Tres propuestas de UBS Global AM de gestión activa y cartera concentrada para invertir en renta variable asiática


¿En qué temas macro debe fijarse el inversor que quiera ganar exposición a mercados emergentes? “Hay mucho ruido en torno a los emergentes: los problemas de China, el riesgo político, la evolución del petróleo, la inestabilidad en el Oriente Medio… Si miramos hacia atrás, lo cierto es que las economías emergentes experimentaron un largo boom a partir de 2003 y llegaron a su punto óptimo entre los años 2010-2013. Estos mercados han corregido en los últimos años. Durante el boom se cometieron algunos excesos. Se ha producido una pérdida gradual de la competitividad por el aumento de los sueldos y por el tipo de cambio; además, se ha incrementado el apalancamiento", resume Projit Chatterjee, especialista de producto de renta variable asiática y de economías emergentes de UBS Global AM.

La visión de la firma es que el crecimiento de este grupo de países, que en términos generales está dando muestras de ralentizarse, hará suelo para, finalmente recuperarse. “India ya hizo suelo, va por delante en la curva”, puntualiza Chatterjee. También señala como excepción a Filipinas, que aún no ha entrado en la fase de decrecimiento. Como consecuencia de esta disminución del crecimiento, el experto indica que el inversor también ha de tener en cuenta que se ha reducido la rentabilidad de las empresas asiáticas, aunque piensa que las valoraciones aún no están caras, pero tampoco baratas. 

A pesar de estos inconvenientes, el especialista defiende que “los drivers estructurales de crecimiento todavía son válidos para el mundo emergente, especialmente para Asia”. Se refiere a cuatro en particular: un perfil demográfico favorable, baja penetración de los productos de consumo, un crecimiento resistente de los ingresos y un incremento del proceso de urbanización.

¿Cómo poder beneficiarse de estas tendencias y esquivar al mismo tiempo los problemas? “Dentro de los emergentes, mostramos preferencia por Asia porque se beneficia de la caída del precio de las materias primas y de estos drivers estructurales”, indica el especialista. A esto añade que la visión de la gestora es que la subida de tipos de interés en EE.UU. actúe como un impulso para esta parte del mundo: “El anuncio de las subidas en este ciclo ha estado muy bien señalizado. La señal de la Reserva Federal en mayo de 2013, ha permitido que los países asiáticos ganen un mejor posicionamiento en los últimos dos años. Pensamos que en el momento en que la Fed suba los tipos, habrá algo de impacto en estas economías, pero que éste no será muy negativo o duradero”. 

Tres estrategias con las que ganar exposición

Para poder aprovechar las oportunidades de retorno, el experto recomienda tres productos de la gama asiática de UBS Global AM con los que poder beneficiarse de los drivers ya expuestos. El primero de ellos es el UBS Global Emerging Markets (GEM) Opportunity Fund . Es un producto cuya cartera está concentrada en las 20 a 40 mejores ideas seleccionadas a partir de un proceso bottom up, generadas por un equipo compuesto por 25 expertos repartidos entre Singapur, Hong Kong y Zurich. “Cada analista debe proporcionar dos o tres ideas de inversión al equipo”, puntualiza Chatterjee. Los valores suelen ponderar una media de entre el 2% y el 6%.

El producto puede invertir sin limitaciones en todos los países emergentes del universo, pero Asia concentra el peso de la cartera. Presenta una gestión muy activa, con un tracking error en torno al 5-8%, y un bajo porcentaje de rotación de activos (generalmente entre el 20% y el 40%). Actualmente sobrepondera valores de India y Tailandia e infrapondera Corea del Sur y Taiwán. Por sectores, predominan el de materiales industriales (6,2%), el financiero (2,3%) y el de tecnología (“%). El producto, lanzado en septiembre de 2008, ha sido capaz de generar un retorno anualizado un 4,7% superior al del MSCI Emerging Markets.

La segunda opción que propone el especialista es el UBS Equity China Opportunity Fund. Al igual que el anterior producto, destaca por su gestión activa, long only, con pocas restricciones, con un estilo bottom up enfocado en el largo plazo. El equipo gestor, esta compuesto por cinco profesionales en Hong Kong, a los cuales el equipo de renta variable asiática da soporte. El equipo parte de la base de que “los sectores evolucionan, y los que serán buenos en el futuro no serán los mismos que hace diez años por los ajustes en los modelos macroeconómicos”, explica el especialista. Por ello, se fijan en los sectores que creen que van a componer la nueva China: servicios, compañías privadas, comercio electrónico, salud, brokerage, consumo… “Buscan compañías con ventajas competitivas que puedan ser líderes de su sector, es un acercamiento fundamental basado en el análisis”, añade Chatterjee. Además, se trata de sectores que aún no están adecuadamente representados en China, y que se verán favorecidos por las reformas estructurales impulsadas por su Gobierno. 

El otro rasgo que se repite en este fondo es el de la concentración de la cartera – en torno a 60 valores-, con un porcentaje de rotación de activos entre el 20% y el 40%. El fondo fue lanzado en 2010 y ha generado un rendimiento del 4,6% anualizado superior al de su índice de referencia, el MSCI China. Además, ha triplicado su patrimonio en el último año, hasta alcanzar los 1.500 millones de dólares. 

La última propuesta de UBS Global AM se centra igualmente en China, pero presta atención a las compañías de pequeño a mediano tamaño. Se trata del UBS Asian Smaller Companies Strategy, un fondo que acaba de recibir la calificación de cinco estrellas Morningstar. A partir de un universo compuesto por 3.000 compañías, el equipo se centra en aquellas que presentan el mejor perfil de crecimiento, un negocio de calidad y capacidad para añadir alfa a partir de la explotación de las ineficiencias de este universo de compañías. Al igual que los otros dos fondos comentados, este producto ha sido capaz de batir de forma consistente a su índice de referencia desde su lanzamiento (un 9.5% anualizado). Al preguntarle por el perfil de riesgo y la liquidez de esta clase de compañías, el especialista se muestra tajante: “Mi opinión es que invertir en compañías asiáticas pequeñas, puede, potencialmente, producir fuertes retornos ajustados al riesgo si lo gestiona un equipo con experiencia"

Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos