La volatilidad de las bolsas europeas en abril cae a mínimos desde 2005


TRIBUNA de Manuel Yutaro Rubio Inoue, analista senior de estrategias alternativas y multiactivos, Allfunds Bank. Comentario patrocinado por Allfunds Bank.
 
Abril comenzó con un tono de aversión al riesgo que inmediatamente se invirtió tras el resultado de la primera ronda en las elecciones francesas. Esto supuso un alivio para la mayoría de los gestores que fueron prudentes en sus exposiciones europeas, cubriendo sus apuestas poniéndose cortos de euro. El día después de la primera ronda, los mercados se dispararon, mientras que la volatilidad implícita europea se desplomó un 35% a niveles no vistos desde 2005. Además, los precios del oro y otros activos refugio, que cobraron cierta dinámica antes de las elecciones, perdieron su brillo en el momento en el que el mercado empezó a estar más positivo. Sin embargo, las posiciones cortas de tipos de interés americanos sufrieron por una menor convicción en la apuesta por un escenario reflacionista que se ha disparado desde las elecciones americanas. Las divisas emergentes sufrieron movimientos significativos, especialmente el peso mexicano después de la amenaza de que Estados Unidos abandonará el TLCAN. Los precios del petróleo cayeron por debajo de los 50 dólares por barril, un nivel que no se veía desde el anuncio de recortes voluntarios de producción acordados por los miembros de la OPEP.

Los mercados de renta variable se recuperaron en la segunda mitad de abril gracias a que la publicación de beneficios ha sido mejor de lo esperado y un menor riesgo político, ya que las elecciones francesas aportaron un resultado favorable al mercado. Las acciones europeas (MSCI Europe + 1,8% en euros) se han beneficiado de un entorno económico más optimista. Pero, más recientemente, los rendimientos de los bonos han bajado, a pesar de los datos publicados del PMI para la zona euro y un mensaje claro del BCE de que cualquier subida de tipos no precederá a la finalización del QE. Las acciones estadounidenses también fueron positivas (S & P 500 + 1% en dólares), impulsadas por los resultados esperados de los sectores de tecnología y consumo discrecional. El índice MSCI Emerging Markets subió un 2,2% (en dólares) en abril. La tendencia al alza de las acciones emergentes se detuvo a medida que los mercados anticipaban un entorno de riesgo frente a las elecciones francesas y en un contexto de crecientes tensiones geopolíticas alrededor de Corea del Norte. El índice Topix finalizó en abril con un alza del 1,2% (en dólares), logrando un impresionante repunte en la segunda mitad del mes y ganando más del 5% a ​​cierre de mes. La rentabilidad de Topix reflejó los movimientos de divisa, ya que el yen japonés se utilizó como activo refugio.

Abril no fue un mal mes para la renta fija. Los mercados de bonos gobierno subieron un 0,62% (cubierto a dólares) gracias a los bonos de largo vencimiento (más de 20 años). En términos de países, Francia fue el país con mejor rentabilidad y México el peor. El mercado de bonos de gobierno ligado a la inflación superó a su contrapartida nominal al haber obtenido un 1,36% (cubierto a dólares), siendo el Reino Unido el mercado desarrollado que mejor se comportó en bonos ligados a la inflación. Por el lado del crédito, los spreads corporativos de grado de inversión se estrecharon tres puntos básicos, con Europa liderando la dinámica del mercado y especialmente el sector bancario. El mercado corporativo global obtuvo un saludable 0,93% (cubierto a dólares). Bajando en la calidad crediticia, los bonos de alto rendimiento se comportaron bien, al igual que el mes pasado, experimentando un fuerte estrechamiento de los spreads de 26 puntos básicos. Sin embargo, el mercado de alto rendimiento de Estados Unidos sigue ofreciendo mejores rendimientos que el europeo (5,63% frente al 3,47%). Por último, la deuda de mercados emergentes continúa su tendencia positiva en abril. Los bonos en divisa local arrojaron un retorno de 0,80%, mientras que los bonos corporativos en divisa fuerte retrocedieron 1,12% y los bonos de deuda soberana en divisa fuerte ofrecieron un 1,63%.

En abril, la industria de inversión alternativa obtuvo rentabilidades positivas con los índices HFRX Global Hedge Fund y HFRU Hedge Fund Composite de 0,42% (en dólares) y 0,36% (en dólares), respectivamente, con contribuciones principalmente positivas a lo largo de la mayoría de subsectores. La energía fue uno de los sectores con peores resultados en abril, un descenso del -2,3% (en dólares), provocado por la gasolina debido a los crecientes niveles de inventarios en Estados Unidos. El crudo sigue sufriendo debido a los crecientes niveles de producción en Estados Unidos, así como a los crecientes niveles de producción de Libia. El gas natural fue la única materia prima que se comportó de forma positiva dentro del sector.

Profesionales
Empresas

Próximos eventos