Cómo añadir inversión temática a las carteras

Cómo añadir inversión temática a las carteras

Funds People

Artículo escrito por Steve Freedman, CFA, especialista senior de Pictet AM

Tradicionalmente los inversores en renta variable, para distribuir el capital, han dividido el mundo en países o regiones. De hecho la mayoría de inversores, profesionales y no profesionales, asigna capital en grandes bloques regionales como América del Norte, Europa Occidental y Asia-Pacífico. La ventaja es la simplicidad.

Pero las últimas dos décadas han demostrado que los mercados regionales de renta variable pueden moverse simultáneamente, sobre todo en períodos de alta volatilidad y los beneficios de la diversificación internacional pueden desaparecer cuando más se necesitan. De hecho, desde la crisis financiera de 2008, la correlación de rentabilidades entre mercados bursátiles regionales y nacionales ha tendido a aumentar cada vez que ha habido una liquidación brusca en acciones. Por otra parte los inversores pueden creer, por ejemplo, que el FTSE-100 es una aproximación a la economía del Reino Unido, pero la realidad es que sus componentes generan más de la mitad de sus ingresos del extranjero.

Estas anomalías ayudan a explicar por qué ha aumentado la popularidad de la asignación a lo largo de otras dimensiones, incluyendo la temática, la cual capta crecimiento en áreas no tradicionales, como robótica y energías limpias. Hay que tener en cuenta muchas acciones temáticas no forman parte de índices principales como MSCI World y muestran mayor proporción de empresas más pequeñas, especializadas y de mercados emergentes, en una gama amplia, pues hay casi tantas acciones temáticas como de índices bursátiles globales tradicionales.

De hecho estas inversiones temáticas pueden funcionar eficazmente como inversiones satélite o servir de bloques para la construcción de la cartera global.

Efectivamente en estrategias núcleo/satélite la parte "núcleo" trata de captar el mercado, normalmente con inversiones tradicionales, acciones y bonos. La parte "satélite", de hasta una cuarta parte del capital, puede estar en activos no convencionales para acceder a fuentes adicionales de alfa (exceso de rentabilidad respecto al mercado) o diversificar riesgo a largo plazo -al menos tres años- o de manera táctica para períodos más cortos.

Hasta 20 % asignado a renta variable temática

En estas carteras la inversión temática puede hacer más efectiva la parte “satélite”.  En concreto, para determinar el tamaño óptimo de asignación temática, hemos analizado su adición a una cartera diversificada de acciones y bonos (MSCI ACWI Index y BofA Merrill Lynch Global Government Bond index). Hemos asumido que el inversor no puede seleccionar de antemano la temática que tendrá mayor rentabilidad, siendo su asignación típica en un solo tema. En concreto, hemos generado cien series con la rentabilidad neta histórica en dólares de diez años (31.12.2008 al 31.08.2019). Para cada observación mensual hemos empleado una estrategia de acciones temática, seleccionada al azar entre clases I (limpias) de Pictet AM: Agua, Seguridad, Salud, Biotecnología, Marcas Premium, Energía Limpia, Digital, Madera, Nutrición, Robótica, SmartCity, Oportunidades Ambientales Globales y Oportunidades Temáticas Globales.

 También hemos tomado las rentabilidades históricas de los índices MSCI ACWI Index y BofAML Global Government Bond Index para generar una matriz de covarianza. Para las estimaciones de rentabilidad a cinco años (31.03.2019 al 31.03.2024) en acciones globales y bonos gubernamentales hemos seguido el modelo de Pictet AM.  Con las matrices de covarianza y las previsiones de rentabilidad hemos creado cien fronteras eficientes que determinan la asignación óptima entre las tres clases de activos, acciones, bonos e inversión temática. El resultado es que la cartera óptima tendría hasta 20 % asignado a renta variable temática, en función del objetivo de rentabilidad.

Para probar la validez del estudio hemos llevado a cabo un segundo ejercicio. Con datos históricos de diez años (31.12.2008 a 31.08.2019) hemos calculado el riesgo ex post y la rentabilidad en dólares de una cartera 60 % acciones por el índice MSCI ACWI y 40 % bonos soberanos por el índice BofA Merrill Lynch. A continuación hemos llevado a cabo 500 simulaciones partiendo de una cartera 50/50 complementada con una inversión satélite temática. La cartera óptima con la misma volatilidad que la 60/40 incluye 41% bonos, 41% a acciones y 18 % renta variable temática, lo que produjo 0,2 % de rentabilidad adicional por año, neto de comisiones.

Asignacio_n_o_ptima_a_acciones_tema_ticas_en_una_cartera_de_bonos__y_acciones__segu_n_objetivo_de_rentabilidad

Además las estrategias multitemáticas, globales y diversificadas, pueden ser un complemento eficaz, más que las basadas en un solo tema, para la asignación de capital por grandes bloques regionales. De hecho varios estudios han demostrado que el domicilio de una empresa puede tener menos influencia en las rentabilidades que la industria o sector y la inversión temática es agnóstica respecto a país/región, con un universo de inversión compuesto de manera significativa por empresas no representadas en los principales índices de referencia mundiales. De manera que una cartera temática de acciones multitemática puede diversificar fuentes de riesgo y rentabilidad con la misma eficacia que las inversiones referenciadas a un índice bursátil global.

Para comprobarlo hemos llevado a cabo simulaciones de optimización en las que la renta variable temática está representada por la estrategia Global Megatrend Selection (GMS) de Pictet AM, que invierte de manera equiponderada en cada temática. Para identificar la combinación óptima de bonos, acciones y acciones temáticas hemos creado una matriz de covarianza con las rentabilidades mensuales históricas e incorporado nuestras previsiones de rentabilidad a largo plazo.  Para ser conservadores hemos supuesto que las rentabilidades esperadas en cinco años de GMS coincidirán con las del índice mundial MSCI ACWI. El resultado es, para casi todos los niveles de rentabilidad/riesgo, que la cartera óptima muestra mayor asignación a GMS que al índice MSCI ACWI. Más aún, la asignación óptima a renta variable temática puede incluso ser mayor, dado que la estrategia GMS ha proporcionado en realidad rentabilidades superiores a las del índice desde su inicio.

Rentabilidad_y_volatilidad_esperada_en_una_cartera_equlibrada_con_diferentes_pesos_en_acciones_tema_ticas

Ello puede ser atribuible a que las carteras temáticas de renta variable invierten en empresas con características distintivas en las áreas más dinámicas de la economía, con perspectivas superiores de crecimiento.