo y también de economías en desarrollo. Estos datos se pueden ofrecer de manera individualizada o incluyendo ambos sectores (PMI Composite). Para la elaboración de este índice se tiene en cuenta más de 40 países que representan el 86% del PIB mundial. El índice PMI ofrece una instantánea de lo que realmente está sucediendo en la economía del sector privado a través del seguimiento de la evolución de diferentes variables tales como: nuevos pedidos (pondera un 30%), producción (25%), empleo (20%), plazos de entrega de los proveedores (15%, índice invertido) y compras (10%).

¿Qué vemos con este índice?

El PMI ayuda a entender mejor las condiciones económicas subyacentes actuales y a identificar los puntos de inflexión en el ciclo económico, permitiendo mejorar la planificación empresarial y la estrategia de compras. Además, permite realizar comparaciones detalladas entre diferentes economías. Este indicador, a diferencia del PIB, llega a tiempo de revertir ciertas tendencias y/o patrones que se observan en la economía a tiempo real, sin tener que esperar a datos que muestran la fotografía a tiempo pasado.  

Su lectura es sencilla ya que por encima del nivel 50 indica una mejora o aumento con respecto al mes anterior; hablamos en este caso de una economía en fase expansiva. Una lectura por debajo del nivel 50 indica un deterioro o disminución con respecto al mes anterior. En este caso, para calibrar cómo de dañada puede estar la economía hay que tener en cuenta que si el dato de PMI está entre 42 y 50 se interpreta que la economía está en contracción y si es inferior a 42, en serio retroceso.