Bottom up vs Top down: ¿qué caracteriza a cada uno?

Bottom up vs Top down: ¿qué caracteriza a cada uno?

Laura Rey

A la hora de invertir en fondos es muy importante conocer todo lo que engloba el proceso de construcción de una cartera de inversión. La estilo de inversión viene a ser la piedra angular de la que emana la selección de los valores. Y aquí hay libertad de cátedra ya que cada gestor elige la que cree más conveniente para un fondo en concreto o en la que confía plenamente. Por eso es importante conocer los distintos estilos de inversión para asegurarse también de que se adapta al perfil de riesgo de cada inversor. En esta ocasión nos detenemos en el estilo bottom up y top down. ¿Qué caracteriza a cada uno?

Comenzamos con bottom up. La traducción al castellano es de abajo hacia arriba. Este estilo de inversión se basa en el análisis de empresas individuales. Se lleva a cabo un estudio pormenorizado de su gestión, de su potencial, de su historia. Lo que trata este análisis es identificar oportunidades rentables a través del análisis de los fundamentales de una empresa y sus valoraciones en comparación con el mercado. Si bien es cierto que las tendencias globales del mercado no son puntos clave para la selección de uno u otro valor, el bottom up también examina el sector y factores microeconómicos. Sin embargo, en este estilo de inversión se está abierto a seleccionar empresas que, aunque el sector en el que se engloba no esté rindiendo, se observa potencial en los fundamentales del valor.

Este estilo de inversión se identifica con los inversores value. Seth Klarman, conocido gestor value, escribió en el prólogo de la sexta edición del libro Security Analysis de Benjamin Graham y David Dodd la siguiente característica de los inversores value:  “no deben de adivinar lo que hará el mercado, ya sea si subirá o caerá. Deben de utilizar el enfoque bottom-up, filtrando el mercado en búsqueda de gangas y luego comprarlas, sin importar el nivel o la reciente dirección del mercado o la economía”.

Cuando hablamos de top down nos referimos a un enfoque de arriba abajo. ¿Qué quiere decir esto? Esta estrategia en cambio basa su selección de valores en el análisis sectorial y en las tendencias económicas. Los gestores que se centran en este proceso de inversión analizan la economía en su conjunto y estudian como estos factores sistemáticos como pueden ser la tasa de desempleo, tasas de interés, PIB… afectan a unos sectores específicos y como esto acaba repercutiendo en valores específicos. 

El análisis top down suele implicar un análisis global, un análisis de macrotendencia, un análisis sectorial para terminar en un análisis de las acciones/valores. El estilo top down trata de aprovechar las oportunidades que ofrecen los distintos ciclos económicos. De esta manera, se vuelven más defensivos en épocas de recesión y buscan oportunidades de inversión al calor de las épocas expansivas de la economía en sectores que estén despuntando.  

No es cuestión de elegir cuál es el mejor. Es cuestión de conocer tu perfil de riesgo para saber cuál es el que más se adecúa a tus necesidades y objetivos. ¿Y tú de quién eres?