Santander compensará voluntariamente a los clientes minoristas afectados por la resolución de Popular


Santander ha decidido poner en marcha, “pese a no tener obligación legal alguna”, recuerda el banco español en un comunicado oficial, una acción comercial voluntaria para aportar una solución a los clientes minoristas que adquirieron acciones y determinados bonos subordinadas de Popular y se han visto afectados por la resolución de éste, decidida por las autoridades europeas el pasado 6 de junio y por la que han perdido el valor de su inversión.

La iniciativa de Santander excluye a inversores institucionales y va dirigida exclusivamente a clientes minoristas (personas y empresas) que hubieran adquirido acciones entre el 26 de mayo y el 21 de junio de 2016 y obligaciones subordinadas computables como tier 2 de las emisiones de 29 de julio y 14 de octubre de 2011 de Popular y, en ambos casos, las mantuvieran depositadas en alguna de las redes de Popular o Santander.

La oferta consiste en la entrega al cliente, sin desembolso alguno por su parte, de bonos “de fidelización” que darán derecho a un cupón efectivo discrecional y no acumulativo a un tipo de interés nominal anual del 1%, pagadero trimestralmente. Serán obligaciones perpetuas emitidas por Santander, con 100 euros de valor nominal, y que se podrán amortizar a partir de los siete años a voluntad de Santander, previa autorización del BCE. Cuando se produzca su amortización, el titular recibirá el 100% del valor nominal del bono de fidelización, explica el grupo presidido por Ana Botín, que estima que el valor nominal máximo a emitir de estos bonos de fidelización será de, aproximadamente, 980 millones de euros.

Pero la iniciativa tiene dos condicionantes importantes para los inversores de Popular afectados por su resolución y que quieran acogerse a este programa: tendrán que renunciar a emprender acciones legales contra Santander y, además, tendrán que mantener, cuando se entreguen los bonos de fidelización, una “relación comercial equivalente” con Santander a la que tenían con Popular en el momento de adquisición de las acciones o de las obligaciones subordinadas.

El coste máximo derivado de esta acción de fidelización en el momento de su concesión se estima en, aproximadamente, 680 millones y no tendrá impacto en la cuenta de pérdidas y ganancias ni impacto adicional en el capital de Santander, al haberse incluido en los ajustes de primera consolidación de Popular, justifica la compañía.

Compensación por tramos de inversión

El importe nominal máximo a entregar de estos valores negociables será, en el caso de las acciones y con determinados límites, el equivalente a la inversión realizada por cada cliente en el citado periodo. En el caso de las obligaciones subordinadas, será la diferencia entre el importe invertido en estos títulos menos los intereses percibidos. En ambos casos, los clientes tienen que haberlas mantenido depositadas en Popular o Santander en la fecha de la resolución del banco y el importe a entregar dependerá de la inversión que realizaron. Los que invirtieron hasta 100.000 euros, recibirán la totalidad; para el tramo entre 100.000 euros y 500.000 euros, el 75%, y para el tramo entre 500.000 euros y un millón de euros, el 50%.

Según Santander, “el 99% de los clientes y empleados de Popular que compraron acciones de la entidad entre el 26 de mayo y el 21 de junio de 2016 realizaron inversiones inferiores a 100.000 euros, por lo que la gran mayoría recibirá bonos por el importe total que invirtió”.

“En reconocimiento a la lealtad de los clientes que invirtieron en Popular, hemos querido poner en marcha esta acción voluntaria con el fin de reforzar nuestra relación con ellos, responder lo mejor posible a sus necesidades financieras y seguir adelante con el trabajo de integración que tenemos por delante”, indica Rodrigo Echenique, presidente de Popular y vicepresidente de Santander.

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos