Tags: Latam |

“Todo indica que 2014 será un año sólido para los inversores en los mercados financieros internacionales”


“Todo indica que 2014 será un año sólido para los inversores en los mercados financieros internacionales”. Es una de las conclusiones expresadas por Deutsche Asset and Wealth Management (DeAWM) en su informe sobre perspectivas de mercado de cara a 2014, documento en el que la gestora se suma al optimismo generalizado que se desató a finales de este verano, y que prevén que continúe a lo largo del próximo ejercicio a medida que avanza la recuperación. Asoka Wöhrmann, corresponsable de Inversiones y miembro del consejo de DeAWM, utiliza una metáfora para reflejar la visión de la compañía: “Los árboles están creciendo, pero aún no florecen”. El pronóstico del experto es de que el PIB de la eurozona crezca un 0,7% en 2014 gracias a la recuperación de la periferia europea.

Wöhrmann refleja una visión integradora, pues se fija más en el todo que en las partes al afirmar que el crecimiento de la economía mundial el año que viene será propiciado por las economías desarrolladas, no sólo por Estados Unidos. “En la medida en que EE. UU. no se complique con otra paralización del gobierno, debería ser posible mantener un crecimiento moderado”, apostilla.

También mantiene una favorable visión sobre las economías asiáticas: con un crecimiento estimado del 7,5%, China va a seguir siendo un catalizador del crecimiento; por otra parte, Japón tendrá más peso que en años anteriores gracias a las Abenomics, aunque queda por ver de qué manera se implementará la tercera flecha del programa, las reformas estructurales (siendo la subida del IVA la más importante a corto plazo).

Pero el próximo año no todo va a ser de color de rosa. El corresponsable de inversiones advierte desde ya de que no se va a repetir el rally de este año: “Prevemos subidas moderadas de los mercados de capitales, aunque no tan significativas como en 2013. Sin embargo, la volatilidad debería ser más elevada”. Asoka Wöhrmann recuerda también que “seguimos presos de una trampa de rentabilidad. En estas épocas de bajos tipos de interés y de represión financiera, un inversor debe recordar lo siguiente: es preciso asumir ciertos riesgos adicionales”. Pese a este mensaje de advertencia, el experto ha descartado la presencia de burbujas “ni de las acciones alemanas ni del mercado inmobiliario" y ha recomendado a los inversores que se fijen más en la renta variable para 2014. 

Renta variable europea sí o sí

Esta visión optimista la confirma Henning Gebhardt, director de renta variable para EMEA, quien confía en que por fin se disuelvan las dinámicas de aversión al riesgo y normalización para dejar paso a los beneficios corporativos como motor de las bolsas. “Esto inyectará un impulso adicional para los mercados accionarios en los próximos doce meses", subraya, llegando a estimar que la mayoría de mercados de renta variable podrían subir hasta un 15%. Otras razones que apuntalan esta previsión es que todavía muchos inversores siguen infraponderados en esta clase de activo, y que las acciones siguen atractivas al compararlas con la media histórica. Todo ello lleva a Gebhardt a afirmar que "no hay forma de evitar las acciones europeas en 2014".

Ya en el terreno de las recomendaciones sectoriales, el director de renta variable aconseja a los inversores que evalúen la conveniencia de invertir a sectores más sensibles al ciclo, sobreponderando los títulos de los sectores industrial, de servicios financieros y de consumo cíclico. También cree que se pueden beneficiar de la recuperación las pequeñas capitalizadas, que podrían batir en rentabilidad a las blue chips. Finalmente, Gebhardt insta a los inversores a infraponderar en cartera a sectores como servicios públicos y consumo básico, por su mayor sensibilidad a la variación de los tipos de interés.

La jugada clave del BCE

Los expertos de DeAWM dedican unas líneas de sus pronósticos para 2014 en analizar qué posibles movimientos puede realizar la autoridad monetaria europea. "El BCE tendrá una función crucial el próximo año. En 2014 no veremos una política monetaria restrictiva sino una consolidación del sector bancario (…). El término ‘unión bancaria’ bien podría ser uno de los temas que pueda llegar a generar volatilidad en Europa”, resumen. En añadidura, sus previsiones son de que la inflación persista en niveles bajos, aunque sin riesgo de deflación.

En lo que se refiere a la Reserva Federal de Estados Unidos, DeAWM se une al grupo de gestoras que están intentando poner fecha a la retirada de estímulos: ellos creen que esto ocurrirá durante el primer trimestre de 2014, desatando un periodo de volatilidad en la renta fija que –siempre según sus cálculos- bien podría durar el primer semestre del año, para después relajarse durante la segunda parte del año, beneficiando a los mercados emergentes. Eso sí, una vez realizada la primera subida de tipos, no creen que vuelva a registrarse otro movimiento al alza hasta 2015.

La renta fija, cada vez más difícil

Después de la década dorada vivida en renta fija, ahora el panorama es mucho más complejo. Por un lado, desde la firma alemana observan que la deuda de Alemania, Estados Unidos, Reino Unido y Japón seguirá ofreciendo bajos rendimientos, produciéndose en algunos casos la situación de que la rentabilidad nominal sea positiva, pero la real sea negativa. Además, esperan que los tipos de interés cero prevalezcan en los mercados monetarios otros dos años.

"El próximo año habrá cuatro puntos decisivos para garantizar una inversión exitosa en el mercado de renta fija: rotación de las clases de activos, una selección acertada de bonos, oportunismo y vigilancia de la liquidez. O dicho de otro modo: una gestión activa de los bonos", ha afirmado al respecto Stefan Kreuzkamp, codirector de renta fija para EMEA de la gestora.

Kreuzkamp cree que el año que viene “las inversiones diferenciadas tendrán importancia fundamental para todas las clases de activos”. Observa primas atractivas en los bonos corporativos en general y en los de países periféricos en particular; también en la deuda soberana periférica, comparada con la emitida por los países del centro de Europa. Desde DeAWM consideran que el carry y la contracción de diferenciales  sigue siendo una estrategia atractiva en la zona euro.

Lo más leído

Próximos eventos