“Si usted tiene claro hacia dónde se moverá el mercado, no invierta en convertibles”


Alain Eckmann tiene una visión muy clara sobre la función de los bonos convertibles en una cartera: “Si usted tiene claro hacia dónde se moverá el mercado, compre bonos o acciones, no invierta en convertibles. Pero si, por el contrario, cree que 2015 será un año volátil, entonces tiene sentido estar invertido en una clase de activo que ofrece un perfil de riesgo asimétrico”. El responsable global de bonos convertibles en UBS Global Asset Management se declara un firme defensor de la clase de activo, “pero hay que saber cómo usarla”, puntualiza.

Máster en Matemáticas y CFA, Eckmann se incorporó a la casa suiza en 1997 y lleva a cargo de las capacidades globales en convertibles desde 2000, un puesto nada desdeñable teniendo en cuenta que UBS Global AM es una de las principales gestoras de convertibles en Europa: gestiona unos 4.600 millones de euros o el 1% de todos los convertibles a nivel mundial.

El año pasado resultó especialmente bueno para la estrategia, un trabajo que se ha visto reconocido por el premio al mejor gestor del año concedido por la publicación Investment Europe. Sin embargo, el experto reconoce que las cosas no siempre salen como uno quiere: en los dos últimos meses varias posiciones no se han comportado como esperaban. Por eso, Eckmann afirma que “uno nunca puede estar completamente satisfecho”, un mantra que le empuja a seguir buscando siempre los mejores bonos.

Eckmann dirige un equipo de cinco personas dedicadas exclusivamente a la gestión de convertibles y es, junto con Ulrich Sperl, gestor sénior del UBS (Lux) Bond Sicav – Convert Global (EUR) –fondo distinguido con cuatro estrellas por Morningstar que repitió en 2014 como el producto más vendido en España por la gestora suiza– y el UBS (Lux) Bond Fund – Convert Europe (EUR). El equipo sigue una estrategia de inversión de estilo value “estrictamente bottom-up” y se apoya en la vasta red mundial de analistas de renta variable, crédito, derivados y asset allocation de UBS Global AM.

Como explica el experto, el equipo no sigue ningún índice, sino que invierte en las mejores oportunidades que va encontrando, sin sesgos sectoriales o regionales. “Por ejemplo, ahora mismo los títulos de ‘blue chips’ o los bonos con grado de inversión más líquidos están caros por la elevada demanda, así que buscamos oportunidades en otros sectores. Normalmente es más fácil encontrar buenas oportunidades donde la gente no se siente cómoda”, continúa. “Hace unos años fue el sector inmobiliario, luego España y Portugal durante la crisis de deuda soberana y ahora es Rusia y el sector energético, o Grecia, donde contamos con una posición estupenda. Aunque el entorno sea negativo, siempre hay empresas que lo están haciendo bien y que ofrecen excelentes oportunidades”.

Aún así, Eckmann destaca que, en 2014, las valoraciones del mercado de bonos convertibles se mantuvieron relativamente caras en general, lo que obviamente influyó en el precio de las nuevas emisiones: “Si normalmente una de cada tres nuevas emisiones resulta atractiva, en 2014 la relación fue más bien de una de cada siete”.

En opinión del experto, los convertibles resultan especialmente indicados para los inversores conservadores porque les ofrece una exposición defensiva a renta variable en un entorno que se presenta complicado para la renta fija. Eso sí, “si usted no es capaz de tolerar cierto nivel de riesgo, no invierta en convertibles”, concluye.

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos