Una propuesta de Aberdeen para los inversores reticentes a abandonar la renta fija soberana


¿Quedan áreas de la renta fija soberana que todavía ofrezcan rentabilidad? La respuesta de Aberdeen es “sí, pero piense diferente”. En el contexto actual de bajos tipos y ventas, la propuesta de la firma es un fondo de renta fija soberana que toma como referencia un índice en el que las ponderaciones están determinadas por el PIB de los países. 

“Los inversores se sienten frustrados con el entorno de tipos actuales”, explica Jozsef Szabo, responsable de global macro para la firma y gestor al cargo del fondo. “Sin embargo, la renta fija debe ser parte esencial de una cartera equilibrada, porque ayuda a reducir la volatilidad y porque tiene una correlación negativa con la renta variable. El problema con la distribución tradicional es que está dominado por los tres grandes mercados desarrollados (EE.UU., eurozona y Japón) y estos están correlacionados y sus tipos están a la baja”, explica el experto. Éste considera que “la diferenciación entre países desarrollados y emergentes ya está un poco caduca, hay países como Grecia que tienen problemas propios de países emergentes y emergentes como México o Corea del Sur que ya se comportan como mercados tradicionales”.

La propuesta de Aberdeen para los inversores de renta fija reticentes a abandonar esta clase de activo es el Aberdeen Global World Government Bond, un fondo renta fija global que toma como referencia el índice Barclays Global Treasury Universal- GDP Weighted by country, que al estar ponderado por PIB de los países de mayor crecimiento asigna a los emergentes una proporción del 35%, del cual China supone un 13% e India un 3%. “La consecuencia es que presenta menor concentración de deuda de Japón y de la eurozona, EE.UU. tiene un peso parecido y se asigna mayor protagonismo a Asia y los países del centro de Europa”, comenta Szabo. El rating medio de los países del índice se sitúa en AA- y la duración es de 6,5 años; el fondo de Aberdeen presenta una duración inferior, de 5,7 años. El responsable comenta a propósito de la duración que “proporciona propiedades equilibradoras a la renta fija, hemos aprendido con el BCE que el 0 ya no es un límite”. 

Otra de las ventajas de tener una mayor exposición a emergentes es que los bancos centrales de esta clase de naciones tiene más margen para recortar los tipos de interés. “Invertir en índices convencionales supone estar expuesto al mismo riesgo pero con tipos más bajos por el vuelo hacia la calidad; el índice ponderado por PIB ofrece una exposición a mayor crecimiento, con más retornos y menos volatilidad”, comenta el experto. Es necesario indicar que el índice está denominado en divisa local, pero que las emisiones que se compran fuera del índice están en divisa fuerte – entre ellas las de deuda de China, donde sólo compran bonos offshore porque aún no disponen de licencia RQFII para este fondo- para que actúen como un proxy de la deuda estadounidense. “Los bonos emergentes en dólares se comportan mejor en un entorno de subida de tipos porque actúan como un proxy del Treasury, y si los tipos bajan generan carry”, indica el responsable de Aberdeen. 

Riesgos actuales de la renta fija 

Para Szabo, uno de los grandes problemas que se han visto en la renta fija en los últimos meses es que “los emisores están dando una excesiva importancia al componente de rentabilidad. Hay una conclusión obvia de las rentabilidades negativas que no es tan obvia: pueden ser todavía más negativas y eso sí genera rentabilidad, cuando la curva se incline más pueden ser un componente total return”. En cambio, cree que “tener efectivo durante mucho tiempo puede generar rentabilidad, pero también genera costes”. Por ello, su conclusión es que “la deuda soberana es competitiva con el efectivo si los tipos se van al -1%”. 

Otro gran riesgo es el de la subida de los tipos de interés en EE.UU.: “El mercado dice que EE.UU. subirá los tipos una vez a final de año, pero nosotros pensamos que van a ser más agresivos, que efectuarán una subida en septiembre y otra en diciembre. La pregunta es si seguirán con ese ritmo en 2016”. La postura del responsable de global macro es que “el mercado subestima la disposición de la Fed a subir tipos y esto podría producir un shock en la parte corta de la curva. En cambio, si la Fed sube los tipos de forma gradual y cauta, será de apoyo a la parte final de la curva”. Para protegerse, el fondo está plano en duración estadounidense, pero infrapondera la parte de la curva situada entre los 2 y los 5 años y sobrepondera bonos a 30 años. 

Además, se gestionan divisas de forma activa (sobreponderan dólares actualmente) y se seleccionan los bonos con un enfoque a nivel país. De esta forma, se sobrepondera España, Italia e Irlanda frente a Francia, se sobrepondera México frente a Colombia e India tiene más protagonismo que otros países más pequeños de la zona. El experto realiza una aclaración importante sobre algunas de las apuestas: “En algunos casos, la política está generando mucho riesgo que es difícil de cuantificar, pero lo tenemos en consideración para la composición de la cartera. Por ejemplo, estábamos cautos con Italia por el incremento de la inestabilidad, pero interpretamos la llegada de Matteo Renzi como una señal fuerte de que se podrían lograr reformas y ahora sobreponderamos la deuda italiana”. Szabo añade que “hay mercados débiles y fuertes, las elecciones municipales en España justifican una reevaluación del mercado y este es un buen entorno para el valor relativo”. 

 

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos