Pistas para saber cuándo hay que cambiar la cartera de inversión

Pistas para saber cuándo hay que cambiar la cartera de inversión

FundsPeople

Artículo escrito por James Gard, editor de Morningstar.

Saber cuándo vender es una de las facetas cruciales de la inversión que distingue a los aficionados de los profesionales. También es una de las decisiones más difíciles que un inversor tiene que tomar, sobre todo porque a menudo significa que está admitiendo que ha cometido un error.

Analizamos cinco razones por las que podrías vender una inversión, y esperamos que el proceso sea más fácil si decide pulsar el botón de venta.

1) Un cambio fundamental

En la era de Internet, hay mucho ruido sobre las compañías que alcanza a a los inversores todos los días: un director general renuncia, surge un escándalo, o hay una advertencia de beneficios, un recorte de dividendos - la lista es larga. A menudo es difícil determinar si un anuncio es único o es síntoma de problemas más profundos.

Algunos fracasos empresariales recientes (por ejemplo, Carillion en el Reino Unido o Toys R Us en los Estados Unidos) han implicado múltiples advertencias de beneficios a lo largo de varios años, lo que podría señalar posibles puntos de salida para un inversor.

A menudo las empresas están tan asociadas con ciertos individuos (Elon Musk en Tesla, Steve Jobs en Apple) que cualquier cambio en la cúpula puede provocar el miedo de los inversores. Cuando Steve Jobs dejó Apple en 2011 debido a problemas de salud, por ejemplo, algunos analistas pensaron que la compañía tendría dificultades para igualar su éxito anterior - el precio de las acciones es ahora 10 veces más alto.

Esto también es pertinente para los inversores en fondos. Si ha seguido a un gestor estrella durante años y éste renuncia, ya sea pasándose a una gestora rival o para establecerse por su cuenta, puede elegir seguir al gestor en su nueva aventura. Por supuesto, algunas gestoras tienen mejores planes de sucesión que otras, por lo que este enfoque de seguir al líder puede ser menos eficaz a largo plazo, y algunos gestores estrella han encontrado la vida bastante más difícil fuera de las grandes instituciones.

¿Debería vender?

Un cambio fundamental es el momento de hacer un balance y reevaluar una inversión, pero no es una señal de venta automática.

2) Su propia estrategia ha cambiado

Los objetivos de los inversores cambian con el tiempo según el momento en que se encuentren en su ciclo de vida, su actitud ante el riesgo y las circunstancias financieras. Los fondos de crecimiento y las acciones compradas a los veinte años pueden dejar de ser apropiados a los sesenta, momento en el que la gente tradicionalmente comienza a bajar en la escala de riesgo.

Las carteras pueden cambiar drásticamente con el tiempo y algunas acciones y fondos se comportan mejor que otros. Puede que haya empezado con un 10% de exposición a la tecnología, por ejemplo, y que se haya disparado hasta el 50%.

A veces los inversores toman muy poco riesgo para su edad y sus circunstancias financieras; y a medida que adquieren más experiencia en la inversión, es posible que quieran buscar mayores rendimientos. O un asesor financiero puede, después de examinar sus planes de jubilación, argumentar que necesita más exposición a la renta variable para alcanzar sus objetivos. Una ganancia inesperada, una herencia o un ascenso podrían ponerle en una mejor posición para manejar la volatilidad que cuando empezó a invertir.

¿Debería vender?

Siempre es bueno dar un paso atrás y hacer un balance de su situación financiera y revisar los objetivos de inversión que tenía cuando empezó. Podría pensar en el proceso más como "reequilibrar" en lugar de "vender".

3) Una baja rentabilidad

En Morningstar animamos a los inversores a adoptar un enfoque de largo plazo. Un año de malos resultados no siempre es una señal de venta. Pero después de un largo período de rentabilidad por debajo de la media, su paciencia puede agotarse.

Para un inversor activo en fondos, el hecho de que un fondo no supere el índice durante tres años puede ser un indicador fiable para el cambio. Puede ser que el fondo se sitúa constantemente en la parte baja de su categoría, lo que significa que los fondos rivales lo han superado; puede ser que el estilo de inversión no se esté comportando bien, o puede ser que algo esté intrínsecamente mal en el proceso.

El mal rendimiento del fondo a menudo hace que los inversores vendan sus participaciones, algo que Morningstar monitoriza cada mes. De hecho, varios gestores de alto perfil han perdido sus trabajos en los últimos años y las salidas de fondos demostraron ser un indicador temprano de que los inversores están perdiendo la fe. Las comisiones también son un factor importante - quizás usted estaba contento de pagar comisiones por encima de la media cuando el fondo estaba en racha, pero ahora están empezando a parecer poco competitivas cuando se está mostrando una rentabilidad por debajo de la media.

¿Debería vender?

Una inversión no puede tener un rendimiento máximo en cada período de tiempo, pero un período sostenido de bajo rendimiento debería ser una señal de que es hora de analizar por qué la acción o el fondo se está quedando constantemente a la zaga de su grupo de competidores y si existe una mejor alternativa.

4) Una rentabilidad extraordinaria

Puede que haya sido lo suficientemente afortunado o sabio como para detectar una futura estrella como Tesla (TSLA) y Shopify (SHOP) en las primeras etapas y haya visto el valor de su participación crecer enormemente como resultado. Si hubiera comprado acciones de Tesla hace un año, habría ganado más del 800%.

En tales momentos puede tener sentido hacer caja. La sabiduría convencional dice que hay que mantener a los ganadores el mayor tiempo posible, pero desde una perspectiva de cartera, una cotización que se ha duplicado o más puede causar sus propios problemas. Por ejemplo, podría sesgar el perfil de riesgo de su cartera a medida que la participación exitosa crece en tamaño.

Christine Benz de Morningstar tiene algunos consejos en este caso. Conocido como rebalanceo, reducir sus participaciones en un fondo o en un valor que lo ha hecho bien libera dinero que se puede invertir en otro fondo u otro valor.

¿Debería vender?

Se dice que la rentabilidad pasada no es una guía para la rentabilidad futura, así que tomar algunos beneficios puede ser una estrategia inteligente después de una subida estelar. Pero eso no significa que tenga que vender toda su participación.

5) Usted ha heredado algunas acciones

Sus parientes pueden haberle dejado algunas acciones o fondos como herencia. Tal vez fueron buenos seleccionando acciones o tal vez le dejaron algunas cosas que ni siquiera soñaría con poseer. De cualquier manera, puede volver al punto dos de nuestra lista y preguntarse: ¿estas acciones o fondos encajan con mis propios planes de inversión e incluso con mis creencias éticas? ¿Y tengo confianza en que el gestor del fondo o la empresa tendrá un rendimiento superior en el futuro?

El punto cuatro también entra en juego aquí - si su pariente ha hecho excepcionalmente bien la inversión, tal vez sea el momento de vender parte? Puede que incluso haya futuras implicaciones fiscales de las ganancias de capital al aferrarse a las acciones que usted prefiere evitar, por lo que buscar asesoramiento profesional puede ser útil en esta situación.

¿Debería vender?

A veces la simplicidad del dinero en efectivo supera la incertidumbre de las acciones - con una herencia suele ser útil saber exactamente lo que obtendrá para que pueda planificar qué hacer con ella.

Cómo vender

Hasta ahora hemos analizado por qué podría vender, pero no cómo. ¿Y qué pasa si decide pulsar el botón? Aquí hay algunos consejos:

1) Vender por tramos puede reducir el riesgo de que el mercado se desajuste, especialmente si las condiciones del mercado son desfavorables en el momento en que uno tiene programado vender.

2) Las emociones pueden ser el enemigo de los inversores, sobre todo cuando el miedo domina como lo hizo a principios de este año. Una caída del mercado, cuando las acciones están registrando grandes movimientos diarios, no es probablemente el mejor momento para obtener un precio decente para sus acciones o fondos. A menudo el mercado se mueve tan rápido que es fácil quedarse atrás en la estampida para vender. Vale la pena recordar que cualquier caída en el valor de su participación no son "pérdidas" hasta que usted realmente venda; podría ser que su participación se recupere y obtenga un mejor precio.

3) La práctica hace la perfección: la primera vez que venda puede parecer una decisión irreversible. Pero la experiencia - y el cometer algunos errores en el camino - puede hacerle un mejor inversor. Debido a que la mayoría de los mercados bursátiles tienen una liquidez razonable, siempre puede volver a comprar la acción o el fondo si uno ha cambiado de opinión, y esto es algo que los profesionales hacen con frecuencia.