“Vemos que en EE.UU. los niveles de los diferenciales de crédito ya están cerca de los de 2002 y 2012: el mercado anticipa una recesión”


Si es un inversor de renta fija, no dé todo por perdido: aún quedan oportunidades si sabe buscar bien. Esta puede ser la conclusión principal de la entrevista a Victor Verberk, jefe del equipo de crédito de Robeco y gestor la cartera de bonos de alta calificación de la firma. Verberk se refiere a lo largo de la conversación a uno de los fondos que gestiona, el Robeco Global Credits

Creemos que la rentabilidad no puede caer mucho más de donde está actualmente. Sin embargo, no esperamos una subida significativa de la rentabilidad en el corto plazo. Sólo si el crecimiento económico sorprendiera positivamente en EE.UU., la Reserva Federal decidiría endurecer su política monetaria de forma más agresiva, pero no es nuestro escenario central”, observa Verberk. 

El gestor de Robeco ha optado por sobreponderar activos europeos en cartera e infraponderar los estadounidenses de cara a un aumento del precio del dinero: “Anticipamos una subida de tipos ajustándonos a nuestro sesgo valor: invertir en deuda corporativa de corto plazo, aseguradoras baratas y compañías que se estén desapalancando después de haber hecho adquisiciones”. 

El experto considera que, en este entorno, las valoraciones han alcanzado su precio objetivo: “Vemos que en EE.UU. los niveles de los diferenciales de crédito ya están cerca de los de 2002 y 2012, lo que implica que el mercado anticipa una recesión”. No es el único factor de preocupación; el gestor muestra preocupación por el impacto global de la ralentización de las economías chinas y brasileñas, y cree que las “Abenomics” están perdiendo momento en Japón. En cambio, considera muy probable que el BCE decida ampliar su propio programa QE, “especialmente cuando el Banco Popular de China o el Banco de Japón continúen con sus propias medidas acomodaticias, es muy probable que el BCE les siga”. 

Verberk indica asimismo algunos de los riesgos inherentes a la renta fija con grado de inversión y high yield. “Para la deuda con grado de inversión, existen riesgos a nivel país como los asociados con la ralentización económica en China y Brasil, que actualmente son muy relevantes. Para el high yield, ahora es más importante considerar los riesgos asociados a sectores, por ejemplo a los sectores de energía, metales y minería. La rentabilidad en esos sectores está bajo presión debido a los bajísimos precios de las commodities”. 

Posicionamiento del fondo

El experto considera que se puede generar alfa mediante una selección apropiada de emisores de alta calidad en los sectores correctos. “El posicionamiento de beta actualmente es un motor de rentabilidad menos importante para nosotros”, aclara (el posicionamiento en beta se encuentra entre el 1 y el 1,25 en estos momentos). Verberk matiza que la rentabilidad del fondo en el año es del 2,06% (datos del 31 de octubre) y que esa rentabilidad se puede justificar en un 94% por la selección de emisiones y el 6% restante por la beta. La duración de la cartera toma como referencia la el índice, que era de 6,3 años a finales de octubre. 

El representante de Robeco aclara que está encontrando oportunidades para capturar valor tanto en instrumentos tradicionales de renta fija como en otros menos convencionales (CoCos, FRN, ABS…), siempre que la selección sea correcta: “Estamos muy positivos con los sectores bancario, farmacéutico y tecnológico. Más allá de esto, vemos una tendencia interesante de compañías estadounidenses que están emitiendo deuda denominada en euros a precios atractivos en el mercado europeo, los denominados reverse yankees”. Verberk indica que la cartera presenta un sesgo de calidad, al tener un posicionamiento por rating superior al de la media. 

Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos