Empresas zombies: qué son y por qué son una amenaza para la recuperación económica

Empresas zombies: qué son y por qué son una amenaza para la recuperación económica

Ana Palomares

Decía Joachin Fels, asesor económico de Pimco hace unos meses que a pesar de que se podía esperar un repunte económico fuerte tras levantarse las medidas de confinamiento que se acometieron en gran parte del mundo los meses de marzo y abril, era previsible que la recuperación posterior fuese larga y ardua. Alegaba varias razones: obligatoriedad de distanciamiento social, tardanza en la recuperación de las cadenas de suministro global y auge de las llamadas empresas zombies por el impacto que tienen en el resto de empresas. “La reasignación de la mano de obra y capital de los sectores y empresas perdedoras a los ganadores es un proceso que lleva tiempo e incluso puede verse obstaculizado por la política que mantiene vivas a empresas zombies”, afirmaba.

Pero ¿qué es una empresa zombie y por qué se teme que impacte en la recuperación económica más ahora que el pasado? Según se lee en Wikipedia, el término de empresa zombie se creó justo hace treinta años, en 1990 para referirse a las empresas japonesas apoyadas por los bancos japoneses durante la llamada Década perdida de Japón, que evitó que muchas cayeran en bancarrota a pesar de que su inviabilidad desde el punto de vista económico.

Se les llaman zombis porque se considera que son empresas que aun estando muertas financieramente hablando reviven de alguna manera gracias al apoyo externo que, ahora con la crisis del Covid-19, les están brindando los bancos centrales a través de sus políticas de tipos 0, que les permiten sobrevivir gracias a las constantes refinanciaciones de deuda. “La cantidad de empresas improductivas, o zombis, se incrementó durante el ciclo que siguió a la crisis financiera mundial, puesto que la política excepcionalmente expansionista de los bancos centrales y la explosión de la inversión pasiva frustraron la destrucción creativa”, afirma Robert M. Almeida, Jr. Gestor de carteras y Estratega de inversión mundial de MFS Investments. De hecho, este experto sostiene que el auge de empresas zombis tiene efectos muy perversos en el resto de compañías. “Prolongar la vida de empresas que, de otro modo, habrían abandonado el terreno de juego desemboca en un aumento de los costes de los recursos para las demás. También reduce la rentabilidad financiera y desincentiva la aparición de nuevos competidores. Además, merma la competencia de precios al tiempo que crea ineficiencias. El resultado es una excesiva abundancia de recursos improductivos y una rentabilidad del capital más reducida”, afirma.

De ese auge de empresas zombis también se hizo eco en el mes de julio el banco de inversión Bank of America. “En consonancia con la magnitud del choque de COVID, encontramos un salto récord en las empresas "zombi" últimamente (empresas con una cobertura de intereses inferior a 1x)”, afirman, al tiempo que consideran que “es particularmente urgente que los responsables políticos aborden esto con ideas innovadoras, especialmente porque la capacidad de "refinanciar" el problema es mucho más difícil ahora. Encontramos que las empresas zombies han mostrado niveles mucho más débiles de capex y crecimiento del empleo en la última década, en comparación con sus pares menos apalancados. Por lo tanto, los zombis hacen que una recuperación económica fuerte sea más difícil”.

Captura_de_pantalla_2020-09-24_a_las_12