Legaltech: ¿el fin de los abogados?

Legaltech: ¿el fin de los abogados?

FundsPeople

Artículo escrito por Patricia Juárez, del grupo de trabajo de Fintech de Afi

En los últimos años hemos sido testigo de los cambios que se han producido como consecuencia de los distintos avances tecnológicos. Los modelos de negocio han evolucionado en el marco de la Cuarta Revolución Industrial. No es una época de cambios, sino un auténtico cambio de época.

En la sociedad del siglo XXI es frecuente hacer referencia a Netflix, Fintonic, Booking, Cabify / Uber, Deliveroo, que han revolucionado el sector audiovisual, financiero, de turismo o de la movilidad y el transporte o logística, entre otros muchos ejemplos. ¿Qué sucede, en este sentido, en el sector legal? ¿Somos los únicos ajenos a todos los cambios derivados de la digitalización? El sector jurídico es, sin duda, tradicional, pero no necesariamente rechaza el cambio. De hecho, la aversión a lo desconocido suele ser un rasgo general compartido por todos los seres humanos (¡dichosa incertidumbre!), y no una característica exclusiva de abogados, asesores, jueces y magistrados.

En la práctica legal el uso de la tecnología no es algo absolutamente novedoso. Cambiamos el papel por los documentos electrónicos, los códigos por las bases de datos o la firma manuscrita por la digital. ¿Es el final de los abogados el siguiente paso? Lo que es indudable es que es el momento de avanzar, de aceptar que la transformación del sector legal es ya una realidad, ligada al término Legal Tech. En 2015 BUES (1) fue uno de los primeros en definir el concepto:Legal Tech describe el uso de tecnologías digitales modernas, asistidas por ordenador, para automatizar, simplificar y, con suerte, mejorar el proceso de búsqueda, aplicación, acceso y gestión de la justicia a través de la innovación”.

Así, el concepto de Legal Tech es amplio, en tanto incluye no solo soluciones que facilitan el acceso a los datos y su tratamiento (soluciones de almacenamiento o ciberseguridad, por ejemplo), sino también herramientas de apoyo para incrementar la eficiencia en la gestión de tareas rutinarias (archivo de asuntos, facturación, nóminas y otras tareas administrativas) y funcionalidades que, en ocasiones, podrían prácticamente sustituir el asesoramiento jurídico (por ejemplo, Reclamador, la plataforma de reclamaciones online).

Para comprender el fenómeno Legal Tech de una forma global es fundamental comprender también las tecnologías que lo sustentan, y que impulsan la evolución y el cambio. Hablamos, entre otras, de blockchain, que favorece la descentralización de los procesos de intermediación a través de la red de nodos que lo configura; del uso de la inteligencia artificial para la extracción de información, la búsqueda de precedentes judiciales o el acceso a los asistentes virtuales o chatbots legales; o de los conocidos como smart legal contracts, en los que la realización de las prestaciones (de forma total o parcial) se realiza por el propio software desplegado en la cadena de bloques sin requerir el consentimiento de las partes en fase de ejecución, en tanto se desarrolla de forma automática (2). Mención especial merece el RegTech, combinación de regulación y tecnología, que facilita el cumplimiento de los requerimientos regulatorios con mayor agilidad y eficiencia, aspecto especialmente relevante en el sector financiero.

Pero, realmente ¿se invierte en Legal Tech? Según Forbes, el crecimiento en 2018 con respecto a 2017 fue del 713%; asimismo, desde el portal LawGeex se revela que la inversión global en 2018 superó el billón de dólares. Sin duda, cifras a considerar, más aun teniendo en cuenta que nos encontramos en un estado incipiente en que además las previsiones apuntan a un incremento notable de inversiones en este ámbito en los próximos años.

Captura_de_pantalla_2020-01-23_a_las_13

Fuente: Investments in Legal Tech. Valentin Piovarov

En definitiva, parece que, de momento, los abogados no serán sustituidos por robots. Ahora bien, los abogados que comprendan e integren la tecnología dentro de sus servicios sí desplazarán a aquellos que no lo hagan. Cuestión distinta es la relación entre digitalización y Justicia (que no Derecho). Pero eso requiere un análisis exhaustivo que llegará con el transcurso del tiempo.

(1) BARRIO ANDRÉS, Moisés (Director). Legal Tech. La transformación digital de la abogacía.  Ed. Wolters Kluwer, Madrid, 2019, pág. 43
(2) FAÚNDEZ TUR, Carlos, y BARRIO ANDRÉS, Moisés (Director). Legal Tech. La transformación digital de la abogacía.  Ed. Wolters Kluwer, Madrid, 2019, pág. 147