¿Se prolongará la tendencia bajista del crudo en 2016? Tres vínculos a tener en cuenta


La reunión correspondiente al mes de diciembre de la OPEP se ha saldado sin ningún cambio en la política del cártel pero con nuevas caídas para el petróleo: el Brent perdió el nivel de los 40 dólares por barril por primera vez desde 2008 y el West Texas Intermmediate (WTI) tocó mínimos de siete años. ¿Qué consecuencias puede caer este desplome continuado sobre distintas caras de la economía?

“La OPEP está ahogando al mercado con petróleo barato para intentar excluir a los productores más costosos, pero el proceso ha sido más doloroso y duradero de lo esperado. A pesar de un año con bajos precios que han sido un castigo, la producción de países no miembro de la OPEP se ha mantenido testarudamente alta al haber sido la producción de shale en EEU.UU. más resistente a unos precios más bajos y al estar produciendo Rusia al nivel más alto desde la caída de la Unión Soviética” explica Thina Margrethe Saltvedt, analista jefe de macro y petróleo de Nordea

La visión de la gestora es que se producirá una caída abrupta de la producción de petróleo en EE.UU. el año que viene, “pero el efecto será sobrepasado por el regreso de grandes volúmenes de petróleo iraní después de que se eliminen las sanciones”. Por tanto, la experta concluye que “los precios del petróleo tienen que estar bajos por un extenso periodo para que la OPEP se lleve su recompensa y vuelva a ganar cuota de mercado”. La analista jefe también señala que la combinación de precios bajos y una década de costes inflados han obligado a muchas petroleras a posponer nuevos proyectos: “Las inversiones globales se han recortado un 20% en 2015 y se esperan más recortes en 2016”. 

En esta línea se pronuncia igualmente Greg Venizelos, analista de AXA IM. En concreto, llama la atención sobre los efectos de un crudo más barato sobre las compañías extractoras con rating por debajo del grado de inversión, que suponen un gran porcentaje de todo el high yield estadounidense. “La rentabilidad relativa del high yield y el grado de inversión vinculado a la energía se ha correlacionado fuertemente con los cambios en los precios del petróleo. El high yield probablemente necesite un ‘mini rally’ de los precios para poder recuperarse, al menos en el corto plazo”. Venizelos advierte de que “el vínculo entre high yield y petróleo puede debilitarse de aquí en adelante, al menos por la parte alcista, si los nombres vinculados a la energía o las materias primas continúan rezagándose en las fases de subida”. 

Tanguy Le Saout, gestor de Pioneer Investments, se encarga de señalar el último vínculo del petróleo que deben tener en cuenta los inversores para obtener pistas sobre su evolución el año que viene: “Hay una fuerte correlación entre el precio del petróleo y la medida favorita del BCE para calcular las expectativas de inflación, la tasa breakeven a cinco años. Si esta correlación se mantiene, y el precio del crudo continúa cayendo, sugeriría que puede haber poca recuperación de la inflación o de las expectativas de inflación en 2016”. En cambio, el experto opina que “esto podría significar que hay una posibilidad de que el BCE vaya a anunciar más medidas de estímulos en el primer semestre de 2016”. 

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos