Update del E.I. Sturdza Strategic Europe Value: filosofía, posicionamiento y estrategia actual


El E.I. Sturdza Strategic Europe Value es un fondo de renta variable paneuropea que en los últimos meses ha ido ganando gran popularidad. Este producto ha sido reconocido como mejor fondo de bolsa europea a 3 y 5 años por Morningstar. Está en manos de E.I. Sturdza, firma con más de 9.000 millones de euros de activos bajo gestión que forma parte del banco privado Baring Brothers Sturdza. En España, la gestora está representada por Capital Strategies, quien acaba de organizar un desayuno en Madrid en el que Steven Bowen, cogestor de la estrategia junto con Willem Vinke, ha explicado cuál es la filosofía que siguen en un fondo con 5 estrellas Morningstar, casi 1.000 millones de euros de patrimonio y que, desde su lanzamiento a finales de 2010, ha cosechado una rentabilidad absoluta del 77% (clase institucional en euros), frente al 30% del MSCI Europe Net Total Return. “Nuestra expectativa es batir al índice año tras año, superando al mercado tanto en periodos de subida como registrando un mejor comportamiento durante las correcciones”, explica Bowen.

Esto lo han conseguido ya en el pasado. Desde su creación, la ratio de captura de las subidas ha sido del 107%, mientras que el de absorción de las caídas del 64%. Tanto Vinke como Bowen se concentran exclusivamente en gestionar. La estrategia de E.I. Sturdza pasa por fichar a gestores con talento para que se dediquen a esta labor. Ambos han labrado su dilatada experiencia profesional en grandes firmas internacionales. “Tenemos gran experiencia y nos encanta ser parte de una organización pequeña, lo cual nos permite evitar la burocracia que existe en las grandes entidades, centrarnos en lo que sabemos hacer y pensar en lo realmente importante: en la cartera y en cómo generar rentabilidad a través de una estrategia que sirve para navegar en cualquier entorno. Sólo en un escenario de fuerte subida de las bolsas nuestra estrategia no lograría batir al benchmark”, explica el cogestor. Para ello, en el equipo elaboran sus propios análisis y siguen un proceso basado en dos pilares: calidad y valoración.

“Buscamos esencialmente compañías de calidad, esto es, empresas líderes en su sector, con flujos de caja recurrentes, altos márgenes (EBIT/ROCE), crecimiento estructural, bajo consumo de capital, poder de fijación de precios y que dispongan de producto que demande el consumidor. También prestamos especial atención a la calidad del equipo directivo, ya que esto es algo que genera valor. Algunas de las compañías que cumplen estas características son caras. Por ese motivo, nosotros solo invertimos en aquellas que presenten un descuento con respecto a su valor intrínseco del 40%, según nuestro modelo interno. A lo largo del ciclo, este tipo de compañías tienden a comportarse mejor que le índice. Somos inversores growth. De hecho, Morningstar encasilla nuestro fondo dentro de esta categoría, si bien seguimos una férrea disciplina por valoración. No mantenemos ningún vínculo emocional con las empresas que tenemos en cartera. Si la acción está barata, nos la quedamos. De lo contrario, la vendemos”. El experto pone ejemplos concretos de empresas que sirven para entender cuál es su filosofía.

Casos concretos de valores que les gustan

“British American Tobacco es el clásico ejemplo de compañía líder a nivel mundial, con un negocio muy diversificado regionalmente, con unos márgenes de EBIT del 40% durante los próximos años y que representa un excelente ‘compounder’ a largo plazo”. Bayer es otra de las empresas que reúnen los requisitos que buscan. “El mercado no está poniendo en precio correctamente las acciones de la farmacéutica. La compañía se ha visto penalizada por su exposición a EE.UU. y algunas propuestas que se han escuchado por el bando demócrata. Además, Bayer está en proceso de transición, con un buen número de nuevos productos que empezará a comercializar. Creo que a finales de 2016 o principios de 2017 el mercado comenzará a reconocérselo. El valor tiene un recorrido bajista muy limitado y un potencial alcista muy importante”. Muy en línea de lo que estima va a suceder en bolsa con el gigante alemán es lo que ha sucedido con Wolters Kuwer, otra de sus apuestas, una compañía en proceso de transición, potencial alcista y que el mercado está empezando a poner en precio.

“La primera pregunta que nos hacemos en el proceso es si se trata de un valor que querríamos tener en cartera o no. Por ejemplo, una empresa que cumpla todos nuestros requisitos pero con una exposición de su negocio a Rusia la descartaríamos en el entorno actual. El segundo planteamiento sería cuál debería ser el peso del valor en cartera, lo cual es una decisión que se toma en base a la convicción. Básicamente, queremos compañías que sean dueñas de su destino. En el actual escenario, esto nos hace ser más prudentes en algunos sectores, como el financiero, muy difícil de analizar. También tenemos identificados 4-5 valores en nuestra cartera que podrían verse especialmente afectados en caso de determinados eventos, como por ejemplo el Brexit, lo cual es una preocupación para nosotros. Si algo de esto ocurriese la respuesta la tendríamos de manera inmediata. No es algo que se improvisaría. Ya está pensada”, señala. Consumo básico (40%), sanidad (20%) y consumo cíclico (17%) son los sectores con mayor peso en la cartera. Pero la clave del proceso se basa en la selección de valores.

“Las compañías que buscamos las podemos encontrar en todo el universo, independientemente del sector y del tamaño. Dos tercios de la cartera está invertida en compañías de gran capitalización y un tercio en mid-caps. Somos agnósticos frente al índice y apostamos por una cartera concentrada, del orden de 25 valores”, revela el gestor. Bowen reconoce asimismo que en el equipo recurren a los derivados, si bien no como fuente de rentabilidad. “Durante los últimos años la contribución de los derivados al alfa ha sido prácticamente nula. Generalmente tenemos puts fuera de dinero sobre el índice. Psicológicamente, nos ofrece protección en caso de caída del mercado y te da más confianza para añadir posiciones en valores que estén siendo excesivamente castigados por los inversores y representen una buena oportunidad”. El año pasado han ido reduciendo el nivel de riesgo de la cartera y actualmente se muestran muy satisfechos con respecto al posicionamiento de la cartera. La beta de la cartera hoy es del 0,8.

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos