Tags: Latam |

Querido Capitán Kirk


En los últimos días hemos recibidos hasta mensajes telepáticos desde Alfa Centauro preguntándonos que va pasar con estos papeles, y no en balde nos hemos acordado mucho de ti que tienes basta experiencia en eso «de explorar extraños, nuevos mundos, y de buscar nuevas formas de vida y nuevas civilizaciones, viajando audazmente a donde nadie ha llegado antes»; porque la verdad es que el contexto en que se da esta abrupta caída de deuda sólo tiene parangón en algunas de las entradas de la bitácora de vuelo del USS Enterprise. A continuación los hechos:

Entorno internacional: desde el 19 de junio el precio del crudo ha caído un 44% (precio del Brent), debido a una creciente oferta de esta materia prima y una reducción en la expectativa del consumo tanto en la eurozona como en China que obliga a los productores a bajar precios para mantener cuotas de mercado. Como bien sabes tú que lees nuestro reporte, una de las grandes incógnitas a despejar en los próximos meses es qué volumen de producción se mantendrá a estos niveles de precio.

Hasta que esta incógnita no se clarifique la volatilidad del crudo y de los activos financieros asociados a él se mantendrá. El inventario de los intermediarios: gracias a la Dodd-Frank Act. los bancos de inversión cada vez tienen menos inventarios propios de títulos de deuda. Por lo que se hace mucho más complicado para los inversionistas institucionales vender sus posiciones en momentos de incertidumbre. Recuerda Kirk, que los traders son como los vulcanos, fríos y calculadores, cuando aumenta la volatilidad cierran las posiciones más líquidas y no necesariamente aquellas que desean cerrar, lo que genera un efecto contagio en todo el espectro financiero.

Por lo que en los últimos días han caído todas las materias primas, no sólo el petróleo, los principales índices bursátiles internacionales, y los treasuries para variar vuelven a ser instrumentos de refugio.

Política económica de Venezuela: los inversionistas internacionales se pasaron el 2014 esperando una serie de medidas económicas que deberían de apuntar a un mejor manejo del déficit fiscal. La verdad es que las medidas fueron pocas, aisladas y de mínimo impacto. Las expectativas generadas por Rafael Ramírez cuando era Vicepresidente del área económica, que habían tenido tan buena acogida por parte del mercado, no se concretaron. Muestra de ello es que desde septiembre 02, fecha del Sacudón, hasta el jueves 11 de diciembre, el riesgo país medido a través de la prima del CDS a 5 años de la República ha subido 253,86% partiendo de 1.110 puntos básicos hasta alcanzar 3.929 puntos básicos.

De manera consistente los precios de los títulos de la República medido a través del Global 2027 ha caído 45% desde 79 centavos de dólar a 43 centavos de dólar. Probablemente te preguntarás si va haber default, y tú como viejo viajero interestelar sabes que este es otro de los grandes misterios de la galaxia. Indudablemente el mercado de los CDS y los rendimientos tanto de la deuda soberana y de Pdvsa están cotizándose sobre expectativas que el default es inminente en los próximos dos años, si los precios del petróleo vuelven a visitar niveles inferiores a 40 dólares el barril. Pero tú sabes muy bien que todo puede revertirse con una mezcla de eventos “mágicos” y jugadas inteligentes.

Los eventos “mágicos” como siempre son las crisis políticas internacionales en las zonas de producción petrolera, un invierno más rudo de lo esperado o un desastre natural que afecte temporalmente la producción del crudo.

Entre las jugadas inteligentes están el aumento del precio de la gasolina y la consecuente reducción del consumo interno, la unificación cambiaria, mayor transparencia y velocidad en la asignación de divisas, por decir lo menos. La asertividad de la política comunicacional del poder ejecutivo es de vital importancia. Lo último que quiere oír los inversionistas internacionales es que el país tiene problemas para levantar dinero fresco. La existencia de un bloqueo económico a Venezuela no es algo que se tome con mucha seriedad en el mercado internacional.

Durante buena parte del 2014 sosteníamos que los precios de la deuda venezolana respondían principalmente a la dinámica política interna del país que dificultaba la estructuración de un paquete económico coherente. Lamentablemente, la evolución de los precios del petróleo a la baja ha complicado más aún la situación. Los precios que ha alcanzado la deuda venezolana desde el 1 de noviembre a la fecha son mínimos históricos, o mundos nunca antes visitados, como tú lo dirías. En estos días se presentan comportamientos muy curiosos, ya que la evidencia anecdótica sugiere que los principales compradores en este momento son inversionistas individuales lo que se conoce en inglés como público de retail mientras que los vendedores son principalmente institucionales que tienen muchas más restricciones para mantener posiciones de alto riesgo.

Retornos al vencimiento en el orden de 45% y precios de compra inferiores a los valores de recuperación si sucediese un evento de default, no son más que la consecuencia de incertidumbre y nerviosismo tanto por la evolución del precio de mercado como del plan de juego del gobierno venezolano para las próximas semanas. Con un afectuoso saludo a todo tu equipo sin olvidar al doctor Spock y la teniente Uhura. Se despide tus amigos de Arca, miembros de la tripulación de la nave EMEN.

Lo más leído

Próximos eventos