Cuatro libros para pensar sobre el pensamiento

Cuatro libros para pensar sobre el pensamiento

Funds People

Los sesgos del comportamiento cada vez son más tenidos en cuenta por los gestores a la hora de invertir. La gestora Aberdeen Standard Investments recopila cuatro de los libros que, a su juicio, mejor analizan cómo funciona el pensamiento y su efecto en la economía conductual. 

1. Pensar rápido, pensar despacio (Thinking, Fast and Slow)

Si sólo va a leer un libro sobre economía conductual tiene que ser éste. El psicólogo y Premio Nobel Daniel Kahneman condensa el trabajo de toda una vida en una obra de fácil lectura. Si bien es cierto que para replicar algunos de los estudios citados existen algunos obstáculos, el libro sigue siendo una lectura obligada;.

Kahneman sostiene que pensamos de dos maneras. El sistema uno es rápido e intuitivo. El sistema dos es lento y racional. Usar el sistema uno no requiere esfuerzo, al contrario de lo que ocurre con el segundo. La mayoría de las decisiones que tomamos en la vida se adoptan con el primer sistema. Nuestras intuiciones son correctas la mayor parte del tiempo, pero son la fuente de muchos de nuestros errores de pensamiento, o prejuicios.

Comprender nuestros prejuicios no nos permite superarlos. En cambio, cuando diseñamos procesos que hacen frente a estos sesgos, toman mejores decisiones. Khaneman nos ayuda a comprender cuándo podemos confiar en nuestros instintos y cómo podemos contrarrestar nuestros prejuicios.

2. Influencia: La psicología de la persuasión (Influence: the psychology of persuasion)

El influyente libro del profesor de psicología Robert Cialdini expone los seis atajos que se utilizan para que digamos “sí”.

a)Reciprocidad. “Nos vemos obligados a devolver a los demás lo que hemos recibido en la forma de un comportamiento, regalo o servicio”.

b) Escasez. “Queremos más de las cosas que menos tenemos”.

c) Autoridad. “La gente sigue el ejemplo de expertos creíbles y bien informados”.

d) Consistencia. “Nos gusta ser coherentes con las cosas que hemos dicho o hecho

anteriormente”.

e) Gustar. “Preferimos decir sí a los que nos gustan”.

f) Consenso. “Nos fijaremos en las acciones y comportamientos de los demás para determinar los nuestros”.

Estos seis principios pueden ayudarnos a influenciar a otros. Entenderlos nos ayudará a estar alerta sobre las tácticas que la gente usa para influir en los demás.

3. The Checklist Manifesto: How to Get Things Right

Atul Gawande es profesor de cirugía en la Facultad de Medicina de Harvard. Él y su equipo han desarrollado una lista de tareas sencillas que han generado mejoras espectaculares en las tasas de infección. Gawande demuestra que muchos errores provienen de la ineptitud y no de la ignorancia.

Sabemos lo que debemos hacer, pero no aplicamos este conocimiento de manera consistente y correcta. Una lista de verificación es una poderosa herramienta que nos ayuda a lograr la consistencia. Nos obliga a ser conscientes de forma activa que hemos llevado a cabo cada paso de un proceso ya establecido.

Una lista de verificación es particularmente poderosa en situaciones en las que ya está establecida una forma correcta de hacer las cosas. Un piloto de avión seguirá el mismo procedimiento en todos los vuelos. Pero todavía pueden ser útiles en campos como la gestión de fondos, donde estos procesos no son tan claros. También nos obligan a revisar errores anteriores.

La cultura desempeña un papel importante en el uso eficaz de las listas de control. La enfermera debe estar facultada para señalar el error del cirujano, el copiloto el error del piloto.

Debemos estar dispuestos a aprender de nuestros errores.

4. El juicio político de los expertos (Expert Political Judgement)

El psicólogo Philip Tetlock señala que existen cuatro obstáculos para hacer llevar a cabo buenos juicios.

a) Preferimos la simplicidad. Esto significa que hacemos juicios deficientes en situaciones complejas.

b) Tenemos aversión a la ambigüedad, lo que nos lleva a tomar malas decisiones en situaciones intrínsecamente ambiguas.

c) Tenemos “una necesidad profundamente arraigada de creer que vivimos en un mundo ordenado”.  Vemos formas de animales en las nubes y encontramos patrones en los datos financieros que son igualmente efímeros.

d) No podemos juzgar con precisión el papel del azar. Muchos de nuestros errores de juicio se deben a nuestra incapacidad para calcular intuitivamente las probabilidades reales de resultados potenciales.