Tres lecciones aprendidas del “taper tantrum” para aplicar en el momento de la primera subida de tipos de la Fed


Todo lo que ha dicho Janet Yellen desde que asumió el cargo de presidenta de la Reserva Federal de EE.UU. ha sido observado con lupa, aunque los distintos grados de claridad de su discurso no siempre han sido igual de acogidos por el mercado. Por ejemplo, en la última reunión del Comité de Mercado Abierto de la Fed (FOMC por sus siglas en inglés), indicó que el proceso de normalización de los tipos de interés se anunciaría en una de las cuatro reuniones programadas para el resto del año, aunque insinuó que podrían anunciarse ruedas de prensa adicionales si fuera necesario… lo que provocó que el mercado de futuros de los fondos federales adelantasen la primera subida desde febrero de 2016 a diciembre de 2015, y que la posibilidad de otra modificación de tipos en septiembre sea algo posible pero no seguro.

“Aunque la Fed ha dicho que la trayectoria de los futuros aumentos de tipos de interés es más importante que el momento de la subida inicial de tipos, nosotros seguimos creyendo que habrá un repunte temporal en la volatilidad del mercado antes de que la Fed empiece a subir los tipos de interés” comenta Thomas D. Higgins, director de Economía de Standish, parte de BNY Mellon IM. “Debido a la dependencia de datos de la Fed, es más posible que esta volatilidad resulte de los datos económicos entrantes que de la subida de tipos”, añade. 

Higgins indica que el banco central también puede tener en cuenta la evolución de eventos internacionales que puedan suponer un riesgo para las perspectivas del país, aunque la prioridad sigue siendo la situación nacional y en este contexto en las próximas semanas van a seguir publicándose datos macro clave como las expectativas sobre la inflación, las presiones salariales y el crecimiento económico general. Todos estos datos llegarán en un momento en que las medidas de volatilidad MOVE y S&P VIX han abandonado los altos niveles de principios de julio provocados por la situación en Grecia. “Esto crea el marco idóneo para un potencial aumento en la volatilidad, sobre todo si los datos sorprenden al alza”, indica el experto de Standish.

Higgins ha considerado interesante tomar la referencia más reciente en el tiempo sobre un entorno de antesala a un anuncio de tipos – el simulacro del taper tantrum protagonizado por la Fed en 2013- para analizar qué ocurrió con la volatilidad, los rendimientos de los bonos del Tesoro de EE.UU. y la rentabilidad de los sectores clave de renta fija para poder extrapolar lecciones a tener en cuenta en la situación actual. “Sin embargo, es importante advertir que las fluctuaciones del mercado que esperamos ver en la primera subida de tipos probablemente sea menos violenta que durante el primer taper tantrum, ya que los bonos del Tesoro están más cerca del valor razonable y la Fed espera aumentar los tipos de forma gradual”,  sentencia el experto.

Las tres lecciones, que ilustra a continuación con sendos gráficos, han sido resumidas por Higgins en tres sencillas máximas: "Compre volatilidad antes de la subida de tipos, pero véndala después de que suceda"; "Infrapondere duración en la antesala de una subida, pero mantenga una posición neutral o sobreponderada después de que se ejecute"; y, finalmente, "los sectores con mayor beta, que experimentaron los mayores flujos de entrada, fueron los que peor se comportaron"

Empresas

Otras noticias relacionadas


Anterior 1
Anterior 1

Lo más leído

Próximos eventos