Bonos ligados a la sostenibilidad: qué son y en qué se diferencian de los bonos verdes

Bonos ligados a la sostenibilidad: qué son y en qué se diferencian de los bonos verdes

Ana Guzmán

Artículo escrito por Ana Guzmán, directora de impacto de Portocolom AV.

El mercado de deuda sostenible se ha convertido en quizá la alternativa más atractiva para las empresas y gobiernos a la hora de obtener financiación. Esto es debido a multitud de factores, entre ellos la demanda por parte de los inversores y el apoyo recibido por parte de reguladores, gobiernos e incluso Bancos Centrales como el europeo, el cual, en palabras de su presidenta Christine Lagarde quiere jugar un papel clave en la lucha contra el cambio climático.

Debido a este interés y al desarrollo del sector, cada vez vemos nuevas alternativas de financiación que se unen a los más veteranos bonos verdes: bonos sociales, bonos de transición, bonos ligados a objetivos sostenibles etc. Esta última categoría, denominada en inglés Sustainability Linked Bonds (SLB, también conocidos como KPI- Linked Bonds o SDG Linked Bonds) fue una de las que más creció en volumen emitido en 2019 (100 billones de dóares de nuevas emisiones, alcanzando el mercado los 465 billones de dólares y doblando la cifra emitida en 2018) y ha sido la última en ser admitida como colateral por el BCE.

¿Cuáles son las similitudes y diferencias con los bonos verdes? Según la International Capital Markets Association (ICMA), los SLB son cualquier tipo de instrumento de renta fija cuyas características financieras estén ligadas a la consecución de unos objetivos de sostenibilidad predefinidos. Además ICMA define cinco características fundamentales que toda emisión de bonos ligados a sostenibilidad debe tener: selección de indicadores que evaluarán el desempeño en sostenibilidad (Key Performance Indicators), objetivos para dichos indicadores (Sustainability Performance Targets), características del bono, cómo se realizará el reporte, y verificación externa de la consecución de los objetivos. Los bonos verdes (y sostenibles y sociales) son bonos cuyos fondos se aplicarán exclusivamente a financiar o refinanciar una combinación de proyectos verdes o sociales calificados como eligibles. A continuación, vemos algunas diferencias entre ambos:

 

Bonos verdes

Bonos ligados a la sostenibilidad

Propósito

Invertir en proyectos específicos relacionados con determinadas categorías relacionadas con cambio climático..

Establecimiento de métricas ESG/ODS genéricas a cumplir en un horizonte temporal.

Uso de los fondos

Acotado a proyectos verdes establecidos de antemano

General

Tipos de interés

Independientes de la evolución del proyecto

Vinculados a la consecución de los objetivos.

Principales industrias emisoras

Principalmente entidades financieras, utilities, real estate y gobiernos

Varias

Beneficios para el emisor

Diversificación fuentes de financiación, reputación “verde”.

Potencial reducción de margen de financiación si se cumplen los objetivos.

Beneficios para el comprador

Aumento posicionamiento verde y social

Potencial incremento de rentabilidad si no se cumplen los objetivos.

 

En cuanto a países, hay 60 países a nivel mundial en los que la emisión de bonos verdes es activa, situándose Francia, Alemania y España a la cabeza.