Tags: Negocio |

Algunas buenas noticias para la industria de gestión de activos


Las turbulencias registradas por los mercados financieros en el primer trimestre del año ha tenido sus efectos sobre la industria europea de fondos. El sector, que en 2015 terminó con un volumen de activos gestionados récord, sufrió ventas netas por 20.000 millones, según datos de Broadridge. Las cifras, que incluyen los volúmenes en ETF y excluyen monetarios y fondos de fondos, muestran que el castigo sufrido por la industria se concentró fundamentalmente en los meses de enero y febrero, donde el sector sufrió salidas por casi 50.000 millones de euros. Sin embargo, en enero la tendencia se dio la vuelta y la industria captó 30.000 millones, gracias fundamentalmente al tirón de los productos de renta fija, sobre todo high yield y deuda emergente (ver gráfico 1: fuente Broadridge). Captura_de_pantalla_2016-05-11_a_la_s__15

El hecho de que la tendencia se haya revertido es una buena noticia para la industria. La otra son las expectativas que manejan desde algunas consultoras, como Mackay Williams, que anticipan que el sector cerrará 2016 con entradas netas por aproximadamente 100.000 millones de euros, principalmente porque "en el actual entorno, el inversor no tiene a dónde ir", afirman (ver gráfico 3). Este dinero nuevo que, de acuerdo con sus estimaciones, entrará este año en la industria se irá fundamentalmente a estrategias de renta fija, una tendencia que la consultora reconoce que se podría ver cortada si la Reserva Federal de Estados Unidos sube los tipos de interés en junio (ver gráfico 2).

Captura_de_pantalla_2016-05-11_a_la_s__15

También existe otro factor que está ayudando a la industria: el mayor grado de madurez de los inversores. Cada vez son más conscientes de que la volatilidad es algo inherente al mercado y aguantan mejor la presión en periodos de fuerte inestabilidad. Esto se está apreciando en España, donde –según Inverco- las ventas netas en el primer trimestre del año en IIC internacionales alcanzaron los 2.000 millones, lo que representa aproximadamente el 2% del volumen de activos gestionado por la industria. Según Sebastián Velasco, director general de Fidelity para Iberia, este cambio de mentalidad de los inversores en su actitud frente al riesgo es el fenómeno más importante que ha vivido la industria en los últimos años. “Durante los episodios de volatilidad del pasado agosto y principios de año, mi expectativa era que los reembolsos tanto para Fidelity como para el resto del sector hubiesen sido mucho mayores de lo que fueron. Y, si bien es cierto que han sido meses con resultados netos negativos, esos volúmenes han estado muy lejos de lo que habríamos visto hace cinco años en condiciones de mercado similares”.

En su opinión, esto se debe a que el inversor entiende mucho mejor ahora que la volatilidad forma parte del mercado, pero sobre todo a la labor que han hecho los asesores, agentes y gestores comerciales con sus clientes informándoles sobre el contexto en el cual se producían las caídas y la conveniencia de no reducir su exposición de forma brusca. “Nosotros hemos insistido en esta idea, pero el verdadero valor está en que sean ellos los que se lo transmitan a sus clientes porque en España hay un nivel de confianza en el asesor muy grande. Su papel es fundamental”, afirma Velasco en una entrevista con Funds People. Otra de las cosas que están aprendiendo los inversores es a moverse por los mercados. Lo evidencia el hecho de que, ante las turbulencias del mercado, cada vez sean más los que están dirigiendo la mirada hacia las estrategias alternativas para diversificar sus carteras. En el primer trimestre del año, los flujos hacia este tipo de productos alcanzó los 10.700 millones de euros, convirtiéndose en la categoría que acumuló mayores entradas.

En este sentido, los fondos long/short y de retorno absoluto están centrando la demanda. Tres de las diez subcategorías de Lipper que más flujos netos recibieron entre enero y marzo se encuadran dentro de este tipo de estrategias: Absolute Return Euro Medium (3.880 millones de entradas), Absolute Return Other (3.490 millones) y Absolute Return Euro High (3.220 millones). Según Sasha Evers, esto se debe a la alta correlación que actualmente existe entre los activos de riesgo. “Históricamente, los inversores utilizaban la deuda pública de alta calidad para cubrir sus carteras. Hoy existe un riesgo asimétrico en esos activos y los inversores prefieren diversifican sus carteras a través de las estrategias de retorno absoluto, cuya correlación con los activos tradicionales es más baja”, explica el director general de BNY Mellon IM para Iberia. También son significativos los flujos netos positivos que han recibido en el primer trimestre del año otro tipo de productos alternativos, como los fondos de real estate (2.260 millones) o los de materias primas (1.000 millones).

Empresas

Lo más leído

Próximos eventos