Revisión de estrategias: aciertos y errores en la asignación de activos a renta fija en 2015


La renta fija ha sido una clase de activo que ha supuesto un quebradero de cabeza para muchos inversores, sobre todo a partir de finales de abril, cuando los precios de los bonos soberanos europeos empezaron a caer con fuerza. La corrección fue especialmente intensa en los tramos largos de la curva europea (diez años o más), donde el mercado de deuda pública sufrió en el segundo trimestre un fuerte castigo de casi el 9,5%. Sin embargo, haciendo el cómputo anual, el saldo sigue siendo favorable y esta clase de activo todavía acumula una rentabilidad positiva del 0,8%. De hecho, son pocos los segmentos de mercado de renta fija que entre enero y junio muestran rentabilidades negativas en el año.

Según la recopilación de datos realizada por J.P.Morgan AM, presentada en su Guide to the Markets, la que registra el peor comportamiento en 2015 es la renta fija corporativa con grado de inversión, que desde enero pierde un 2,7%. También están en negativo los plazos más largos (10-20 años) de los bonos del Tesoro de Estados Unidos, cuyo valor bajó durante el primer semestre un 0,7%. En el otro extremo se sitúa la deuda corporativa de mercados emergentes denominada en dólares y los bonos convertibles, que han subido en el año un 3,7% y un 3,3%, respectivamente. También resultan significativas las ganancias del 2,4% de la deuda emergente en moneda local y los avances del 1,9% del high yield.

Sin embargo, lo que realmente preocupa actualmente a los inversores es el cambio de tendencia experimentado a partir de finales de abril, cuando la rentabilidad del bund a 10 años pasó súbitamente de rentar el 0,05% a hacerlo al 0,7% actual, llegando a superar en algunos momentos el 1%. En los tramos de 5-7 años de los bonos del Tesoro europeos el quebranto trimestral fue muy inferior (de casi el 2%), mientras que la deuda pública europea a corto plazo (1-3 años) la rentabilidad entre abril y junio fue positiva (0,11%). Analizando lo ocurrido en los mismos tramos de la curva americana se aprecia la misma tendencia, si bien con resultados más favorables.

Por ejemplo, los bonos del Tesoro de EE.UU cedieron un 3,3% en el segundo trimestre del año, frente al 9,5% de los europeos. En el caso de los tramos con vencimientos a 5-7 años, las pérdidas fueron del 1,1%, casi la mitad que en Europa. La evolución de la deuda pública a corto plazo fue favorable prácticamente en la misma proporción (tímida subida trimestral del 0,14% para los bonos del gobierno de EE.UU, frente al 0,11% de la deuda pública europea). Otro dato interesante es el análisis de las correlaciones, donde se puede observar que los bonos convertibles y el high yield ha sido la clase de activo que ha guardado una mayor descorrelación con la evolución de los bonos del gobierno alemán y americano a 10 años.

En la siguiente tabla, elaborada por J.P.Morgan AM, se muestra cuál ha sido la rentabilidad registrada por cada segmento de mercado de renta fija tanto en 2015 como en el segundo trimestre del año, así como distintos aspectos de cada clase de activo (número de emisiones, valor de mercado (en dólares), vencimiento medio, la tir que ofrecía el mercado a cierre de junio y al término del primer trimestre y la correlación de cada categoría con los bonos del Tesoro alemán y estadounidense a 10 años).

Los sectores de renta fija indicados están representados por los índices siguientes: Bonos del Tesoro europeos: índices Barclays Pan-European Aggregate Treasuries; Bonos del Tesoro estadounidense : índices Barclays US Treasury ; MBS: Barclays US Aggregate Securitized-MBS; RF corporativa IG: Barclays Global Aggregate-Corporates; High yield: Barclays Global High Yield; Tipo variable: Barclays US Floating Rate Notes; Convertibles: Barclays Global Convertibles Composite; Deuda pública ME (USD) : J.P. Morgan EMBIG; Deuda corporativa ME (USD) : J.P. Morgan CEMBI; Deuda pública ME (DL) : J.P. Morgan GBI-EM. Las tires del crédito son las “yield-to-worst”. La rentabilidad es en la divisa local del índice y no está cubierta. Guide to the Markets. Son datos a 30 de junio de 2015.

Y, de cara al futuro... ¿qué debo esperar de los distintos activos en caso de producirse nuevas correcciones?

Fuente: J.P.Morgan AM.

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos