¿Por qué Wall Street subió tras publicarse el peor dato de empleo en EE.UU desde la Gran Depresión?

¿Por qué Wall Street subió tras publicarse el peor dato de empleo en EE.UU desde la Gran Depresión?

Ana Palomares

El viernes 8 de mayo se publicó en EE.UU, la peor tasa de desempleo desde la Gran Depresión. En concreto, según explica Sonal Desai, directora de renta fija de Franklin Templeton, “el informe de empleos de abril ha puesto de manifiesto el impacto catastrófico que el bloqueo ha infligido a los trabajadores estadounidenses. Las nóminas no agrícolas sufrieron el mayor descenso registrado, con una disminución de 20,5 millones y la vuelta del empleo a los niveles de principios de 2011. La tasa de desempleo se disparó en más de diez puntos porcentuales hasta el 14,7%”.  

Sin embargo, la reacción de Wall Street ante el dato publicado en EE.UU no fue a la baja, como cabría de esperar, sino al alza ya que los principales índices se anotaron subidas que superaron el 1,5%.  Y hay algunas razones que pueden explicarlo. “De lado positivo, la moderación en las peticiones de ayuda por desempleo, que en la semana que culminó el 2 de mayo, sumaron 3,43 millones, en torno a la mitad que hace un mes, sugiere que lo más fuerte del ajuste ha quedado probablemente atrás, a medida que más estados se incorporan a los planes de reapertura económica”, afirman desde el servicio de estudios de Bankia.

Captura_de_pantalla_2020-05-11_a_las_12

Una idea que también defiende David Lafferty, estratega jefe de mercados de Natixis IM, aunque duda que esa recuperación que cotiza Wall Street vaya a llegar tan pronto como se la espera.  “Los mercados están subiendo bajo la narrativa de la reapertura gradual de la economía. Los inversores corren detrás de cualquier indicios positivo y minimizan los negativos, pero en los próximos meses se revelarán las cicatrices más profundas de la crisis”, afirma. De hecho, en las previsiones de la gestora contemplan que el desempleo se situará entre el 17% y el 20% en los próximos meses, y que aunque luego remitirá rápidamente, permanecerá tercamente por encima del 8% en 2021.

No en vano, una de las claves para que cumplan los pronósticos de Wall Street dependerá cuánto se recupere el consumo de EEUU a medida que se van flexibilizando en el país las medidas de confinamiento. Al fin y al cabo, según explican desde Bankia, el 40% de la destrucción de empleo que se ha visto con la crisis del coronavirus ha correspondido a los sectores de servicios, ocio y hostelería, todos ellos ligados al consumo.  “Parece probable que se produzca una recuperación del gasto de los consumidores en el segundo semestre del año a medida que nos recuperamos de los actuales cierres, pero tenemos que hacer que la gente vuelva a trabajar antes de que podamos confiar en un aumento sostenido de las tendencias de consumo”, afirman desde Citi.

Sin embargo, Janwillem Acket, economista jefe de Julius Baer, defiende que aunque es previsible que se vea esa recuperación en el consumo, que sigue suponiendo el 70% del PIB en EEUU, el comportamiento de los consumidores sea muy diferente al visto en el pasado. “De cara al futuro, es muy probable que el comportamiento de los consumidores se vuelva más bien cauteloso, dado el duradero contexto de inseguridad. Muchas empresas dejarán de existir o ya están en quiebra, y otras, que sobrevivan a la crisis de COVID-19, podrían esperar más tiempo antes de contratar a nuevas personas. Llevará tiempo conseguir que la mayoría de los desempleados vuelvan a trabajar, y la economía estadounidense no podrá recuperarse hasta el tercer trimestre de 2021 para alcanzar los niveles de PIB de finales de 2019”, afirma.