Rentabilizar el crecimiento doméstico de la India, con Goldman Sachs


TRIBUNA de Paula, directora de Análisis, VDOS.

La inversión en renta variable de mercados emergentes está mostrando una notable fortaleza a pesar de las bajas expectativas generadas en torno a este tipo de activo por el impacto que las subidas de tipos de la Fed podrían tener en su evolución. Los flujos de entrada de capital se han recuperado y los índices de las categorías VDOS que incluyen fondos que invierten en estas regiones están entre los más rentables en lo que llevamos de año.

Con el foco puesto en la categoría VDOS de Renta Variable Internacional Asia ex-Japón, el ranking de rentabilidad en el año de los fondos con la máxima calificación VDOS de cinco estrellas, posiciona la inversión en la India como la más rentable.

La India se considera uno de los impulsores clave del crecimiento global durante la próxima década. Sus características demográficas, con un importante segmento de población joven, el importante aumento de su demanda interna y su inversión en infraestructuras, apoyan estas expectativas de notable crecimiento económico.

Su mercado de renta variable ofrece amplias oportunidades de diversificación sectorial, con beneficios corporativos superiores. Como fondo, el actual equipo de gobierno, desde que el actual presidente Modi ganó las elecciones de 2014, ha creado un clima favorable para los negocios, decidido a llevar adelante las reformas necesarias para impulsar el crecimiento económico.

Goldman Sachs Asset Management ha identificado una excelente oportunidad de inversión en el país, según pone de manifiesto el éxito alcanzado por su fondo Goldman Sachs India Equity Portfolio que en su clase I de capitalización en dólares obtiene en el año un 11,91% de rentabilidad.

Referenciado al índice MSCI India IMI, sigue una filosofía de inversión bottom up de análisis fundamental intensivo, con un equipo experimentado y con experiencia en el mercado local, que les permite seleccionar y ponderar cada valor para construir una cartera eficiente, a la que se aplica una continuada gestión del riesgo. Como consecuencia, su evolución ha sido consistente a lo largo del tiempo, generando su alfa tanto a partir de sectores como de segmentos de capitalización de mercado. Para obtener este resultado, el fondo ha invertido en negocios bien gestionados, que cotizan con un descuento sustancial respecto a su valor intrínseco.

El gestor principal del fondo es Prashant R. Khemka, director de Inversiones de Mercados Emergentes de Renta Variable, incorporado al equipo de Análisis de India de la gestora en octubre de 2009. Con anterioridad, fue Director de Inversiones y covdirector General de Goldman Sachs AMC en India, comenzando su carrera en la gestora en el año 2000 como miembro del Equipo de Renta Variable de Crecimiento de EE.UU. Antes de la incorporación a GSAM fue ayudante del gestor de carteras del grupo de Estrategias Fundamentales de State Street Global Advisors. Prashant se graduó con honores en Ingeniería Mecánica por la Universidad de Bombay y tiene un MBA en Finanzas por la Owen Graduate School of Management de la Vanderbilt University, recibiendo el Premio Matt Wigginton Leadership por su notable desempeño en finanzas. Cuenta con la certificación CFA y es miembro del Ananta Aspen Centre en India.

Puesto que la disparidad de valoraciones es mayor en las empresas de pequeña y mediana capitalización, el equipo gestor busca una combinación atractiva de negocios sólidos y descuento substancial, analizando un amplio universo con potencial de inversión, para asegurarse de no dejar atrás oportunidades atractivas. Su objetivo es construir una cartera equilibrada de acciones, tanto pro cíclicas como contra cíclicas, que obtenga resultados superiores en cada etapa y a lo largo de un ciclo de mercado completo.

Con el objetivo de obtener un comportamiento superior a partir de un análisis fundamental bottom-up, siendo la selección de valores la principal generadora de retornos, los riesgos de la cartera se alinean con la filosofía y habilidades de inversión del equipo, buscando minimizar riesgos no intencionados al mismo tiempo que se optimiza el alfa específico de cada valor.

Las ponderaciones de cada valor se asignan en base a su nivel de convicción y su potencial alcista, de su contribución al riesgo de la cartera y de su liquidez y capitalización de mercado. Para gestionar adecuadamente los riesgos idiosincrásicos, se invierte en compañías que el equipo conoce en profundidad, diversificando tanto por sector como dentro de cada uno de ellos, monitorizando la exposición por valor y por sector. Una vez creada la cartea, un proceso de venta disciplinado permite generar capital a partir de ideas más atractivas, gestionando el tamaño de las posiciones. Finalmente, un comité independiente de gestión de riesgo monitoriza evolución, posicionamiento y exposición al riesgo, además de aplicarse herramientas de gestión de riesgo a las áreas de intermediación y negociación de Goldman Sachs.

La cartera final incluye entre 50 y 100 posiciones (104 actualmente), orientadas mayoritariamente a actividades domésticas, correspondiendo las mayores ponderaciones a la tecnológica con base en Bangalore Infosys (6,20%)  la empresa de consumo discrecional Maruti Suzuki (4,30%) las financieras Housing Development Finance (3,90%) y HDFC Bank (3,70%) y la compañía de consumo básico ITC (2,90%). Por sector, la mayor exposición de la cartera del fondo es en financiero (22,50%), tecnologías de la información (13,20%) industrial (12,70%), consumo discrecional (11,60%) y materiales (10,10%).

La historia de rentabilidades del fondo lo posiciona entre los mejores de su categoría, en el primer quintil, durante 2014, 2015 y 2017. A tres años, registra un dato de volatilidad de 21%, que se reduce hasta 14,39% a un año. En este último periodo, su Sharpe es de 2,60 y su tracking error, respecto al índice de su categoría, de 8,51%. La suscripción de la clase I de acumulación en dólares del fondo requiere una aportación mínima de 1 millón de dólares (aproximadamente 947.450 euros) aplicando a sus suscriptores una comisión fija de hasta 0,85 por ciento. El fondo cuenta también con clases para el inversor individual, con aportaciones mínimas de 5.000 dólares (aproximadamente 4.735 euros) en el caso de la clase base de acumulación en dólares.

Según las proyecciones de BofA Merril Lynch, la India está posicionada para ser el segundo mayor contribuidor al crecimiento económico global, sólo por detrás de China. Cuenta con una excelente ventaja demográfica, con crecimiento de población muy superior al de cualquier otra región económica (incluyendo emergentes como China o Brasil); una población en edad activa también superior a la de otras regiones (según estimaciones de la ONU y Morgan Stanley hasta 2050) que continúa, y continuará, migrando hacia las ciudades e incrementando su renta per capita, con lo que su potencial de crecimiento interno puede considerarse muy alto.

Los beneficios corporativos de las compañías hindúes son elevados y trasladados al accionista en forma de fuertes beneficios y retornos. Las reformas del gobierno de Modi están facilitando la forma de hacer negocios, mejorando el clima de inversión y la política fiscal, estableciendo un régimen de impuestos racional y predecible. Los sectores bancario y financiero se han saneado y se ha fortalecido la autoridad del Banco Central, promoviéndose asimismo la innovación y la creación de empresas y la adopción de digitalización a través de todos los medios.

El profundo conocimiento del mercado local del equipo gestor de Goldman Sachs India Equity Portfolio y su minucioso análisis tanto sectorial como de cada valor, junto con la gestión del riesgo en cada etapa, le ha llevado a tener un excelente comportamiento desde su creación, haciéndole merecedor de la calificación cinco estrellas de VDOS.

 

GOLDMAN_SACHS_INDIA_EQUITY_PORTFOLIO_I_USD_CAP

Para información más detallada, ver ficha adjunta.

 

 

Archivos adjuntos

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Próximos eventos