Tres razones macro para contar con estrategias de generación de rentas periódicas


Los inversores se preguntan qué hacer para proteger su patrimonio y, si es posible, revalorizarlo de forma atractiva en un entorno de mercado como el actual, donde los tipos de interés en el mundo desarrollado están en mínimos históricos y las tasas de inflación se alejan por lo bajo de los objetivos marcados por los bancos centrales. Caja Ingenieros Gestión tiene una solución para este dilema: la generación de rentas periódicas.

El envejecimiento poblacional, la reducción continua de endeudamiento y el bajo crecimiento económico o los propios tipos de interés en mínimos son tres realidades macroeconómicas que justifican las estrategias de rentas en los fondos de inversión.

El “fenómeno global” del envejecimiento poblacional, como lo califica la gestora española, viene propiciado por el incremento de las expectativas de vida gracias a los avances farmacéuticos y el mayor gasto sanitario. Al mismo tiempo pero en sentido opuesto, el Estado del bienestar se estrecha cada vez más, al haber una baja natalidad y, por tanto, una mayor dependencia de colectivos no trabajadores sobre la población en edad de trabajar. Por eso, “las rentas periódicas sostenibles deben ser más longevas en la medida que la población vive durante más tiempo”. Además, “se hace imprescindible el fomento del ahorro privado durante la etapa laboral, con lo que se prevé que el ahorro privado gane terreno a las prestaciones sociales en los ingresos de los mayores en el futuro”, explica Caja Ingenieros Gestión.

Por otro lado, el FMI alertaba en un estudio que el necesario desapalancamiento de las economías desarrolladas iniciado tras el estallido de la crisis está teniendo y tendrá consecuencias para el crecimiento económico. Y, con un crecimiento bajo, la inflación no debería ser un problema.

Los bancos centrales también influyen en este panorama con sus políticas monetarias laxas, dado que “los tipos de interés de prácticamente la mayoría de activos ofrecen exiguos rendimientos”, recuerda la firma, que, según su visión del asset allocation, “la diversificación entre diferentes activos se plantea como una solución óptima, ya que la apuesta por un solo activo como generación de renta conlleva un mayor riesgo de retornos bajos o negativos y de elevada volatilidad”.

Este tipo de asset allocation lo implementan los gestores de Caja Ingenieros Gestión en su fondo CI Renta, mediante renta variable de alto dividendo (en torno a un 50% de la cartera), renta fija privada (un 30%) y REIT (un 20%). El foco de la renta variable y de la renta fija está puesto en las compañías. La firma busca empresas con una rentabilidad por dividendo de entre el 0%-5% y también compañías con un nivel de endeudamiento bajo y ratings estables y de calidad.

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos