Welzia: “El mercado de petróleo no es un juego de suma cero”


A priori, podría pensarse de acuerdo a la lógica económica que una caída significativa en el precio del petróleo perjudicaría a los países exportadores y beneficiaría en la misma intensidad a los países importadores, dando lugar a un nuevo reequilibrio. Sin embargo, esto no siempre sucede así, como ponen de manifiesto los expertos de Welzia Management: “El mercado de petróleo no es un juego de suma cero”. Y no lo es por una razón básica.

En un principio, los analistas pronosticaron que los bajos precios del crudo beneficiarían a las economías desarrolladas. Pero, realmente, el mayor poder adquisitivo de los consumidores de estos países no se ha visto trasladado a un mayor consumo, al estar estas economías en pleno proceso de desapalancamiento. Dicho de otro modo, la pérdida de crecimiento mundial provocada por la caída del PIB de los países productores de petróleo -algunos como Venezuela, Rusia o Colombia se han visto seriamente afectados- no se ha visto compensada en la misma magnitud por un aumento del consumo en los países importadores.

Echando la vista atrás, el precio del crudo se sitúa en niveles tan bajos por tres razones: la revolución energética estadounidense y el descubrimiento de nuevos pozos (Estados Unidos es ya el mayor productor de energía mundial sumados petróleo, gas y otras materias primas energéticas); la sobreoferta de la OPEP (se producen dos millones de barriles diarios más con respecto al techo oficial de 30 mbd marcado en diciembre de 2011, de lo que subyace que “el sistema de cuotas es simple papel mojado” para Welzia, al no haber disminuido Arabia Saudí su producción ahora tras alegar incumplimiento de sus socios en situaciones similares del pasado y haber perdido por tanto cuota de mercado) y las posiciones cortas de los hedge funds (ya atacaron a la baja a otras materias primas).

Del petróleo a Estados Unidos y China

El impacto de la caída del petróleo se empieza a notar en EE.UU. Los expertos temen y el mercado descuenta que a estos precios el 60% de las 190 empresas de energía quebrará. Y, quizá más importante aún, estos defaults podrían tener un gran efecto en el sistema bancario estadounidense, advierte Welzia. A este temor sobre la economía norteamericana se le añade un factor extra, que 2016 es año electoral. Según un análisis de la firma, “los años electorales tienden a ser buenos años para el S&P 500, con la excepción de cuando ese año coincide con el octavo año en el que no hay posibilidad de reelección” para el presidente saliente, Barack Obama en este caso.

China y su viraje de exportadora a consumidora, sin embargo, no parece preocupar tanto a Welzia como sí ocurre en el mercado. “Si bien es cierto que la economía china está creciendo a las menores tasas desde los años 90, un crecimiento cercano al 7% dista mucho de ser recesivo”, justifica la gestora española, que pone en contexto el hecho de que los analistas económicos más pesimistas estiman para 2016 un crecimiento en torno al 6%, mientras el mercado descuenta un 2% ó 3%.

Reposicionamiento en los fondos de Welzia

Ante este contexto incierto de los mercados, los fondos gestionados por Welzia se han acomodado y han reducido exposición a todos los activos que se están viendo afectados negativamente, entre ellos renta variable o renta fija de diversos tipos. Sus fondos conservadores están “totalmente fuera de mercado”, posicionados en retorno absoluto e, incluso, liquidez. Mientras, sus fondos más arriesgados han reducido su exposición a renta variable y otros activos relacionados, y “están en alerta para posibles reducciones adicionales”.

No obstante, adelanta la firma independiente española, si los mercados les dan suficientes señales de haber formado una base sólida frente a mayores caídas, irán retomando los niveles de exposición a renta variable paulatinamente.

Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos