Depósitos y ahorro financiero: así ha sido su relación en las tres grandes crisis

Depósitos y ahorro financiero: así ha sido su relación en las tres grandes crisis

Ana Palomares

La semana pasada Inverco presentó los datos de ahorro financiero de las familias españolas correspondientes al segundo trimestre de este año 2020. O, lo que es lo mismo, correspondientes al trimestre que toda España vivió en confinamiento.

También ese fue el trimestre en el que los mercados bursátiles protagonizaron uno de los mejores rallies de su historia pero a juzgar por los flujos que se vieron, fueron pocos los inversores que lo aprovecharon. No en vano, la cuota del ahorro financiero que está en depósitos y cuentas corrientes volvió a crecer hasta situarse en el 41% del total del ahorro financiero de las familias españolas. Un aumento de cuota que se produjo en parte gracias a los nuevos flujos que recibieron estos activos: más de 40.000 millones de euros, una cifra muy superior a las vistas en los mismos trimestres de años anteriores y que se eleva hasta 53.319 millones de euros si se suman los datos del primer trimestre del año.

Captura_de_pantalla_2020-10-21_a_las_16

La fotografía que deja el trimestre viene a ser una prueba más de cómo los inversores recurren a los depósitos o a las cuentas corrientes cuando hay incertidumbre en el mercado y también en la economía. Y eso a pesar de que la rentabilidad real que ofrecen hoy en día los depósitos es negativa teniendo en cuenta la inflación, lo que implica una pérdida de dinero para quien destina su ahorro a los depósitos.

En todo caso, esos flujos positivos que se están viendo este año también se repitieron en otra de las grandes crisis a las que nos hemos enfrentado en este siglo XXI. Por ejemplo, en 2008 los depósitos y cuentas corrientes captaron 75.458 millones de euros en dinero neto, de los que 23.458, el 31% del total correspondieron solo al cuarto trimestre, el inmediatamente posterior a la quiebra de Lehman Brothers.

No pasó lo mismo con la crisis de deuda de la eurozona de 2012, quizá porque tras el whatever it takes pronunciado ese verano por el que fuera presidente del BCE Mario Draghi se produjo un rally en el gran competidor del depósito: el fondo de renta fija. Así, en el tercer trimestre de ese 2012, el flujo neto a depósitos y cuentas corrientes fue negativo (13.398 millones de euros en reembolsos) mientras que justo en el trimestre anterior, en el que los periódicos abrían todos los días con la prima de riesgo disparada el flujo a depósitos fue positivo (4.926) según los datos que recoge Inverco.