Update del GLG European Equity Alternative


Desde 2004 y previo paso por el equipo de derivados de equity de Nomura, Bear Sterns y anteriormente Morgan Stanley, Simon Savage forma parte del equipo de gestión de GLG (Man). Especializado en la gestión activa de riesgos en las estrategias de long/short, actualmente coordina junto a Pierre Lagrange, socio y co-fundador de GLG, la gestión del fondo GLG European Equity Alternative. El fondo, que se registró en España en 2011, ofrece a los inversores particulares acceso al equipo que desarrolla la estrategia European long/short de GLG con una trayectoria que se remonta al año 2000.

¿Es un buen momento para el retorno absoluto? Siendo su objetivo generar retornos positivos de forma consistente pocos inversores no lo comparten, máxime con los últimos meses de inestabilidad vivida en Europa y con un mercado de renta fija distorsionado en términos de rentabilidad-riesgo. Desde GLG señalan que moderar el riesgo en una cartera equilibrada ya no es jugar con el peso renta fija frente a la renta variable, sino que hay que apostar por estrategias alternativas de volatilidad limitada, que guarden una correlación negativa con la renta fija y una baja correlación con la renta variable tradicional.

En esencia, el fondo invierte en acciones europeas o que obtengan una parte significativa de sus ingresos en Europa. Puede invertir en compañías fuera del continente (hasta el 25% en los mercados emergentes), así como en otras categorías de activos como divisas, deuda, tipos de interés u otros fondos. Y su filosofía y primer objetivo consiste en, como fondo de retorno absoluto, hacer dinero de forma consistente en el medio y largo plazo y ante cualquier entorno. Y para ello, señala Savage, la clave reside en reconocer y aprovechar la dispersión en el valor de las acciones: “largos de los ganadores y cortos de los rezagados, es decir, identificar las compañías que lo hagan mejores que otras en un plazo de 12 meses”.

Para ello, Lagrange y Savage dividen la gestión de la cartera entre sus 24 equipos de 35 traders, cada uno de ellos experto en un determinado sector, país, tipo de activo, estrategia, etc. que ponen el énfasis en la selección de valores, tanto para las posiciones largas como para las cortas. Son 24 equipos que gestionan independientemente su cartera y que aportan diferentes filosofías de inversión mediante un proceso de asignación dinámica del presupuesto de riesgo. El resultado es una gestión multidisciplinar capacitada para identificar y beneficiarse de las dispersiones de valor en los diferentes mercados de forma transversal y global.

El segundo objetivo del fondo es proteger el capital mediante una gestión efectiva del riesgo. Savage y Lagrange son quienes determinan el apalancamiento y la exposición al mercado del fondo, garantizando una verdadera neutralidad frente a este. Además de las restricciones de riesgos supervisadas por un equipo de control de riesgos independiente, Savage colabora con los gestores de las carteras subyacentes para asegurar la armonización entre el uso del riesgo y la convicción en las inversiones y los objetivos del mandato. Pero cada uno de los equipos tiene responsabilidad sobre el riesgo total de la cartera. "Para nosotros, la gestión del riesgo empieza desde abajo, en las conversaciones”.

Y como ejemplo el año pasado cuando el fondo tenía una fuerte posición implícita a petróleo: largos de empresas que se beneficiaban de la caída del precio y cortos de otras materias primas y petroleras. “Fue una posición muy rentable pero que llegó a ser grande en la construcción global de la cartera”, señala Savage, quien llegó un momento que dejó de sentirse cómodo con un consenso generalizado de todos los equipos de expertos. Lo mismo sucedió con el fuerte posicionamiento en dólar del fondo desde marzo a través de diferentes estrategias (crédito, bonos, divisas, etc.), y que empezó a deshacer cuando definitivamente “todo el mundo estaba en el mismo lado del barco”.

Ante la pregunta de si Importa la macro para gestionar su fondo de retorno absoluto, Savage responde con un “no pero sí”. “La rentabilidad del fondo descansa en la dispersión de valor, no en la dirección que tome el mercado, pero cualquier movimiento en las primas de riesgo, las divisas y la incertidumbre en los tipos de interés afecta a cada rincón del mercado financiero”, matiza.
Porque una cosa es una elevada volatilidad en el mercado donde se generan oportunidades de inversión al aumentar las dispersiones de valor entre los activos, y otra los elementos extremos, el caos, que ni a un gestor de retorno absoluto gustan ya que “su impacto es desconocido y el mercado puede volverse caótico en todas las direcciones, dejando de funcionar las posiciones que tenemos para proteger la cartera”.

El año 2014 el fondo cerró con una pérdida de rentabilidad significativa derivado de las fuertes caídas experimentadas en marzo y abril. Desde entonces, señala Savage, varias cosas han cambiado: ningún equipo domina en el asset allocation siendo este más equilibrado; y aplicaron cambios en sus sistemas. “El mercado te enseña lecciones, aunque a veces estas son caras”, apunta Savage, quien afirma que se sienten más preparados para afrontar los riesgos.

Empresas

Lo más leído

Próximos eventos