Reposicionamiento de carteras: esto es lo que están comprando y vendiendo los inversores


El fuerte castigo que está sufriendo la renta variable en este arranque de año ha empujado a muchos selectores y banqueros privados a mover ficha y redefinir estrategias. Esta semana se han detectado movimientos muy importantes en las carteras. Tras los castigos sufridos, selectores y banqueros privados han reducido notablemente el riesgo y eso empiezan a sentirlo las gestoras internacionales. “Durante los últimos cuatro días están produciéndose salidas en renta variable”, reconocen a Funds People los responsables de varias de ellas. La percepción de cada casa es diferente, aunque todas coinciden en observar una clara tendencia por parte de los inversores a adoptar un posicionamiento más cauto.

“Hay un número creciente de clientes reduciendo el riesgo total de las carteras, llegando incluso a invertir en liquidez a pesar de los bajos retornos”, revela Ramón Pereira, director general de Franklin Templeton para Iberia. Sin embargo, el sell off no está siendo masivo. En Fidelity, por ejemplo, ven que las entradas se han frenado y que las salidas que se están produciendo no siguen un patrón claro por clase de activo. “El inversor reembolsa para ganar liquidez y rebajar el riesgo general de la cartera. El institucional tiende a realizar menos movimientos y el retail deshace posiciones muy paulatinamente que, de manera agregada, no suponen grandes flujos de salida”, afirman. El reposicionamiento que están llevando a cabo los institucionales apreciado por Ana Claver, directora general de Robeco, ha sido deshacer posiciones en fondos de renta variable direccional y construir en estrategias conservadoras. También lo ha vivido así Sophie del Campo, directora general de Natixis Global AM para Iberia, Latinoamérica y EE.UU. offshore.

En renta fija, en general las gestoras vienen detectando a lo largo de los últimos días un cierto trasvase de flujos hacia fondos de renta fija americana con grado de inversión, explican Almudena Mendaza y Teresa Molins. También se ha apreciado una importante tendencia por parte de los clientes a sustituir parte de sus posiciones en bonos por estrategias no direccionales (incluso de renta variable), principalmente de retorno absoluto y market neutral. “Los flujos hacia estrategias de absolute return, tanto multi-estrategia como market neutral de renta variable, están siendo claros”, señalan las directoras de Ventas de Pioneer Investments para Iberia. Una macroencuesta realizada por Natixis Global AM a finales de 2015 ya adivinaba esta tendencia al revelar que los inversores institucionales tenían previsto reducir su exposición a bonos, elevar las asignaciones a inversiones alternativas y hacer un uso más intensivo de las estrategias de rentabilidad absoluta.

Ese mayor interés por estrategias que deberían generar rentabilidades positivas independientemente de las condiciones del mercado también lo han percibido Lucía Catalán, directora general de Goldman Sachs AM para Iberia y Latinoamérica, e Ignacio de la Maza, responsable de Henderson para España y Latinoamérica. “Muchos inversores están incorporando estos fondos en sus carteras, aunque con cierta lentitud. Es una tendencia que existe aunque crece lentamente, ya que si bien este tipo de estrategia ofrece una serie de ventajas, también tienen inconvenientes: son más complejos a la hora de analizar y seguir, lo que puede en algunos casos frena su incorporación en las carteras”, indica Javier Mallo, responsable de ventas de Legg Mason Global AM para Iberia. De hecho, el peso medio que tienen las estrategias alternativas en la cartera de un inversor español es del 12%, según un estudio de distintas carteras de inversores españoles realizado por el Grupo de Investigación y Consulta de Carteras de Natixis Global AM.

En el actual entorno, también resulta claro el mayor interés de los inversores por buscar refugio en los fondos monetarios. Pero, además de la mayor presencia que están ganando en las carteras las estrategias anteriormente mencionadas, existe una tendencia a estudiar la inclusión de otros activos alternativos que, por valoración, empiezan a despertar el interés de los selectores. No es una tendencia ni mucho menos generaliza, pero que empieza a coger fuerza. Aunque no existe un patrón claro sobre la clase de activo concreta, algunos inversores buscan oportunidades que les permitan descorrelacionar sus carteras con estrategias de volatilidad, real estate o, incluso, commodities. “Un sector relevante de los inversores, y muy especialmente aquellos con horizontes de inversión más largos, estiman que el momento actual representa una buena oportunidad para redondear sus carteras a precios atractivos, llegando incluso a invertir en sectores muy castigados como energía y las materias primas”, revela Ramón Pereira.

Subir
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos