Para qué sirven las agencias de rating

Para qué sirven las agencias de rating

Funds People

Encontrar emisiones de renta fija que aporten rentabilidad a las carteras en un contexto de bajos tipos de interés es cada vez más  difícil. Valorar la solvencia que presenta una compañía a la hora de pagar a los tenedores de su deuda es la principal función de una agencia de rating, según explican desde el blog de educación financiera de Pictet

La calificación asignada a una emisión de deuda por una agencia de calificación muestra el nivel de confianza de esta última de que el prestatario cumplirá con sus las obligaciones contraídas con sus acreedores según lo acordado. Cada agencia utiliza  puntuaciones propias basadas en letras, con las que indica el potencial  riesgo de incumplimiento  y la estabilidad financiera del emisor. 

Los emisores de deuda pueden ser naciones soberanas, gobiernos locales y estatales, instituciones con fines especiales, empresas u organizaciones sin fines de lucro. Desde la crisis financiera de 2008, existe un debate sobre las agencias de rating por la calificación crediticia de deudas que luego resultaron ser inversiones de alto riesgo. Otro punto de debate ha sido la posibilidad de conflictos de interés entre las agencias de rating y los emisores de valores. 

Las tres grandes agencias de calificación crediticia
La industria de calificación crediticia está dominada por tres grandes agencias, que controlan más del 90% del negocio de calificación. Hablamos de Moody's, Standard and Poor's (S&P), y Fitch. Aunque existen más de setenta agencias de calificación a nivel global, estas tres compañías neoyorquinas controlan la mayoría del mercado. 

Papel de las agencias de calificación en los mercados de capitales
Las agencias de calificación evalúan el riesgo crediticio de los títulos de deuda específicos y de las entidades prestatarias que los emiten. Así por ejemplo, en el mercado de bonos, las agencias proporcionan una evaluación independiente de la solvencia crediticia de los títulos de deuda emitidos por gobiernos y corporaciones, lo que facilita la elección por parte de los inversores. En los Estados Unidos, esta independencia se ve reforzada por el hecho de que las agencias son responsables de las pérdidas resultantes de las calificaciones inexactas y falsas.

Beneficios de las agencias de calificación
A nivel corporativo, las empresas que planean emitir deuda generalmente acuden a las agencias de calificación para calificar su emisión. Las agencias como Moody's, S&P y Fitch realizan el servicio de calificación por una tarifa. Los inversores, por tanto, confían en estas calificaciones para decidir si acudir o no a la emisión de la. 

A nivel de país, los inversores confían también en las calificaciones otorgadas por las agencias a la hora de tomar decisiones de inversión. Una gran mayoría de países emiten deuda que venden en el mercado internacional de capitales; una buena calificación crediticia contribuye a atraer el interés de la comunidad inversora. 

Las calificaciones crediticias también contribuyen al desarrollo de los mercados financieros. Las agencias de calificación proporcionan medidas de riesgo de un gran abanico de entidades de todo tipo y región geográfica, lo que aporta al inversor una mejor comprensión de la estructura de riesgo de mercados con los que tal vez está menos familiarizado.