Coeficiente Gini: un índice más para medir la desigualdad

Coeficiente Gini: un índice más para medir la desigualdad

Ana Palomares

Las extraordinarias medidas que los bancos centrales aprobaron en 2008 y en los años siguientes para inyectar liquidez en el sistema financiero que se trasladara a la economía real dejaron un panorama muy positivo para los activos financieros pero no tanto para la economía real. De hecho, en este artículo de FundsPeople Learning ya nos hicimos eco del desigual repunte que se había visto en la inflación de los activos financieros y en los activos de la economía real.

Ahora, en plena crisis del COVID-19 son muchos los expertos que alertan de que las fuertes medidas extraordinarias anunciadas ya no solo por los bancos centrales sino también por los Gobiernos en forma de políticas fiscales acaben por provocar una nueva desigualdad, un nuevo cisma entre el impacto que éstas puedan tener en Wall Street y el que pudieran tener en la conocida como Main Street.

Uno de los índices que mide el efecto de esa desigualdad en la distribución de los ingresos o en la riqueza es el llamado coeficiente de Gini, una medida ideada por el italiano Corrado Gini que se utiliza para medir la desigualdad de ingresos que se produce dentro de un mismo país. Se trata de un número que va entre 0 y 1 donde 0 corresponde a la perfecta igualdad y 1 a la perfecta desigualdad. Desde DWS han analizado cómo ha evolucionado el coeficiente de Gini desde que estalló la crisis financiera de 2009 y como se ve en el gráfico, entre los países donde más ha aumentado esa desigualdad figuran Corea del Sur, Indonesia y España, que se coloca en tercer lugar de la lista de países industrializados que han tenido en cuenta.

Captura_de_pantalla_2020-06-30_a_las_13

En la gestora alemana se preguntan qué impacto tendrá la irrupción de la crisis del COVID-19 en este coeficiente y se temen que éste vaya a repuntar en muchos países, como ya lo hizo en otras crisis del pasado. “Durante un descenso típico, los empleos relativamente menos remunerados del sector de los servicios, como los de hostelería y venta al por menor, tienden a absorber a algunos de los que entran en el mercado laboral, o a los que ya no se demandan sus aptitudes. En la actual recesión, es poco probable que estos tipos de empleos vuelvan a aparecer por completo en un futuro próximo, y mucho menos que ofrezcan empleo a los que han sido despedidos por otros sectores. Como resultado, la crisis actual probablemente exacerbará las divisiones sociales, económicas e incluso raciales. Los recientes acontecimientos en los EE.UU. ofrecen una indicación de cuán políticamente explosivo podría resultar esto”, afirma Johannes Muller, responsable de Research de DWS en el blog de la gestora (https://www.dws.com/en-es/insights/)

De momento, en la actualidad los países que presentan un coeficiente Gini más bajo son Noruega, Holanda o Polonia mientras que los más altos corresponden a Brasil, Indonesia y China pero puede ser interesante ver si este ránking se modifica y como varía el mismo en los próximos meses y años.

Captura_de_pantalla_2020-06-30_a_las_13