Tags: Latam |

Segunda oportunidad


Oportunidades

Y es que según Hasenstab, la volatilidad de los mercados de las últimas semanas está proporcionando excelentes oportunidades para comprar los activos que en su opinión liderarán las rentabilidades en los próximos años. “Las divisas asiáticas han sido vapuleadas a pesar de que los fundamentales de sus países son mucho más fuertes que los del dólar, el yen o el euro. Tienen reservas, no hay crisis en sus sistemas bancarios y adicionalmente, la próxima internacionalización que prevemos en el yuan supondrá una apertura de la divisa china a los mercados de capitales que apreciará la divisa y tirará en consecuencia de las restantes divisas asiáticas al alza”. Para el gurú de renta fija de Franklin Templeton esta sería la tendencia estelar en los mercados de renta fija y divisas para los próximos tres años, a lo que añade que no parece mal momento para entrar en acciones aunque según sus propias palabras “esta no es mi especialidad”.

En resumidas cuentas ¿Qué está comprando el gurú de la renta fija de Franklin Templeton como hedge al entorno inflacionista que nos espera?:

1)Bonos con vencimientos cortos (duración media inferior a dos años) en divisas de países que vayan a comportarse mejor que el dólar o el euro –asiáticos en su mayoría-.

2)Divisas con exposición a materias primas.

3)Divisas de países nórdicos, mucho mejor posicionados que el resto de Europa.

¿Y qué esta vendiendo? Bonos del Tesoro. “No creo en una japonización de la economía de Estados Unidos por lo que los Treasuries son en este momento una de las peores inversiones sobre la mesa. No sirven de refugio y el diez años rinde menos del 2%. Este convencimiento ha penalizado al fondo en los últimos meses pero sigo fiel a esta idea”, comenta Michael Hasenstab.

Tres focos de riesgo

Michael Hasenstab explica cuáles son los tres focos que deben ocupar la atención de los inversores:

1)Actividad económica: ¿estamos al final de un ciclo, o más bien en un periodo de crecimiento débil? Hasenstab apuesta por lo segundo, aunque podamos asistir incluso a algún trimestre aislado de crecimiento negativo. “Es muy difícil que entremos en otra recesión en los mercados desarrollados porque no ha dado tiempo a generar bolsas de sobrecapacidad ni el plano laboral, ni en la inversión, ni en el mercado inmobiliario, que son los tres precursores de toda recesión”, comenta el experto. “En los mercados emergentes es otra historia. El riesgo de desinfle económico en algunos países latinoamericanos como Brasil o Argentina es más real, puesto que sí que se ha dado cierto recalentamiento en algunos sectores.” A pesar de esta opinión Hasenstab, que acaba de regresar de un viaje por Latinoamérica, dice no entender muy bien la decisión del Banco Central de Brasil de bajar tipos, al tiempo que opina que el castigo al real en las últimas sesiones ha sido a todas luces excesivo. “Asia sin embargo presenta fundamentales más sosegados y debería aguantar mucho mejor siempre que el sector financiero europeo se sostenga”.

2)Crisis europea: es el asunto más peligroso en estos momentos para Hasenstab. “Si el mercado puede echarse sobre los hombros la quiebra griega, cuanto antes mejor”, explica Hasenstab. “Creo que el mercado lo aplaudiría, si pudiera considerarse como un hecho aislado. El problema está en el miedo al contagio a otros países europeos”. Para Hasenstab, Portugal tiene muy complicada la situación, y difícilmente escapará a un destino similar al griego, sin embargo puntualiza que la situación de España e Italia es muy diferente. “España entró en esta crisis con un nivel de deuda sobre el PIB muy razonable, en el entorno del 40%, y podría llegar al 80% o al 90% tras la crisis, que es un nivel alto pero sostenible, considerando que se están tomando medidas de contención del gasto. Las cajas de ahorros han tenido muchos problemas pero el estado no está quebrado y España puede salir de la crisis”, puntualiza Hasenstab sobre el mercado español. “En cuanto a Italia, su situación también es sostenible. Tienen una deuda sobre el PIB mucho más elevada pero han llevado a cabo reformas fiscales importantes que les han permitido estabilizarse en esos niveles de deuda. Una reforma laboral ayudaría mucho a mejorar su crecimiento económico, puesto que el mercado de trabajo actual es muy ineficiente, pero mientras gocen de un entorno de tasas de interés bajo, el país no tiene riesgo de quiebra. El problema sería un incremento prolongado de los tipos de interés que elevaría mucho el servicio de la deuda, aumentando el endeudamiento global de la nación”, concluye. El papel del Banco Central Europeo (BCE) es clave en estos momentos. “El BCE, al igual que la FED, ha expandido de forma sustancial su balance, pero puede seguir haciéndolo para inyectar liquidez al sistema y evitar otra quiebra del sistema financiero europeo como la del 2008”, explica Hasenstab. ¿Hasta donde puede seguir imprimiendo dinero el BCE? “Podría hacerlo de forma infinita, puesto que las tensiones inflacionistas no son un problema por ahora, pero incluso si comparamos el balance del BCE en relación con el sistema financiero europeo, con el de la FED en relación al sistema financiero americano, vemos que tiene capacidad para inyectar entre 1,5 y 2 billones de dólares adicionales. Esto sería suficiente para evitar un escenario como el de 2008”. Pero como todo, esto tiene un coste, que según el experto se va a materializar en un incremento acusado de la inflación en un periodo de unos tres años, y así liga el problema europeo con el tercer foco de atención: China.

3)El futuro de China: o el futuro del mundo, según la creciente influencia de la economía china en los mercados globales, como apunta Hasenstab. “Si la economía China no es capaz de mantener un crecimiento anual superior al 7%-8%, estamos ante un riesgo sistémico para todas las clases de activos en todos los mercados”. A este respecto, opina que China sí va a poder mantener este ritmo de crecimiento durante los dos próximos años. “Tenemos que desterrar la idea de que los países emergentes son una versión apalancada del crecimiento en los desarrollados. Durante los últimos años las economías asiáticas han generado un consumo interno potente que va sustituyendo al mercado externo. El problema con China es ahora la inflación”, comenta. “El país está comenzando a sufrir presiones laborales derivadas de una escasez de mano de obra que se agravará con el tiempo y aunque no es un problema dramático, sí marcará una tendencia en la que China va a convertirse en exportador de inflación. Esto, unido a la cantidad de liquidez que siguen inyectando la FED y el BCE va a generar un entorno inflacionista sobre el que estamos planteando nuestro portafolio”, concluye.

Michael Hasenstab, Gestor del Año de renta fija 2010 por Morningstar, se incorporó a Franklin Templeton en 1995, administradora a la que regresó en 2001 tras una excedencia para obtener su PhD en economía. Desde entonces gestiona el fondo Templeton Global Bond Fund que durante diez años ha conseguido mantenerse entre los más rentables de su categoría. Con tan solo 37 años Hasenstab se perfila como uno de los inversores más influyentes en los mercados de renta fija mundiales.

Michael ostenta un PhD en economía del Asia Pacific School of Economics and Management de la Australian National University, un Master en economía del desarrollo de la Australian National University, y un grado de Bachelor of Arts en relaciones internacionles y política económica por Carleton College en Estados Unidos.

 

Lo más leído

Próximos eventos