Planes de pensiones: las comparaciones son odiosas para España

Planes de pensiones: las comparaciones son odiosas para España

Ana Palomares

La OCDE publicó  hace apenas dos semana la actualización de su informe Pensions at a Glance, donde analiza los sistemas de pensiones de los países de la OCDE. Lo ha hecho, además, en un momento en el que son muchos los españoles que se plantean en esa recta de final de año contratar o aportar a su plan de pensiones aprovechando las ofertas comerciales que por estas fechas lanzan las entidades financieras.

De hecho, se calcula que más del 50% de las aportaciones (cada vez más menguantes) que se realizan a planes de pensiones individuales se hacen en este último trimestre del año, a pesar de las recomendaciones de los expertos que defienden la idoneidad de realizar un ahorro periódico, sobre todo cuando se invierte a tan largo plazo.

En dicho informe se incluye un capítulo en el que analizan entre otras cosas, las rentabilidades que han obtenido los planes de pensiones a diferentes plazos así como las comisiones que soportan estos productos. Y España no sale demasiado bien parada ni en el primer ránking ni en el segundo.

Con respecto a la rentabilidad, los planes de pensiones españoles ocupan el puesto 19 de un total de 26 países en el ránking de rentabilidad a 10 años al cierre de 2018, con unas ganancias anualizadas reales  (descontada la inflación) del 2,6% en una lista que encabeza Holanda, con rentabilidad real anualizada en el mismo periodo del 6%.

Y todo lo contrario sucede en el ránking de comisiones, donde los planes españoles figuran como los segundos más caros tras los turcos de los países de la OCDE.

Captura_de_pantalla_2019-12-12_a_las_13

Y es que a pesar de que el Gobierno aprobó en febrero de 2018 una rebaja de las comisiones máximas que pueden aplicar los planes de pensiones en función de la categoría de inversión, lo cierto es que la media, que cayó del 1,50% y 1,25% sigue siendo elevada en un contexto de rentabilidades que tienden a ser decrecientes.

De hecho, según un reciente estudio de Finizens sobre la industria de planes de pensiones española mientras que la gran parte de los planes de pensiones sigue aplicando la comisión máxima permitida y en buena parte de ellos los gastos totales siguen sobrepasado el nivel del 1,5%. “De los 1.157 planes de pensiones analizados y según datos de Morningstar, el 29,24% presentan costes corrientes totales superiores a 1,5%, mientras que el 46,11% se encuentra en el rango de 1% a 1,5%. Nuestro análisis indica que el 57,74% de todos los planes de pensiones españoles sigue cobrando la comisión máxima legal para su categoría de inversión”, apuntan en el estudio.

Las comisiones, grandes deconocidas

Sin embargo, no parece que las comisiones sean algo que lleve a los inversores a decidirse sobre la contratación de uno u otro plan de pensiones. De hecho, el estudio Naranja de ING muestra que en España sigue habiendo un gran desconocimiento con respecto a los aspectos básicos que implican estos productos de ahorro finalista. En concreto, el 63% de los encuestados desconoce si los planes de pensiones tienen comisiones, casi la mitad (49%) desconoce si tiene ventajas fiscales, el 41% si garantizan la rentabilidad y el 23% cuándo se puede recuperar el dinero. Y estas cifras no mejoran cuando se pregunta a los que ya tienen contratado un plan de pensiones ya que según explican desde ING “sólo el 15% conoce el ahorro que ha conseguido con las ventajas fiscales de su plan, el 44% conoce la rentabilidad que les ha dado en el último año y el 46% cree que no tiene comisiones”.