Tags: Gestores | Renta Fija |

¿Qué tipo de fondos de renta fija son más adecuados para navegar con éxito en 2016?


Los fondos flexibles de renta fija global son las estrategias que las gestoras creen que tienen más sentido para afrontar el 2016. Así lo revela la encuesta que cada año Funds People realiza entre los máximos responsables de 18 entidades extranjeras con oficina de representación en España con el objetivo de conocer cuál es la principal recomendación de las casas para el próximo año. En esta ocasión, los resultados del sondeo muestran que la mitad señalan a un producto de renta fija global como primera opción para invertir en 2016. Dentro de los que señalan esta categoría, existen matices en cuanto al tipo de producto que recomiendan. Algunos optan por productos que permitan realizar una asignación flexible en los distintos segmentos de mercado de renta fija (incluyendo divisas), mientras que otros optan por productos de retorno total o estrategias de retorno absoluto para encarar el 2016.

Aunque el hecho de que el 50% de los encuestados identifiquen las estrategias de renta fija flexible como la principal apuesta para 2016 supone un porcentaje muy elevado, es significativamente inferior al de hace un año (78%). Esto se debe a que muchos han ido encontrando nuevas oportunidades de inversión en otras categorías, como es el caso del high yield (el 17% de los encuestados, que eligen distintos tipos de productos), deuda europea (11%), renta fija corporativa a corto plazo (11%) o mercados emergentes (11%). Siguiendo un orden alfabético, los máximos responsables de las gestoras internacionales con oficina en España revelan cuál es su fondo de renta fija estrella para el próximo año y los motivos que les han llevado a tomar esta decisión. El 55% recomiendan para 2016 el mismo producto en el que aconsejaban invertir en 2015. El 45% elige una nueva estrategia. Conozca cuáles son las apuestas en renta variable pinchando aquí.

Nuria Trio, directora general adjunta de Amundi para Iberia, se muestra convencida de que en el contexto actual hay que ser global y flexible en renta fija para poder aprovechar las oportunidades que surgen en cada momento, lugar y activos de todo el mundo. Su recomendación para 2016 es el Amundi Funds Bond Global Aggregate, producto que -según explica- se adapta a esta naturaleza dinámica del mercado global de bonos, buscando las mejores oportunidades en deuda pública global, crédito corporativo y divisas. "El fondo realiza una gestión activa de la duración modificada, en un rango de 0 a 8 años. Gracias a la experiencia, capacidad de análisis y control de riesgos, puede aprovechar oportunidades de valor relativo creadas por políticas monetarias divergentes entre diferentes regiones, en las curvas de rendimiento, y diversificar en crédito cuando sus fundamentales son sólidos, en deuda emergente de forma selectiva, y en divisas, cuya gestión activa puede contribuir de forma significativa a la rentabilidad, siempre que la liquidez de la cartera no se vea comprometida. Una combinación de visiones macro a largo plazo y gestión táctica a corto plazo para un producto de ciclo completo".

Beatriz Barros de Lis, responsable de AXA Investment Managers para España y Portugal, apuesta por el AXA IM Maturity 2020, un fondo de bonos a vencimiento en 2020, que aprovecha las oportunidades que ofrecen los mercados de renta fija privada de high yield. Según revela Barros de Lis, el comportamiento del fondo será similar a la compra de un único bono, pero con las ventajas de una alta diversificación –alrededor de 100 emisores distintos– y una gestión activa permanente durante la vida del fondo. "Una vez finalizado el periodo de suscripción –31 de marzo de 2016– el fondo aplicará una comisión de salida del 1% que se reinvertirá en el fondo para proteger a los inversores. Esta comisión desaparecerá al vencimiento del fondo, en septiembre de 2020", explica la responsable de la oficina.

Aitor Jauregui considera que la mejor opción en renta fija para el próximo año es apostar por un producto flexible. El responsable de desarrollo de negocio de BlackRock para España, Portugal y Andorra señala concretamente el BSF Fixed Income Strategies Fund, producto de renta fija flexible con sesgo europeo. Según explica, el fondo busca generar una rentabilidad anual neta entre el 2% y el 3% con un nivel de volatilidad contenido. "Para generar esta rentabilidad, el fondo se gestiona de forma muy flexible, pudiendo tener exposición negativa a duración y primando estrategias de valor relativo sobre un amplio universo de activos de renta fija. El fondo está gestionado por Michael Kratuzberger y su equipo, muy reconocido por el BGF Euro Short Duration Bond Fund".

La recomendación de Sasha Evers para el próximo año en renta fija es el BNY Mellon Global Dynamic Bond Fund, producto gestionado por Newton, especialista en inversión global, que identifica temas y tendencias globales en los mercados de renta fija a largo plazo. Según revela el director general de BNY Mellon IM para Iberia, el fondo invierte en mercados de renta fija, incluyendo deuda de gobierno, crédito grado de inversión, high yield y deuda emergente soberana. Además, toma posiciones en divisas, gestiona la duración de forma activa y utiliza derivados con fines de cobertura para reducir la volatilidad de la cartera y para protegerla. "Consideramos interesante este fondo porque es una estrategia de gestión activa y sin restricciones que, sin duda, se ve beneficiado por la estrategia de inversión temática de Newton y por una larga trayectoria de su estrategia, activa desde 2006. Es, además, un fondo que persigue la protección de capital, algo que buscan los inversores conservadores en el momento en que nos encontramos", asegura Evers.

En Deutsche Asset & Wealth Management piensan que los mercados de renta fija en 2016 se caracterizarán por su volatilidad. El foco estará centrado en la política de los bancos centrales. Pero -según Luis Ojeda- hay factores de fondo de mayor calado aún como son  el crecimiento económico en las diferentes regiones, la evolución de las divisas, caídas en los precios de materias primas o la inestabilidad política en determinadas regiones entre otros, indica el responsable de Deutsche AWM para España y Portugal. En este contexto, Ojeda cree que el sector crédito incrementa su atractivo por ser un activo menos expuesto a cambios en las políticas monetarias sobre todo, pero habrá que ser selectivos. Entre los distintos fondos disponibles, destaca el Deutsche Invest I Short Duration Credit, un fondo que invierte principalmente en bonos corporativos de corta duración a nivel global. El gestor se mueve en un rango de duración de tipos de 1 a 3 años. La calidad crediticia media de la cartera será de alto grado de inversión con un posicionamiento máximo en high yield del 30%.

La gran apuesta en renta fija de Sebastián Velasco para el próximo año es una estrategia de renta fija emergente, concretamente el FF Emerging Markets Debt Fund. El director de Fidelity para el mercado ibérico explica que el fondo invierte principalmente en deuda soberana de mercados emergentes denominada en dólares, aunque tiene flexibilidad hacerlo también en deuda corporativa de dichos mercados denominada en la divisa local para añadir rentabilidad. "El gestor piensa que 2016 seguirá planteando muchos desafíos por el bajo crecimiento de muchos de estos países y el temor de muchos inversores a que sigan subiendo sus niveles de deuda, pero aún así la deuda emergente sigue ofreciendo yields atractivos en un  mundo de bajos tipos de interés, así como beneficios derivados de la diversificación de las inversiones en renta fija tradicionales".

Ramón Pereira coloca al Templeton Global Bond como su gran apuesta en renta fija para el próximo año. El fondo busca una revalorización del capital a nivel mundial beneficiándose de las ineficiencias de los tipos de interés y las divisas globales. La cartera incluye exposición a bonos gubernamentales y podrá invertir en valores o productos estructurados que se encuentren vinculados a activos o divisas de cualquier nación. "Invertimos en países que se benefician de una divisa fuerte y tienen un sólido crecimiento económico. Nos centramos en una inversión a largo plazo y somos muy consistentes con nuestro posicionamiento a pesar de las fluctuaciones del mercado. El fondo tiene a menudo posiciones contrarian en el corto plazo, con el fin de posicionarse para la apreciación en el largo plazo. El equipo gestor se basa en un análisis macroeconómico fundamental", detalla el responsable de Franklin Templeton para España y Portugal.

La gran apuesta para el año que viene de Lucía Catalán, responsable de Goldman Sachs AM para Iberia y Latinoamérica, es el GS Global Strategic Macro Bond. El objetivo de este fondo es obtener una rentabilidad anualizada del 4% a 7% con volatilidad media a través de una combinación de seis sub estrategias de valor relativo dentro del universo de la renta fija y divisas. "Destaca como ventaja principal del fondo su beneficio como herramienta de diversificación dentro de la renta fija, al no tener exposición al crédito. Muchos de nuestros clientes presentan una exposición considerable a la deuda corporativa y buscan soluciones menos centradas en este sector. El fondo es la versión UCITS de un hedge fund con una estrategia muy similar con 14 años de track record. El fondo está teniendo un buen comportamiento en el 2015, lo que demuestra su capacidad de obtener alfa en diversos entornos de mercado".

El producto de renta fija que señala Íñigo Escudero como mejor opción para 2016 es el Invesco Global Total Return Bond. "Se trata de un fondo de renta fija global que destaca por su flexibilidad, tanto en la asignación de activos como en la duración. Gracias a su enfoque activo y flexible, los gestores pueden adoptar posiciones dinámicas o defensivas de acuerdo con las condiciones del mercado, así como aprovechar las oportunidades que puedan surgir en periodos de estrés del mercado. El equipo gestor puede moverse por todo el espectro de la renta fija, invirtiendo en liquidez, deuda gubernamental, crédito de alta calidad y high yield. Además, la duración también es gestionada activamente, pudiendo ser incluso negativa si las circunstancias del mercado lo aconsejan", explica el director de Ventas y de Servicio al Cliente de Invesco para Iberia y Latinoamérica. "El fondo está gestionado por Paul Causer y Paul Read (gestores también del Invesco Euro Corporate Bond) y presenta un comportamiento muy consistente desde su lanzamiento). A cierre de noviembre la TIR bruta es de 5,04%, con una duración de 3,07. Es primer cuartil a 3 y 5 años y bate a su grupo de comparables en todos los años naturales desde su lanzamiento en 2010 (más que duplica la rentabilidad media de su grupo de comparables desde entonces)".

La elección de Javier Dorado, director de J.P.Morgan AM para Iberia, en renta fija para el año que viene es el JPM Global Bond Opportunities Fund. "En un escenario complicado para la renta fija, en el que es probable que por primera vez veamos divergencias en las políticas monetarias de los diferentes bancos centrales, creemos que el JPM Global Bond Opportunities es un fondo muy bien posicionado y dotado de la flexibilidad necesaria para capitalizar las mejores ideas globales dentro del universo de renta fija. Este producto cumple tres años el próximo mes de febrero y presenta un comportamiento histórico atractivo con un nivel de riesgo moderado. Está gestionado por uno de los mayores equipos de renta fija, que cuenta con una gran cantidad de recursos a nivel global para poder desarrollar e implementar sus ideas de inversión", subraya Dorado.

En renta fija, la gran apuesta de Javier Mallo para el próximo año es el Legg Mason Western Asset Macro Opportunities Bond. El responsable de Legg Mason Global AM para España y Portugal explica que "se trata de un fondo de renta fija global flexible, muy activo (es flexible y activo de verdad), que está diseñado para maximizar su rentabilidad en cualquier entorno de mercado con un límite de volatilidad. Consta de una cartera de bonos en los que invertimos de manera estratégica complementada por una cartera táctica en la que implementamos estrategias macro (duración, curva y volatilidad) para generar alfa o proteger la cartera estratégica en momentos complicados. Su duración va de -5 a +10 años (y durante este año hemos estado en – 5 y +10). Además ofrece una gran diversificación frente a los distintos subsectores de renta fja y otros activos como la renta variable por su baja correlación", señala.

"La subida de tipos por parte de la Fed finalmente ha tenido lugar. Y aunque es cierto que ésta posiblemente sea la subida de tipos más anticipada –y comunicada– de la historia, el cambio de ciclo monetario tendrá un impacto en todas las clases de activo", asegura Ignacio Rodríguez Añino. Según el responsable de M&G Investments para España, Portugal y América Latina, los inversores en renta fija se enfrentan posiblemente al reto más claro, ya que después de haberse beneficiado del descenso de las TIR y del estrechamiento de los diferenciales, la búsqueda de rentabilidades se hará ahora más exhaustiva. En su opinión, un nuevo ciclo monetario reclama el uso de nuevas herramientas. "Nuestra apuesta ante este escenario es el M&G Global Floating Rate High Yield Fund, gestionado por James Tomlins. Los bonos flotantes high yield ofrecen una combinación excepcional de características para los inversores en deuda, centrada en la exposición a los diferenciales de crédito unida a un riesgo de tipos de interés sustancialmente más bajo. De esta manera, el fondo no es solo capaz de mitigar el obstáculo potencial de mayores tipos de interés, sino también de beneficiarse de la próxima fase del ciclo de política monetaria", explica.

En un contexto de subidas de tipos de interés, Sophie del Campo, directora general de Natixis Global AM para Iberia, Latinoamérica y EE.UU offshore considera que "la renta fija corporativa a corto plazo se presenta como una opción muy interesante, ya que es capaz de ofrecer un exceso de rentabilidad sobre los activos monetarios. Está poco expuesta a subidas en el precio del dinero (vencimiento a corto plazo), no existe un elevado riesgo de impago por parte de los emisores, por la propia cercanía de la expiración de la deuda y además podrá aprovechar la mejora que está experimentando la economía europea". El fondo que recomienda de cara a 2016 es el Natixis Credit Euro 1-3, una estrategia de renta fija corporativa activa que invierte en bonos con vencimiento de uno a tres años, con control muy exhaustivo del riesgo de crédito y un enfoque selectivo, pudiendo invertir hasta un 15% en bonos de alto rendimiento, que utiliza como fuente de diversificación. "Cuenta con dos fuentes de rentabilidad: por un lado el posicionamiento dinámico entre los diferentes países y por otro, la selección de emisores, que se basa en el rating interno centrado en los fundamentales del emisor. El equipo gestor está liderado por Philippe Berthelot, uno de los mayores expertos en crédito europeo, y que cuenta con más de 20 años de experiencia".

La elección para 2016 de Laura Donzella, responsable de Ventas de Nordea para Iberia y Latinoamérica, es el Nordea 1 – Flexible Fixed Income Fund.
Según explica, el entorno de bajas rentabilidades y las altas valoraciones en buena parte del universo de la renta fija presentan un reto para las carteras de bonos tradicionales. "El Nordea 1 – Flexible Fixed Income Fund ofrece a los inversores una herramienta verdaderamente global, flexible y sin ataduras, que combina las inversiones en crédito, duración y divisas, de manera de que se compensen unas a otras en entornos volátiles, obteniendo una rentabilidad ajustada al riesgo muy atractiva".

"Los bonos de países desarrollados, cuyos niveles de endeudamiento son muy altos, pagan muy poco y esperamos subidas de tipos interés de la Reserva Federal. Así que 2016 va a ser un año muy volátil en renta fija y hay que buscar estrategias dinámicas para la parte conservadora de la cartera", asegura Gonzalo Rengifo. Para ahorradores que buscan conservar patrimonio, aún con rentabilidad limitada, la alternativa que propone el director general de Pictet AM para Iberia y Latinoamérica es retorno absoluto en renta fija de manera flexible y diversificada. En consecuencia, señala como su primera opción el Pictet Absolute Return Fixed Income. "Mediante igual contribución de tipos de interés, diferenciales de crédito y divisas, el fondo invierte en una extensa gama de mercados y activos, sin depender de previsiones ni índices".

Como gran apuesta en renta fija para 2016 Almudena Mendaza, directora de Ventas de clientes de Banca Privada y Distribución de Pioneer Investments, y Teresa Molins, directora de Ventas de clientes institucionales, eligen el Pioneer Funds – Emerging Markets Bond.  Se trata de un fondo ‘aggregate’ y flexible que invierte en renta fija emergente en hard currency. Según explican, puede invertir tanto en soberanos como crédito, con total flexibilidad, buscan las mejores emisiones de países con ventajas competitivas, está gestionado por Yerlan (director de renta fija emergente y high yield de la entidad), quien ha estado involucrado en el producto desde su lanzamiento en el año 2000. Tanto él como su equipo son bond pickers. No sigue a un benchmark. Prefieren buscar valor en todo el universo de renta fija, excluyendo el crédito. Empiezan el proceso de top down (análisis macro, solvencia del país, situación política, liquidez y economía, factores técnicos…) para posteriormente generar ideas (eventos, acceso a compañías, quant, rentabilidad/riesgo, valor relativo…).

"Las correcciones en el mercado de renta fija tras los eventos de este verano vuelven a poner las valoraciones de la renta fija a niveles del 2013. Las subidas de tipos en EE.UU, y el hecho de que la deuda corporativa europea esté en una fase del ciclo más temprana, nos hace estar positivos en esta clase de activos", asegura Carla Bergareche. En consecuencia, en el contexto actual la directora general de Schroders para Iberia considera que una estrategia de renta fija flexible y baja duración como la del Schroder ISF Strategic Credit resulta parece adecuada. Gestionado por Peter Harvey, el fondo ofrece acceso a todo el universo de la deuda corporativa europea y realiza una asignación flexible entre bonos con grado de inversión y high yield, según la visión de mercado del gestor. "La selección de bonos es clave para el éxito de la estrategia y actualmente el rating medio de la cartera es BB. El fondo también ofrece protección ante subidas de tipos: mantiene una duración por debajo de cuatro años porque busca tener bajo riesgo de tipos de interés". Sse lanzó en diciembre de 2007 y desde entonces ha tenido una rentabilidad analizada de 5,64%.

La elección de Juan Infante, responsable de UBS AM para España y Portugal, es el UBS (Lux) Bond Fund Euro High Yield. Gestionado por Craig Ellinger y Zachary Swabe, el fondo invierte principalmente en bonos corporativos de alta rentabilidad denominados en euros de emisores que deben cumplir unos criterios de selección estrictos. El gestor del fondo combina diversos emisores de diferentes países y títulos con distintos vencimientos cuidadosamente seleccionados con el objetivo de aprovechar oportunidades de beneficios interesantes, manteniendo controlado el nivel de riesgo. "En un entorno de bajos tipos de interés, la deuda high-yield puede ser una alternativa interesante para los inversores en búsqueda de retornos. Otros beneficios de esta clase de activo es que ayudan a la diversificación de la cartera, ofrecen un atractivo ratio rentabilidad/riesgo comparado con la renta variable y una baja sensibilidad a los cambios de los tipos de interés".

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos