Repaso a las “Modinomics”: ¿qué reformas han funcionado en India? ¿Cuáles quedan por hacer?


Desde la llegada de Narendra Modi a la presidencia el 26 de mayo del año pasado, India se ha convertido en el país emergente de moda. Ahora que se han enfriado las expectativas tras un fuerte rally de mercado, el equipo de expertos de J.P.Morgan AM compuesto por Tai Hui (estratega de mercados asiáticos), Ian Hui (estratega del mercado global) y Anthony Tsoy (analista) repasan los logros conseguidos hasta la fecha, indican qué reformas quedan pendientes y comentan los efectos de estas medidas sobre el mercado indio. 

“Para los inversores en renta variable, la cuestión clave a corto plazo seguirá siendo cuánto tiempo pasará hasta que los beneficios empresariales y los márgenes comiencen a responder a la mejora de la economía” indica el equipo de expertos, que cree que “puede que las expectativas iniciales del mercado hayan sido excesivamente positivas”. La razón es que, un año después de que comenzaran las que algunos han bautizado como “Modinomics”, “las reformas no han sido ni tan rotundas ni tan rápidas como esperaban los inversores. Las ganancias han sido decepcionantes y la economía aún tiene que despegar".

Desde la firma puntualizan que “pese a que las valoraciones están un poco forzadas, las principales tendencias desfavorables para la renta variable india son las débiles ganancias correspondientes al primer trimestre y las revisiones de las ganancias a la baja”. No obstante, en general observan diferenciación entre sectores “ya que algunos tienen una rentabilidad relativamente buena —por ejemplo el financiero— en respuesta a la reforma de las cuentas bancarias introducida por el gobierno y dirigida a la población rural”. La conclusión del equipo es que, para que el mercado retome el pulso alcista, “es necesario que el gobierno de Modi sea más fiel a lo prometido".

 “Aunque los retrocesos que se han producido en la política han provocado cierta pérdida de confianza en el gobierno de Modi, seguimos pensando que las reformas avanzan a un ritmo constante, aunque todavía quede más por hacer”, continúan los expertos, que creen que “el gran alcance de las reformas iniciadas constituyen un buen augurio”. La perspectiva de J.P.Morgan AM sobre el país de medio a largo plazo sigue siendo muy positiva, basada en la visión de que “el repunte de la inversión y el efecto positivo de las reformas debería provocar en última instancia un giro en el mercado”. 

¿Qué ha funcionado?

La primera reforma destacada es la de que impulsa la inversión extranjera directa (IED): “Los cambios favorables al mercado que se han introducido en la normativa han relajado las restricciones y permitido la entrada de una mayor IED en los sectores de seguros, ferrocarriles y de defensa”, comentan. Además, gracias al aumento del límite de participación extranjera del 26% al 49% en la inversión en defensa y seguros han entrado mayores flujos de capital extranjero. 

Con estas nuevas normas, el equipo de J.P.Morgan AM subraya que se permite que “los proyectos ferroviarios puedan ser totalmente de titularidad privada y han reducido tanto los límites de IED en la construcción y el tamaño mínimo de los proyectos, como en los umbrales presupuestarios para la participación extranjera”. “En conjunto, estas medidas han generado oportunidades de mejora de las infraestructuras y de hecho las entradas de IED correspondientes a períodos consecutivos de 12 meses aumentaron un 48,3% en mayo en comparación con hace un año”, concluyen en este apartado.

En segundo lugar figura la reforma del sector energético, con el objetivo de mejorar la eficiencia y los mecanismos de determinación de precios. En este caso ha sido providencial la caída del precio del crudo, que “dio al gobierno la oportunidad de desregularizar los precios del diésel, medida que le ha permitido liberarse de unas costosas ayudas”, señalan desde la gestora. ”Optar por la determinación de precios condicionada por el mercado y reducir las ayudas al petróleo han contribuido a un gran descenso del déficit fiscal y liberado dinero para destinarlo al gasto en otros sectores”, añaden. Las autoridades indias también han revisado los mecanismos nacionales para fijar el precio de la gasolina, para adaptar los precios del país a los del mercado mundial. 

Paralela a la energía se ha ejecutado la reforma del carbón y la minería, para “mejorar la transparencia, reducir la corrupción y los trámites burocráticos”. Ahora, las empresas del sector público han perdido el derecho exclusivo de extracción del carbón y venta al mercado. “Permitir la participación privada ha potenciado la oferta, lo cual ha servido para incentivar una mayor inversión en el sector”, declaran los expertos. Se han producido cambios similares en las concesiones de minería y de minerales en general.

La reforma de la gestión de proyectos es una apuesta por revitalizar el gasto en bienes de equipo y el clima de inversión. “El gobierno ha destinado grandes esfuerzos para que la India se deshaga de su reputación de país en el que es difícil hacer negocios. Ha puesto en marcha un portal de e-business en línea que consolida varios servicios del gobierno y reduce el tiempo necesario para establecer legalmente una entidad empresarial nueva y atraer inversión. También se han facilitado las normas de autorización ambiental y otro nuevo sistema en línea agiliza la aprobación de proyectos. Juntos, estos cambios ya han obtenido resultados y se ha acelerado el anuncio de nuevos proyectos tras un largo período de estancamiento”, detallan desde J.P.Morgan AM. La reforma ha incluido igualmente cambios en las legislaciones laborales para aumentar la flexibilidad empresarial manteniendo la protección a los trabajadores.  

Dentro de las políticas sociales, la gran apuesta ha sido por la modernización del programa de bienestar social. Se ha trabajado en programas de inclusión social destinados a que los hogares indios posean cuentas bancarias y en el desarrollo de nuevos programas de pensiones y seguros para reducir la pobreza y promover el ahorro de las familias. “El gobierno ha racionalizado las ayudas y adoptado medidas de estabilización de los precios para contribuir al control de la inflación del precio de los alimentos en caso de que los monzones sean débiles. La transferencia directa de las prestaciones ha contribuido en gran medida a la eficiencia y la administración de los programas de ayuda a los pobres, al tiempo que ha ahorrado dinero al gobierno al eliminar el antiguo y mal gestionado sistema de ayudas”, resumen desde la entidad. 

¿Qué podría haber ido mejor?

“La campaña Make in India no va dirigida al país, sino que pretende potenciar el crecimiento de la producción industrial del 12% al 14% anual atrayendo a más empresas extranjeras a que establezcan sus operaciones manufactureras internacionales en la India. Hasta el momento únicamente hemos observado cambios marginales en la producción industrial”, indica el trío de expertos. No obstante, matizan que “los esfuerzos por promover la producción industrial llevan su tiempo y esta campaña lleva relativamente poco tiempo en marcha”. 

Los deberes del nuevo gobierno también incluyen la implementación de un sistema de recaudación fiscal más coherente. Sin embargo, la imposición a finales de abril de un impuesto retroactivo a los inversores extranjeros “ha provocado que muchos vuelvan a cuestionarse nuevamente la intención del gobierno de mejorar el régimen impositivo”. 

Con todo, desde J.P.Morgan AM constatan que “las dos mayores decepciones respecto a las esperanzas de reforma —la incapacidad hasta la fecha para aprobar los proyectos de ley del impuesto sobre bienes y servicios o GST y de adquisición del suelo— ilustran las dificultades legislativas a las que todavía se enfrenta el gobierno, pese al control que tiene el BJP sobre la cámara baja”. La política del GST habría combinado distintos sistemas fiscales estatales y centrales en un esfuerzo por simplificar los códigos impositivos y parecía contar con el apoyo del Congreso, el principal partido de la oposición y el BJP, pero se ha retrasado. Por otra parte, el proyecto de ley de adquisición del suelo “habría facilitado que se destinase terreno a determinadas categorías de proyectos, agilizaría las negociaciones con los propietarios y su posterior desarrollo”, pero su aprobación ha sido obstaculizada por la oposición, que cree que favorece a las grandes empresas.

Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos