Siete ratios para saber si la Bolsa de EE.UU. está cara o barata


La renta variable americana es, según datos de Lipper, una clase de activo que este año está perdiendo el interés de los inversores. Pierde tracción ante la creencia por parte de los inversores de que la bolsa de Estados Unidos cotiza cara, tanto en términos históricos como frente a otros mercados de renta variable. Los máximos alcanzados por el S&P 500 y los seis años consecutivos de subidas ininterrumpidas son factores que han contribuido a retraer la inversión. Pero… ¿cómo de cara o de barata cotiza en realidad la renta variable americana? Para responder a esta pregunta, el equipo de analistas de J.P.Morgan Asset Management ha analizado este mercado tomando como referencia siete ratios, múltiplos que permiten al inversor estimar desde la objetividad que dictan los números en qué niveles se encuentra actualmente la mayor bolsa de valores del mundo frente a su historia.

La ratio más más conocida por los inversores es el PER. Esta muestra que el S&P 500 cotiza actualmente a 16,8 veces. La media de los últimos diez años es de 13,8 veces y la de los últimos 25 años de 15,7 veces. Teniendo en cuenta este único múltiplo, no habría ninguna duda de que Estados Unidos estaría cotizando por encima de su media histórica. Lo mismo ocurre si se analiza el CAPE o PER de Shiller, ratio que mide la relación entre el precio actual del índice y el beneficio neto real medio de las empresas que lo integran durante los últimos 10 años, se observa que este cotiza actualmente a 27,1 veces, muy por encima de las 22,9 veces de la media de los últimos diez años y también por encima de la media de los últimos 25 años (25,4 veces). Por lo tanto, desde un punto de vista de análisis de ambos múltiplos, no cabe ninguna duda de que la bolsa estadounidense estaría cotizando cara frente a su media histórica.

Sin embargo, existen otra serie de ratios que conviene tener en cuenta para hacer un análisis más profundo. Los más conocidos son el Price to book y Price to cash flow. El primero mide el precio al que cotiza la compañía frente a su valor en libros y, aplicado al S&P 500, muestra que actualmente cotiza a 2,8 veces. En este caso, si se comparase con su media a diez años, la Bolsa estadounidense estaría cotizando por encima (2,4 veces), pero ligeramente por debajo si se tomase como referencia la media a diez años (2,9 veces). En lo que respecta al Price to cash flow, que mide el precio al que cotiza el mercado frente a los flujos de caja generados por las compañías que integran el índice, volvería a mostrar una sobrevaloración del mercado americano (actualmente cotiza a 11,9 veces frente a las 9,7 veces que refleja la media a diez años y las 11,3 la media a 25 años).

Analizando la rentabilidad por dividendo del S&P 500, actualmente esta es del 1,9%, muy en línea con su media histórica a diez años (2%) y a 25 años (2,1%). El Real Earnings Yield del S&P 500, que mide el beneficio por acción de los últimos 12 meses frente al precio al que cotiza la acción de la compañía en bolsa, está en estos momentos en el 4%. Frente a su media histórica a diez años está bajo (4,5%), aunque con respecto a su media de los últimos 25 años alto (3%). El séptimo y último múltiplo analizado por J.P.Morgan AM es el EY Spread, esto es, la diferencia entre la tir de la renta variable y la renta fija (se calcula con la yield de los beneficios de las estimaciones del consenso de analistas del beneficio por acción a 12 meses restando la rentabilidad del bono corporativo, en este caso, la tir del índice de Moody’s Baa. Durante los últimos 25 años el bono te ha pagado una tir mayor que la renta variable. Hoy esta es del 1,4%.

 

 

 

 

 

 

Fuente: Standard & Poor's, FactSet, Robert Shiller, FRB, J.P.Morgan AM.

Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos