Ramón Forcada: “¿Rusia? Esto no es 1998”


El tema político en Grecia, la caída del petróleo y Rusia son ahora los riesgos abiertos que, con toda seguridad, seguirán estando presentes en los próximos meses. Un motivo para que Ramón Forcada, director de análisis de Bankinter, a la hora de escoger entre los tres escenarios potenciales de revalorización de las bolsa para 2015, crea más adecuado fijar su objetivo en la zona intermedia entre los escenarios adverso y central, lo que significaría una rentabilidad acumulada en los siguientes doce meses del 15% arriba, a pesar de que sus valoraciones sitúen el potencial de revalorización al 20%.

Sobre Rusia Forcada se muestra contundente: “¿Rusia?, esto no es 1998”. No cree que se pueda comparar el momento actual con la crisis pasada ya que el nivel de deuda y apalancamiento de la Federación Rusa es notablemente más bajo y ha acumulado muchas reservas en los últimos años. Esta ventaja va a ayudar a que no se vaya a producir un default a corto plazo y a que cuenten con tiempo para reconducir la situación, aunque vaya a continuar la depreciación del rublo y se contraiga el PIB.

Respecto a Grecia, apunta que lo que está mostrando el mercado no es miedo al auge de Syriza y su posible victoria en la Republica Helénica, sino que haya un efecto contagio a ciertos países en Europa como Reino Unido, España o Francia. No obstante, y aunque su situación sea completamente distinta, pone de ejemplo a EE.UU. y cómo el mercado no se ha preocupado por la victoria en el Senado de los republicanos y la posición limitada para gobernar de Obama. Una situación que, interpreta Forcada, va a favorecer a que no se toque la economía que está funcionando desde la política.

En cuanto al tercero de los riesgos, aunque al mercado le asusten los cambios bruscos, considera que la caída del petróleo se ha malinterpretado. Además, subraya que en el último trimestre, se ha utilizado como una herramienta económica y no sólo política. Desde su punto de vista, cree que es positivo porque facilitará la recuperación más rápida de las economías desarrolladas, sobre todo Europa, y no será negativo para casi todos los emergentes, salvo Irán, Venezuela, Rusia y parcialmente México. Uno de los dos motivos por los que la entidad, junto a la inseguridad del país, ha dejado de sobreponderarlo. “No es momento de México”, comenta Pilar Aranda, analista de Bankinter. Ahora, el único emergente sobreponderado sería India.

Reto 

En 2015, según Forcada, se materializará la pérdida de peso de los emergentes, transfiriéndose parte del crecimiento mundial a los desarrollados, así como la subida de tipos de interés en EE.UU. y Reino Unido en la segunda mitad del año. Por otro lado, el reto estará por ver si la política monetaria tiene continuidad en la política fiscal y económica, reflexiona.

Hasta ahora, comenta Forcada, “la recuperación esta en fase de consolidación pero aun es del tipo BBB: Bajo crecimiento, bajo empleo y baja inflación”. Se deben, explica, aplicar políticas fiscales laxas (con el riesgo que esto supone con respecto al cumplimiento de los objetivos de déficits fiscales) y políticas económicas estructurales que mejoren la productividad y que tomen el relevo a las agresivas políticas monetarias aplicadas hasta la fecha. En este sentido, resume, “el 2014 ha supuesto la exhibición de los bancos centrales que han reconducido la economía global -más rotundamente en EE.UU.- aunque no todo puede ser políticas monetarias”.

Un punto en el que no está EE.UU., concreta, donde que tienen es frenar el precio del inmobiliario y acertar con la subida de tipos sin que afecte a sus socios principales, Europa y Japón.

Pro-bolsa

Todo esto lleva al equipo de análisis de Bankinter a tener una estrategia pro-bolsa, aunque hayan bajado ligeramente la exposición (en su cartera con un perfil más agresivo del 95% al 75%), “no porque haya un alto riesgo, sino porque en los dos últimos años había que aprovechar más la recuperación”. Pese a que el mercado este errático y que se haya pasado por dos “sell off gordos” durante el año, piensa que estas situaciones no son más que una oportunidad para mantener la estrategia de inversión en bolsa e inmobiliario.

En renta fija, opina que la compra de bonos soberanos que llevará a cabo en el primer trimestre el Banco Central Europeo dará el último empujón a los mismos. “En ese momento, los bonos habrán agotado todo su recorrido y esa liquidez tendrá que presionar al alza la bolsa y el inmobiliario”, puntualiza.

España

De España, Eva del Barrio, analista en Bankinter, señala que “parece mentira que sea el país que más crezca de la Eurozona con el nivel de paro que tiene”. Encima, añade, “nos hemos encontrado con un aliado inesperado, el petróleo, que mejorará la balanza comercial y el déficit por cuenta corriente, y además, el consumo privado”. Asimismo, resalta que las exportaciones han mejorado en el tercer trimestre y que las inyecciones de crédito van a llegar en un momento muy importante como es el de ganancia de tracción económica. Al mismo tiempo, “seguimos despalancandonos”, añade.

Del Barrio es positiva con la recuperación aunque, con cierta precaución. Que el patrón de crecimiento haya cambiado de forma brusca, donde la mejora del consumo ha venido por la tasa de ahorro, y que exista ruido político, en un año electoral donde la toma de decisiones pueda verse paralizada y el calendario reformista llegue a su fin antes de tiempo; le hacen ser cauta. Son factores que podrían afectar a la prima de riesgo, que preveían que se reduciría a 60 puntos básicos, pero dejan este nivel para 2016, y en 2015 lo sitúan en 90 puntos básicos.

Concentración bancaria

En cuanto al sector bancario, Rafael Alonso, analista de Bankinter, cree que el 2015 marcará el punto de inflexión para esta industria, en donde la dinámica del crédito irá ganando tracción en algunas entidades en 2015 y por sistema en 2016. Esperan también menos mora, que les afecte positivamente la mejora del sector inmobiliario y el fin de la guerra del pasivo. “Hasta ahora el carry trade era muy importante, en 2016 habrá que mirar como ganan el dinero”, apunta.

Además, Alonso cree que se van a producir más concentraciones en el sector quedando únicamente bancos comerciales muy grandes y bancos nicho especializados. “Las antiguas cajas todavía en manos del FROB, saldrán a bolsa y acabarán en manos de alguno de los tres grandes”, añade. En España, asimismo, “habrá intercambio de cromos puntuales de entidades que no alcancen cuotas representativas, al estilo de Barclays”. Por otro lado, piensa que “en Italia no les queda más remedio y que en Portugal, alguien de fuera o que haya estado antes, tendrá que desembarcar para adquirir Banco Espirito Santo”.

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos