Tags: Latam |

Según GSAM los bonos de high yield ofrecerán rentabilidades entre el 8% y el 10%


Golder prevé que los diferenciales se puedan reducir hasta los 400 puntos básicos en los próximos doce meses. El camino, eso sí, no será tranquilo. “Habrá correcciones. Y puede haber cisnes negros, que den paso a un sentimiento más negativo”, comenta. Entorno volátil Golder está convencida de que los políticos estadounidenses llegarán a un acuerdo para ampliar el techo de la deuda. “Hay mucha división política, pero a nadie le interesa que no se amplíe. Como hemos visto en Europa, a veces hay que llegar al límite”, dice. Pero, aun así, hay problemas importantes que se deben resolver en el largo plazo. “Los políticos deben llegar a un acuerdo para reducir la carga de la deuda en los próximos años. La pregunta es el largo plazo, sobre todo con las elecciones de 2012 en el horizonte. El ambiente político está cargado. La decisión está entre optar por la austeridad o el estímulo, sacrificar el crecimiento de hoy o el de mañana. Históricamente, el gobierno se ha orientado a resolver los problemas del momento”, asegura Golder. Para la gestora de GSAM, el crecimiento será moderado en Estados Unidos. Y considera que, aunque no será necesario un tercer programa de estímulo monetario por parte de la Reserva Federal, el gobierno posiblemente presente un nuevo paquete para intentar impulsar el crecimiento. “Probablemente el gobierno no implementará nada que dañe el sentimiento económico, y menos en un año electoral”, opina. Golder prevé que los tipos se mantendrán muy bajos. “Estados Unidos no los tocará y Europa hará solo otra subida adicional de un cuarto de punto”, dice. Golder señala que habrá volatilidad, que será negativa para la renta variable. “No es probable que el sentimiento mejore rápidamente y no vemos una reducción del desempleo”, afirma. Cartera global Golder, que gestiona el GS Global High Yield Portfolio, considera que la aproximación global es la más acertada a la hora de invertir en bonos de alta rentabilidad. Eso sí, las mayores oportunidades se concentran, claramente, en Estados Unidos, el mayor mercado de este tipo de activo. Casi el 90% de la cartera del fondo global está invertida en Estados Unidos. Golder asegura que hay que ser cautos con los emergentes y destaca que, en Europa, los problemas de la deuda periférica durarán años. “Los bonos de alta rentabilidad europeos ofrecen una rentabilidad que es 75 puntos básicos superior a la de los de Estados Unidos. Pero el diferencial no es mayor, ya que los tipos en Europa son más altos. El mercado europeo es mucho más pequeño, menos líquido y menos diversificado que el de Estados Unidos pero cotiza a un nivel muy similar. No se está pagando el riesgo extra que se asume”, comenta. La responsable del equipo de High Yield de GSAM cree que los impagos no subirán en Europa ni en Estados Unidos, pero afirma que la probabilidad de futuros impagos puede que sea más alta en Europa. En su fondo global, sus posiciones europeas se concentran en activos de los países centrales y no tiene nada en periféric

Lo más leído

Próximos eventos