Un repaso por el mundo y los distintos activos de la mano de tres grandes casas


Es el momento de la renta variable. Este es el mensaje en el que coinciden tres grandes gestoras que recientemente han participado en un evento organizado por Citigold, el segmento de banca personal de Citi, en Madrid. De la mano de Luis Martín, de BlackRock, Domingo Barroso, de Fidelity, y Juan Martín, de MFS, los asistentes recorrieron en una hora las principales economías mundiales y los tipos de activo que recomienda Citi tener en las carteras para diversificar de forma eficiente. En general, el mensaje fue unánime: hay que ser selectivo y con inversión a largo plazo, pero es el momento de la renta variable. Y, puestos a concretar: mejor la europea que la de EEUU.

Citigold es el segmento de banca personal de Citi, en el que los gestores tienen la titulación EFA y una experiencia previa media de nueve años. Desde el año 2000 trabajan bajo un modelo de arquitectura abierta, de manera que distribuyen fondos de 16 casas, con un total de 500 productos.

Comenzando por la parte macroeconómica y, en concreto, en Estados Unidos, desde MFS consideran positivo el acuerdo alcanzado respecto al techo de deuda. Mantienen sus expectativas de crecimiento para el país en el 2% y creen que habrá una subida paulatina de tipos. Por sectores, apuestan por el inmobiliario pues creen que volverá el dinamismo, lo que beneficiará al sector y a la economía en general.

Respecto a Europa, Luis Martín recuerda cómo el panorama ha cambiado radicalmente en el último año “tras las palabras mágicas de Draghi que cambiaron el mundo”. “No hizo falta que comprara bonos españoles, pero se vieron los efectos de sus declaraciones en la bolsa, la prima de riesgo, el bono... Pero esto no quiere decir que el mundo se haya solucionado”, asegura el responsable de ventas de Retail e Institucional para Iberia de BlackRock. Destaca tres puntos claves en Europa: En primer lugar, la escasez de crédito y el temor que hubo respecto a una posible ruptura del euro, aunque son aspectos que ya prácticamente han dejado de ser una preocupación para los inversores. También la falta de competitividad sobre todo en la periferia, que ha requerido poner en marcha un paquete de reformas estructurales, incluyendo recortes en diferentes ámbitos. “Las cosas han mejorado bastante pero esperamos que el próximo año mejoren más aún”, señala Martín

El tercer gran bloque macroeconómico lo componen los países emergentes que, si bien están siendo la gran decepción de este año, desde Fidelity consideran que siguen siendo una buena opción a futuro. “Este año no están generando rentabilidades en las carteras pero son países sólidos y con posiciones privilegiadas de crecimiento”, asegura Domingo Barroso. “De manera gradual y muy selectiva, los emergentes vuelven a ser una opción de compra por valoración”. Destaca la gran dispersión que hay actualmente entre los distintos países y la necesidad de hacer una buena selección. Respecto a China, desde Fidelity consideran que el país no volverá a crecer a los ritmos que lo ha hecho en los años anteriores, pero destacan que el crecimiento actual es de mayor calidad y más sostenible.

Renta fija, renta variable…

Por activos, las tres gestoras consideran que es el momento de la renta variable. Desde Fidelity, Barroso recomienda entrar en este activo de manera gradual, MFS apunta a entrar en sectores más cíclicos con una cuidada selección de valores y Martín, de BlackRock, recuerda que es clave entrar en este activo con un horizonte de inversión de largo plazo.

Coinciden las tres casas además en que la renta variable europea es la más atractiva para la recta final de año. Martín asegura que está “razonablemente barata, aunque no tremendamente barata como estaba hace unos meses”. Les gusta compañías con barreras de entrada, con flujos estables de caja, que sean pro-accionista, que tengan crecimiento global y con alta rentabilidad por dividendo, y que éste sea sostenible. Advierte el director de ventas de BlackRock que el que invierte en renta variable lo tiene que hacer a largo plazo, con paciencia y capacidad para soportar la volatilidad, que la habrá, dice.

En MFS también prefieren actualmente la bolsa europea pero, por diversificación, creen que también es bueno mantener algo de renta variable estadounidense en cartera. No ven más recorrido en las pequeñas y medianas compañías, “que han corrido mucho”, señala Martín, pero sí creen que pueden tener más recorrido las grandes empresas del Nasdaq. “En general, preferimos los sectores cíclicos ahora, pues los defensivos son los que más se han revalorizado”, asegura.

En cuanto a la renta fija, desde MFS esperan normalización de tipos en sentido ascendente en los próximos dos-tres años y, dentro de la deuda pública, se decantan por la de los países periféricos. Luis Martín advierte que la rentabilidad ofrecida por los bonos corporativos el año pasado no se va a repetir en algún tiempo y, por tanto, en la gestora están más positivos en renta fija de gobiernos con duraciones cortas y, especialmente, en high yield, teniendo en cuenta que la tasa de impagos está baja en estos momentos.

Dentro de los emergentes, en Fidelity vuelven a señalar la importancia de ser selectivos al entrar en deuda: hay que buscar países con buenos fundamentales y, en general, ellos prefieren el crédito frente a la deuda pública.

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos