Rentabilidad real: Cuántos años llevan los ahorradores perdiendo dinero con sus depósitos

Rentabilidad real: Cuántos años llevan los ahorradores perdiendo dinero con sus depósitos

Ana Palomares

Según los datos del Banco de España la rentabilidad media de los depósitos a plazo de hasta un año de los hogares españoles fue de apenas un 0,05% y pese a ello, según acaba de publicar Inverco haciéndose eco de los datos del Banco de España, los depósitos y efectivo fueron el activo de ahorro financiero que experimentó un mayor aumento patrimonial  gracias sobre todo al incremento que se vio en las cuentas corrientes o depósitos transferibles, cuyo volumen alcanzó los 643.000 millones de euros y disparó por tanto el total de ahorro en depósitos y efectivo a un nuevo máximo histórico de 880.000  millones de euros.

Captura_de_pantalla_2019-04-23_a_las_15

 

Que en 2018 fueran muchos los inversores que optaran por dejar aparcados sus ahorros en liquidez no fue quizá tan mala idea teniendo en cuenta el nefasto ejercicio que supuso el año pasado para prácticamente todo tipo de activos pero eso no quiere decir que quien optara por esta modalidad de ahorro no perdiera también poder adquisitivo. Basta con comparar la rentabilidad que ofrecieron de media los depósitos en España con la inflación. O lo que es lo mismo, basta, por tanto, con calcular la rentabilidad real, no nominal, que dieron los depósitos, que no es otra cosa que restarle a la rentabilidad nominal la inflación de 2018. Pues bien, según los datos del INE, la inflación anual en 2018 en España fue del 1,2%, lo que convierte ese 0,05% de rentabilidad del deposito en un -1,15%.

Pero esta pérdida de poder adquisitivo que supuso tener el dinero en depósitos el año pasado no es exclusivo de 2018. De hecho, la política acomodaticia iniciada por el BCE hace ya ocho años y que incluye recortar los tipos a niveles del 0% donde se espera que se mantengan al menos hasta 2020, ha provocado una fuerte caída en las rentabilidades que los bancos ofrecen a sus depositantes. Y esa caída no ha encontrado, al menos no de manera proporcional, la misma réplica en lo que respecta a la inflación.  De hecho, el IPC anual en los últimos tres años ha sido del 1,2% (2018), 1,1% (2017) y 1,6% (2016) mientras que los depósitos con plazos de hasta 1 año han dado rentabilidades medias del 0,05%, 0,07% y 0,10%, lo que implican rentabilidades reales negativas durante los últimos tres años.

Además, es previsible que los que ahorren este año a través de depósitos sigan perdiendo poder adquisitivo  teniendo en cuenta que la rentabilidad media del depósito está en niveles del 0,04% según los datos del Banco de España al cierre de febrero ,y que las perspectivas de inflación que maneja el BCE sostienen  que el crecimiento de precios en la eurozona será este año del 1,5%.