Rendimientos muy sensibles a las decisiones de los bancos centrales


TRIBUNA de Raimundo Martín, director general de Mirabaud Asset Management para España, Portugal y Latinoamérica. Comentario patrocinado por Mirabaud AM.

A finales de junio se observó en Estados Unidos un incremento de los rendimientos de los bonos a raíz de los comentarios positivos de Janet Yellen, la mejoría de los datos macroeconómicos y la voluntad mostrada por la Fed de iniciar el proceso de reducción de su balance. Esta última normalización de la política monetaria estadounidense podría endurecer las condiciones financieras. También hemos visto que las posiciones netas especulativas han pasado a ser más compradoras en la deuda pública con vencimientos largos, en detrimento de los títulos a corto plazo.

Por lo que respecta a Europa, hemos reducido las posiciones compradoras en duración en deuda pública hasta situarse en un nivel neutral porque, si bien los comentarios del BCE sobre la actividad económica son optimistas, la política monetaria sigue siendo expansiva y la inflación se mantiene en niveles moderados, lo que es favorable para los rendimientos de la renta fija. Pero en el Reino Unido, las divergencias en el seno del Comité de Política Monetaria en relación con una próxima subida de los tipos, las alzas de la inflación y las incertidumbres políticas sobre las condiciones del Brexit, nos llevan a mantener la infraponderación en la deuda pública británica.

Si nos centramos en los mercados de deuda corporativa, los diferenciales actuales ofrecen un buen colchón en caso de próximas subidas de los tipos de la deuda pública. En concreto, los bonos corporativos de alto rendimiento estadounidenses se benefician de unos cupones elevados, del descenso de las tasas de impago y de unas condiciones financieras favorables. Seguimos invirtiendo en bonos corporativos de alto rendimiento estadounidenses, que deberían beneficiarse del rebote de precio del crudo.

Destacar, por último, que mantenemos la exposición neutral a la deuda emergente. Esta clase de activos presenta mejores fundamentales económicos y unos rendimientos más elevados frente a la deuda de los mercados desarrollados. Sin embargo, la deuda corporativa emergente sigue siendo vulnerable a determinados riesgos políticos y a las alzas de los tipos estadounidenses, lo que nos obliga a ser selectivos. Así pues, hemos reducido hasta neutral nuestras posiciones en deuda pública de Qatar y mantenemos nuestra visión positiva sobre la India y Perú.

Con respecto a las divisas, la libra y el euro se revalorizan, a la espera de que rebote el dólar estadounidense. Mantenemos la sobreponderación en USD/GBP y en EUR/GBP, pero somos neutrales en EUR/USD, EUR/CHF y USD/CHF. Seguimos siendo prudentes respecto a las monedas expuestas a las fluctuaciones del precio del petróleo y prevemos que el barril alcance los 50 dólares en 2017.

Seguimos convencidos de que la renta fija debe tener una importante posición en las carteras, pero a través de productos que sean capaces de adaptarse rápidamente a los vaivenes del mercado, como es nuestro fondo de renta fija flexible, Mirabaud Global Strategic Bond, capaz de obtener una rentabilidad atractiva en cualquier entorno de mercado.

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos